Campaña Vs Campaña

Escrito por Number 1 Sport. Creado en El Lector opina

Tagged: ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

CAMPAÑA VS CAMPAÑA. Por Fermín Hevia.

«Kramer vs Kramer» es una película un poco coñazo de Robert Benton en la que una pareja rota se pelea por la custodia de su vástago. El título me viene que ni pintado para tratar de entender la situación que está viviendo José Gómez Campaña en el Sevilla Fútbol Club. Si en el film tenemos a Dustin Hoffman y a su exmujer, Meryl Streep, peleando tras su separación, podemos hacer un rebuscado paralelismo con la situación del futbolista de Sevilla Este, en la que un Campaña (el de la selección española sub-19 que maravilla a Europa) y el otro Campaña (el condenado al ostracismos por los dos entrenadores que ha tenido este año en el primer equipo), pelean por un puesto en el 11 titular que es guadianesco, aparece y desaparece, pero que nunca es para él.

¿Qué pasa con Campaña? En primer lugar, después de leer y releer las declaraciones de Marcelino, Míchel y Pablo Blanco, no veo por ningún sitio dónde se deja entrever que sugieren que Campaña sea un golfo y un juerguista. En un alarde de coherencia en su entrevista de ayer con Roberto Arrocha, Campaña dijo lo que todos sabemos, que sale con sus amigos cuando puede salir como hacen el 100% de los futbolistas. Seamos consecuentes: los futbolistas son golfos por definición. Ninguno de ellos es un santo varón que se queda en casa, no prueba el alcohol y no fornica con las damas (más fáciles que la tabla del cero) que lo acechan. Son tíos jóvenes con mucho dinero, mucha fama y, generalmente, poca cabeza. Evidentemente, habrá excepciones (pocas, seguro), pero lo que determina al final si le pasa o no factura en su rendimiento y en su carrera, es saber cuándo tiene que parar, dónde está el límite y, por encima de todo, saber anteponer el fútbol a la juerga.
No los culpen; todos habríamos hecho exactamente lo mismo si hubiésemos tenido la oportunidad. No puedes pedir madurez a alguien que por edad, y generalmente tampoco por formación, es imposible que la tenga. Peras al olmo.

Como decía, releeo lo que dijeron Marcelino, Míchel y Blanco, y no encuentro referencia directa (y para encontrarla indirecta hay que ser tremendamente rebuscado) a una vida especialmente díscola y crápula (Alexis and Sergio Sánchez  Style, si ustedes me entienden). Marcelino deja entrever que el chaval no le gusta y que es el último de la larga (sic) lista de mediocentros del Sevilla. Míchel primero lo alaba y después lo espolea, «Campaña será lo que quiera ser y conmigo, si quiere, jugará», y Blanco simplemente constata una realidad: «Si Campaña con el paso del tiempo,  elige bien compañías y compañeros de tertulias, si se esfuerza, se endurece y gana experiencia,…» entonces sería un gran futbolista. Uno habla de que no le gusta, el otro habla de un futbolista en formación y el otro le indica el camino para no perderse como han hecho algunos compañeros suyos, y no quedarse en el camino.
Ni los discursos me parecen similares en fondo y forma ni creo que hayan puesto de manifiesto, especialmente los dos últimos, nada que no sea evidente: Futbolistas con el potencial de Campaña, los hay a cientos en la cola del paro, en el taller de la esquina, en la caja del supermercado o en equipos de tercera. La diferencia entre los que llegan y los que no es más de fortaleza mental que de fortaleza técnica.
Nadie lo ha llamado juerguista, putañero, borracho o casquivano, simplemente le reiteran que se centre, que no se lo crea y que tiene condiciones. Querer ver otra cosa en esos discursos, me parece tremendamente rebuscado, y achacar a temas externos algo que depende del chaval: en tu mano está llegar o quedarte en el camino.

Sin embargo, tras ver la entrevista de ayer, sí veo que hay dos corresponsables en la poca repercusión que está teniendo el canterano en el equipo en lo que llevamos de temporada. En primer lugar (y juro que esta vez no es manía persecutoria) Monchi. Desde mi punto de vista, lo que se hizo en verano no fue lógico. Dar ficha del primer equipo a un futbolista que prácticamente no había aparecido en convocatorias, cargándolo de responsabilidad y sabiendo que tiene a pesos pesados como Rakitic, Medel o el recién fichado Trochowski, con un entrenador nuevo que no lo conoce, es cometer una gran torpeza en la planificación. Habría sido mucho más sencillo, si de verdad se pensaba que tiene mimbres, ir alternándolo en convocatorias con el primer y segundo equipo, darle bola poco a poco sin que perdiese ritmo de juego y con el acicate de saber que puede llegar a ser un miembro de pleno de la primera plantilla. La consecuencia es un futbolista con la moral baja, medio año en blanco y veremos cómo evoluciona de aquí a final de temporada.
En segundo lugar, su entorno familiar directo. Las revelaciones de su padre en el programa de Arrocha ayer fueron más que reveladoras: En su casa han molestado las declaraciones, tal y como ayer el progenitor (muy torpemente) puso claramente de manifiesto, y da toda la impresión, leyendo también entre líneas de algunas frases del propio Campaña, de que las presiones en su casa son fuertes. Típico «cuidemos al pollito», algo muy legítimo pero tremendamente torpe, porque quema al futbolistas y le hace creerse algo que no es. La familia, como en el colegio, tiene que ponerse al lado del educador, no del alumno que no hace los deberes y suspende «porque le tienen manía». Cuántos niños se habrán quedado en el camino por padres y familiares que querían y creían que su hijo era el nuevo Butragueño, Maradona, Cristiano, Morientes, Reyes, Messi, etc…

Campaña tiene mimbres para ser un futbolista enorme. Es el único medio centro constructor puro que hay en el Sevilla Fútbol Club, tiene técnica, clase, visión y gol. Sin embargo le faltan buenas influencias, cabeza y, por encima de todo, aprender de los profesionales. Míchel puede ser determinante en su carrera, siempre que él deje ayudarse y quiera aprender. Si no, engrosará la lista de esos que parecía que y luego no llegaron, junto con los Pinedita, Víctor, Santaella, Muhammad, Trecarichi, etc…. En su mano está.

Twitter: @Ninjalepero

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn