Marcelino García Toral

Escrito por Number 1 Sport. Creado en El Lector opina

Tagged: , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

MARCELINO GARCÍA TORAL. Por Juan Medrano.

Cuando se concretó el fichaje del técnico asturiano el consejo de administración lo intentó justificar como el entrenador que atesoraba las cualidades y el perfil más asemejado a Juande Ramos. Esta contratación supuso el descarte de la primera opción que manejaba la secretaria técnica: Marcelo Bielsa. Este hecho se pudo comprobar cuando toda la campaña de abonado giró en torno a un anuncio donde el protagonista era un psicólogo argentino. Marcelino aceptó ese rol que le encomendó la entidad girando sus primeras entrevistas, con los medios de comunicación locales, en continuas comparaciones a la forma de trabajar del entrenador que tantos éxitos obtuvo durante su periplo como se constató ayer antes del comienzo del partido con la exposición de todos los trofeos obtenidos por Ivica Dragutinovic.

Atendiendo a la forma de enjuiciar su labor según mis criterios lo considero una persona fácil de manejar fuera del campo e ingenuo porque no sabe la responsabilidad que adquirió desde el momento que alcanza el cargo de máximo responsable en el plano deportivo de la sociedad sin aparecer aún por los terrenos de juego. Últimamente nos encontramos con preparadores que delante de los periodistas no manejan la situación, presentando muchas carencias en lo que hoy en día se da por llamar habilidades sociales que posteriormente repercuten en su contra.

En el plano táctico ha dejado mucho que desear, recurriendo siempre a la frase: “El equipo no tiene regularidad durante un partido completo”. En mi opinión modificaría esa expresión por otras más descriptiva con la situación que observamos cada jornada: “Usted no ha demostrado la suficiente sabiduría para leer un partido en lo que ha transcurrido de campaña”.

Analizando su rendimiento en el banquillo sevillista podemos enumerar una gran cantidad de errores de bulto cometido desde el inicio en aquella eliminatoria frente a un conjunto alemán que se infravaloró en su potencial, con unos argumentos que sigo sin comprender, desde  el entorno que rodea al mundo del futbol sevillano. Independientemente de lo sucedido a lo largo de este tiempo me gustaría centrarme en el partido del Real Madrid, donde queda reflejado la ineptitud de un profesional que realiza tres cambio sin sentido demostrando que el cargo que ostenta le queda bastante grande. Primero retira del campo a  Piort Trochowski dejando a Ivan Rákitic que estaba aportando poco al equipo y tenía además una tarjeta amarilla con el agravante del contrario encontrarse con un jugador menos siendo en España habitual la tendencia de los árbitros a compensar las situaciones dentro del campo.  La segunda sustitución se realiza tarde puesto que José Gómez Campaña es el jugador con mayor capacidad para acompañar a Medel en el centro del campo aunque tenga que pulir algunos defectos que solo se superan jugando minutos y no en el banquillo. En el tercer cambio el sustituido era Manu del Moral pero surge la expulsión, le trastoca los planes y piensa rápido sacando del campo al jugador más en forma del equipo y dejando en el campo tres defensas cuando el número de componentes por cada escuadre se iguala dando como resultado dos goles más del Real Madrid. En ese instante no necesitábamos un cambio en banda sino alguien que presionara arriba o en el centro del campo para robar la pelota.

Posteriormente en sala de prensa se producen dos declaraciones que dejan mucho que pensar. La primera se queja de la falta de gol en la jornada dieciséis cuando al finalizar el mercado de fichaje en agosto dijo por activa y por pasiva que el equipo se encontraba lo suficientemente preparado para afrontar hasta el mes de enero con los efectivos que poseía en la parte de arriba ya que solo participaríamos en una competición, ahora le faltan seis puntos porque no tiene los delanteros suficientes dejando en mal lugar al departamento técnico y en particular a Ramón Rodríguez Verdejo. La segunda se siete mal e intenta justificar el marcado tan abultado cuando es el responsable por la forma de gestionar el cuarto de hora final del partido.

Para concluir solo comentar que ha entrenadores con mayores logros y en mejor situación clasificatoria se  han cuestionado en el Sánchez Pizjuán por el solo hecho de ser de la casa y no entender a los periodistas.

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn