Arconada y Ter Stegen, mucho más que un error

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Más Fútbol, Nuestros números 1, Number1 opina

Tagged: , , , , , , , , , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Los años pasan pero ya saben, el hombre es el úncio animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Y eso es lo que le ocurre a más de un periodista o narrador cada vez que un portero falla, hay quien recuerda al más grande, Arconada, juzgando a un portero único e irrepetible por un error puntual en lugar de por una trayectoria envidiable y por ser el primer futbolista español en llegar a los 50 partidos internacionales, superando de esa forma los récords de Ricardo Zamora e Iríbar.

Por JOSÉ MIGUEL MUÑOZ @tara11iker

Hoy escribo yo, pero lo hago disfrazado de Luis Arconada y Ter Stegen, porque guste o no, los porteros somos otra especie: vestimos con una camiseta diferente, llevamos guantes, dicen que estamos un poco locos, pero en verdad somos los más cuerdos del patio, y a diferencia del resto del equipo, celebramos los goles en soledad, en esa soledad del portero de la que ya les hablaba hace unos meses y que sólo entendemos los que en alguna ocasión hemos tenido la complicada misión de ser porteros.

Porque llevar el dorsal número 1 a la espalda no es nada fácil, debes tener un carácter especial y estar preparado para todo. Si paras lo parable e imparable pero al final encajas un gol, nadie se acercará a ti en el vestuario mientras guardas los guantes, nadie te felicitará por el gran partido realizado, mientras tú revives una y otra vez ese gol que no pudiste evitar. La historia cambia abismalmente si eres delantero, no has rascado bola y en el último segundo marcaste. Mañana todas las portadas y los minutos de radio y televisión serán para ti.

Porque desgraciadamente, en el 99,9 por ciento de las ocasiones, los porteros sólo son noticia cuando fallan. Y el que todos los medios de comunicación denominan error de Ter Stegen es el último ejemplo. Infinidad de titulares erróneos y que poco se asemejan a lo realmente vivido en el Nou Camp. Todos hablan de que encaja un gol por debajo del cuerpo como Arconada, que triste ¿no creen? Pocos se quedan en que adivina la dirección del balón en una suerte tan complicada como la de un penalti o que se convirtió en portero récord. Pero claro, es fácil enjuiciar cuando uno no se ha puesto en el marco…

Pero lo que realmente me da más pena es que se haga referencia del para quien escribe estas líneas mejor portero de todos los tiempos, Luis Arconada, un profesional increíble, un futbolista que se convirtió en el gran ídolo del fútbol moderno siendo portero, lo que sin duda tiene más mérito si tenemos en cuenta que la salsa del fútbol es el gol. El hombre de los vuelos imposibles y referente desde finales de los 70 y los 80, ídolo de masas, ejemplo de profesional íntegro, cuyo único pecado fue jugar toda su trayectoria deportiva en la Real Sociedad, el club de su vida, diciendo no a las ofertas millonarias de Real Madrid, FC Barcelona, Atlético de Madrid, Inter de Milan…

No comparamos a un portero con Arconada el día que este hace una parada imposible, sino cuando como en el caso de Ter Stegen falla. Tan triste como injusto para ese ‘cementerio’ de Leyendas que muchos han ido acumulando a lo largo de los años dipalidando por una acción aislada; y sino que le pregunten al bueno de Julio Cardeñosa, internacional del Real Betis. Así es esta España nuestra, que nada tiene que ver con otros países donde sus leyendas son cuidadas al máximo. El ejemplo de la afición azzurra en el Italia-España tras un fallo de Buffon que le costó un gol fue digno de enmarcar y aprender un poco.

Aquí somos más de atizar, somos más de treinta y tantos años después recordar a un mito como Arconada por un error puntual en lugar de por toda una carrera, algo de lo que también sabe un rato otro grande como Iker Casillas, al que muchos han dado por muerto cuando está vivo y coleando. Pero cobardemente se hace siempre con el más ‘débil’: el portero. El que sólo ocupa portadas cuando falla, el que sabe mejor que nadie lo que es la soledad del portero.

Recuerdo una acertada frase del ex seleccionador español Javier Clemente al ser preguntado por el error de Zubizarreta en el Mundial ante Nigeria: “Los grandes porteros fallan algunas veces, los malos fallan siempre”. Y yo pregunto ingénuamente: ¿Porque no se habla de se ‘disfrazó’ de Raúl o Sergio Ramos cuando alguien falla un penalti, recordando aquella pena máxima errada por el ex jugador del Real Madrid ante Francia en la Eurocopa o el actual capitán y central blanco cuando casi derriba un avión en un penalti ante el Bayern de Munich? ¿No les deja Super Flo?

No sería justo ¿verdad? Tan injusto como recordar a Arconada por ese desafortunado gol de la final de Francia en 1984 en lugar de por ese portero increíble sin cuyas paradas España nunca habría jugado aquella final de la Eurocopa en París. Arconada y Ter Stegen son mucho más que un error. Mientras algunos se quedan en ello, permítanme que mientras tanto yo me recree en mi grito de guerra: ¡No pasa nada, tenemos a Arconada!

Por: JOSÉ MIGUEL MUÑOZ @tara11iker

Foto: FC Barcelona 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn