La ambición de las tenedoras de derechos televisivos

Escrito por Rafael Sarmiento. Creado en Más Fútbol

Tagged: , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Este fin de semana se ha producido un hecho inaudito. Por primera vez desde 1983, no se televisó en España un partido de la selección de nuestro país. Para colmo, tampoco las radios pudieron acceder al recinto donde se disputaba el encuentro y pudimos ver al día siguiente la patética imagen de unos periodistas radiando el choque mientras lo veían por televisión en la habitación del hotel.


Esto ha indignado a la prensa española, la cual se queja del modo en que la empresa bielorrusa que tiene los derechos de la selección de aquel país se subió a la parra a la hora de pedir dinero para permitir la retransmisión del partido. También en la Federación andan mosqueados. De hecho, uno de sus directivos se expresó en los siguientes términos antes de la disputa del encuentro:

…es normal que alguna vez se pusiera freno al modus operandi de esos intermediarios que compran los derechos de las federaciones pequeñas a la espera de que les toque un rival potente para vender el partido a precios elevadísimos. La FIFA va a tomar en cuenta lo que va a pasar con España en Bielorrusia y va a acelerar el nuevo modelo, que pasará por comprar paquetes de partidos sin intermediarios, directamente, como hace ya la UEFA con la Champions.”

Esto ocurrió una semana después de que conociéramos que el Barcelona – Real Madrid no fue retransmitido en países con tanta solera futbolística como Alemania o Italia. Se achacó tal hecho a la crisis económica, que provoca que los ingresos por publicidad no sean lo bastante elevados como para compensar el precio de dicho partido. Para el caso concreto de Italia, se dijo además que coincidía con un Milán – Inter y que eso, quieras que no, afecta mucho.

Sin embargo, hay otra explicación menos difundida y curiosamente parecida a lo ocurrido con el Bielorrusia – España. Resulta que el contrato entre Mediapro, la empresa que tiene los derechos televisivos de la liga española, y las operadoras italiana y alemana venció el pasado 30 de junio.


En el caso italiano, la empresa es Sky y, antes de iniciarse la temporada, estaba dispuesta a renovar el acuerdo, pero a los gestores de Mediapro se les fue la cabeza y pidieron el triple de lo que la empresa había recibido en los tres últimos años. Y fue rechazado, evidentemente. Aun así, los italianos hicieron hasta dos ofrecimientos, mejorando el inicial, pero la empresa española se mantuvo erre que erre en su petición hasta que finalmente se rompieron las negociaciones. O sea, no es que no se viera el clásico en ese país, es que no se ve la liga española. Y en Alemania pasó algo parecido con la empresa Premium.

Al última hora, Mediapro intentó vender el partido suelto, pero en Italia lo rechazaron por coincidir con el duelo milanés. Y la empresa española se quedó sin ingresar nada por culpa de sus elevadas ambiciones. Algo parecido a lo que le ocurrió a su homóloga bielorrusa. Y digo yo: ¿se podrá decir lo mismo en este caso que lo que afirmó el directivo de la Federación Española respecto a lo que ocurrió con el partido de la selección? ¿Es normal que alguna vez alguien pusiera freno a los abusos de Mediapro? ¿Va a tener en cuenta la FIFA (o la UEFA, o quien sea) lo que ha pasado? ¿Se va a acelerar la creación e implantación de un nuevo modelo de relación entre operadoras, clubes, etc?

¿O esto es sólo para cuando somos nosotros los que no podemos ver un partido que nos interesa?

Twitter: @Ravesen_


 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn