Feliz cumpleaños Number1

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Más Fútbol, Nuestros números 1

Tagged: , , , , , , , , , , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Un nuevo 26 de junio, la fecha que vio nacer en San Sebastián, allá por el año 1954 al mejor portero de todos los tiempos, el primer futbolista español que se convirtió en un gran ídolo de masas.

Con el verano de 1954 dando sus primeros coletazos, en pleno mes de junio, un día 26 para ser más exactos, el matrimonio formado por Luis Arconada y Carmen Echarri traían al mundo a un varón, de nombre Luis que sin saberlo marcaría un antes y un después en el fútbol español. Desde pequeño fue mostrando unas condiciones envidiables como portero, puesto que asumió por el miedo de otros a tirarse al suelo, algo que el pequeño Luis Arconada no temía, ya que él no se tiraba, sino que volaba.

Sus primeros vuelos en la inigualable playa de la Concha ya dejan  claro que aquel niño no era un portero más. Mandaba como si fuera un veterano a sus compañeros, gracias a ese carácter y liderazgo del que siempre ha hecho gala. Los años fueron pasando y sus actuaciones en el Lengokoak no pasaron inadvertidos para Xavier Expósito, sin duda un hombre que ha ido muy vinculado a la carrera de Arconada, y que sin duda fue su gran descubridor, aunque el propio Expósito siempre se ha quitado méritos al respecto. «Ver las condiciones de Luis era fácil, era evidente el potencial y las condiciones que tenía, nunca he visto ninguno igual».

Palabras de Xavier Expósito que con el paso de los años fuimos haciendo nuestras cada uno de los que pudimos ir descubriendo a un portero único y completo: gran potencia de piernas, que le hacían volar de palo a palo como si de un Super Héroe se tratara, reflejos espectaculares, constante, trabajador, profesional, y siempre líder, tanto dentro como fuera del terreno de juego. Porque ¿cuántos genios hemos visto en la cancha que han destrozado de cuajo su imagen fuera de ella?

Arconada fue, es y será un ejemplo en todo. Cabezota como buen cáncer, quien dijo que tenía que ser perfecto, marcó un antes y un después en la portería. Todos los niños de aquella época soñaban ser como Arconada pero además los niños de hoy en día crecen con Arconada ya que las nuevas tecnologías nos permiten mostrar a nuestros hijos lo mejor que nos pasó en nuestra infancia, teniendo como ejemplo y espejo en el que mirarnos, además de a nuestros padres, a un hombre que vestido de portero nos enseñó que no hay nada imposible.

Grande en el más grande, el equipo de su tierra, la que le vio nacer, y permitiéndose el lujo de decir no a FC Barcelona, Real Madrid, Atlético de Madrid, Manchester, Inter de Milan…que no entendían como sus ofertas millonarias tenían siempre la negativa del portero que siempre ha sabido lo que quería. Porque mientras otros han soñado con jugar en lo que denominan un grande, equipos de presupuestos astronómicos, él ya había logrado su sueño de jugar en el más grande, su Real Sociedad del alma, equipo que le debe un monumento en la puerta número 1 del Reale Arena, Anoeta o como le quieran llamar, porque el recuerdo del vetusto Atocha, y de ese portero con su inolvidable camiseta negra y celeste siempre estará eternamente grabada en cada uno de los que tenemos la suerte de haberle visto jugar.

No era el más alto, pero sí el más grande. Dónde otros no podían llegar, él lo hacía. Fiel a sus compañeros, hombre de pocos amigos pero de una fidelidad eterna a ellos. siempre fue el encargado de pelear el tema de las primas con los directivos, algo que en la selección española terminó por pasarle factura como el propio José Antonio Camacho reconoció años más tarde en la revista Interviú. Y que otro grande y Number 1 como Iker Casillas vivió años más tarde en sus carnes.

En su vida personal es igual a como lo era de profesional. Amante de su intimidad, reservado para la gran mayoría y con un carácter entrañable para los que tenemos la fortuna de forma parte de su grupo de amigos.

Porque ser seguidor de Arconada es lo mejor que me pasó, pero ser su amigo… no hay palabras para describirlo, porque si Arconada es exigente, Luis más aún. Y ese nivel de exigencia, esa profesionalidad, esa lealtad, rectitud y entrega han sido sin duda un ejemplo para ser lo que soy a día de hoy, un apersona íntegra. Gracias a ti querido Luis, a Carmen Lamsfús, tu esposa, ángel de la guarda y persona que te hace el hombre más afortunado del mundo. A tus hijos, Luis y Nerea y a esa familia que formáis los Arconada Lamsfús de la que gracias a vosotros nos sentimos parte mi hijo Iker y yo.

Hoy cumples 66 años, sin envejecer y ganando en solera como los vinos de mi Jerez. Y disfrutas de tu día con el mejor galardón que una persona puede tener: su esposa, sus hijos, nietos, amigos… en definitiva, como diría El Padrino, «la familia es la Familia».

Y tú eres parte de la mía. ¡Feliz Cumpleaños Number 1! A tus pies…

Tu amigo, José Miguel Muñoz

POR: JOSÉ MIGUEL MUÑOZ @tara11iker

Foto: Real Sociedad y El Correo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn