Enrique Castro ‘Quini’, el eterno ‘9’

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Nuestros números 1, Number1 opina

Tagged: , , , , , , , , , , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

No era un día cualquiera, era el día del adiós, o mejor dicho el del hasta siempre ‘Brujo’. El día que Quini recibía el último aplauso de su afición del Sporting de Gijón y del fútbol español. Se marchaba una Leyenda, de esas que dejan huella tanto dentro como fuera del terreno de juego. Tanto, que cinco meses más tarde era homenajeado nuevamente en Boñar (León) donde no faltaron amigos y ex compañeros como Arconada, Perico Alonso, Julio Alberto, Marcos Alonso, Górriz…

Está de cuerpo presente, pero sin dibujar esa sonrisa noble y sencilla que repartía allá por donde fuera este genio del balón con una humanidad enorme, tanta que llegó a perdonar a aquellas personas que siendo futbolista del FC Barcelona le secuestraron. Porque Enrique Castro ‘Quini’ era así, una de esas buenas personas que regala la vida para enseñarnos el camino correcto para esta sociedad tan llena de odio y vanidad.

Porque Quini era de esas personas que te bendicen con tu presencia. Sí, es algo que se suele decir cuando alguien se va, pero no es el caso de este hombre que siempre brilló, además de por sus goles y su fútbol, por ser ante todo: humano. Enfundado el féretro en esa camiseta roja y blanca de su Sporting del alma, ese Sporting de Gijón que le vio crecer , alcanzar la selección absoluta y fichar por un grande como el FC Barcelona, para posteriormente regresar a la que nunca dejó de ser su casa: Mareo y El Molinón.

Un Estadio de El Molinón que desde ya lucirá junto al nombre de Enrique Castro ‘Quini’ una leyenda de las grandes. Los que tuvimos la fortuna de crecer en aquella época, nunca olvidaremos esa generación de futbolistas: Arconada, Santillana, Camacho, Iríbar, Migueli… con algo especial, amor a unos colores, los de su club, y no los de hoy en día donde la pasta puede más que todo lo demás

Un adiós inesperado y como tal, por aquello de no tener tiempo de hacernos a la idea, triste, duro, demoledor… El Césped de El Molinón se tiño de negro, el color en el que quedan todos los corazones de los amantes al mundo del deporte, los corazones de una afición fiel y respetuosa, por encima de los colores de camisetas, en aquella época tatuadas en la piel y hoy simple producto de marketing.

Se marchaba uno de los grandes mitos de una generación inigualable, un futbolista que no habría dinero para pagar en estos tiempos que corren, un delantero centro nato, de los de antes, de esos que ya brillan por su ausencia y que por tanto si lo quieres debes pagarlo al precio de mercado. El equipo del Cielo gana un fichaje de altura, para hacer lo que siempre hizo, goles y regalar sonrisas.

Allí le dio la bienvenida su hermano Jesús Castro, aquel portero del Sporting de Gijón que perdió la vida al salvar la de dos personas que se estaban ahogando en la playa. Es la nobleza de los Castro, siempre pendientes para tender su mano a aquel que la necesitara. Un hombre bueno, pero a la vez un buen hombre. De esos que ya brillan por su ausencia.

También le esperaba el míster, Manolo Preciado, amigo y otra de esas personas que dejan una huella eterna. No faltó tampoco su amigo Johan Cruyff, compañero y con el que le unía una relación muy especial, como la que mantuvo en vida con Alexanco, amigo fiel o su mejor pasador, el alemán Bernd Schuster, que desde su cuenta de instagram no dudaba en rendirle su merecido homenaje. La lluvia azotaba la geografía española que bien podrían ser lágrimas por el adiós de Quini, el eterno 9.

Ahora, cinco meses más tarde de su último adiós, otras Leyendas y ex compañeros de la selección como Luis Arconada, Perico Alonso, Julio Alberto, Marcos Alonso, Alberto Górriz… amigos y grandes de nuestro fútbol que n o dudaron en acompañarle en este homenaje que el pueblo de Boñar en León le ha rendido cinco meses después de su inesperada muerte.

Organizado por la Peña Barcelonista de Boñar y con la colaboración de la Federación de Peñas del FC Barcelona en Castilla y León, el Ayuntamiento de Boñar y la Agrupación de Peñas Barcelonistas de León y Provincia. Más de 500 personas le rindieron homenaje en presencia de los hijos de Quini, su familia y amigos, Peñas de toda España y una amplia representación de ex jugadores. Un emotivo homenaje a la altura de alguien que tanta huella dejó como Enrique Castro ‘Quini’.

Goleador nato, Pichichi repetidamente en una época donde la rivalidad por tan preciado galardón era enorme, y sin necesidad en muchos casos de tener que vestir la camiseta de uno de los grandes para terminar la temporada como máximo goleador del Campeonato Nacional de Liga. El adiós de un grande en toda su extensión: futbolística y personal. El adiós de una de esas personas que te marcan de por vida.

Este es el particular homenaje de Number 1 Sport a un Number 1. Enrique Castro ‘Quini’

¡Hasta siempre amigo, gracias por todo!

Texto: JOSÉ MIGUEL MUÑOZ @tara11iker

Fotos: El Español, La Vanguardia, Sport y Cambio 16 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn