Jorge Molina: El adiós de un señor

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Nuestros números 1, Number1 opina, Real Betis

Tagged: , , , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Jorge Molina chilena JEG

Jorge Molina se despide este domingo de la que ha sido su afición y su casa las últimas seis temporadas; un momento emotivo para el que ha sido referente ofensivo durante estos años junto a su ‘socio’ Rubén Castro. Se marcha ese número 19 clave con sus goles en los dos últimos ascensos del Real Betis.

Llegó como Pichichi de Segunda división con el Elche a un Betis necesitado de goles en su claro deseo de retornar a Primera división y cumplió con creces ya que demostró que el gol era su mejor compañero de viaje. Goles que llevaron al equipo verdiblanco de nuevo a la máxima categoría del fútbol español. Desde entonces han pasado seis años, seis, en los que ha habido un poco de todo: alegrías, tristezas, titularidad, banquillo, ascensos, descensos, clasificación europea…

Seis años de aquello y llega el momento tan doloroso y que tanto cuesta y tanto duele, el momento del adiós, la despedida. Su última tarde como verdiblanco en el terreno de juego, porque Jorge Molina este alicantino de Sevilla llevará de por vida al Real Betis, las trece barras, el Benito Villamarín y el barrio heliopolitano por siempre junto a su maleta de viaje.

Se va el socio de Rubén Castro, entre lágrimas tras despedirse ante sus compañeros, y con el agradecimiento del club, y con unas líneas que adjuntamos a continuación y que resumen a la perfección el sentir del delantero de Alcoy, un señor que calló cuando no jugó por respeto a sus compañeros y cuando habló, siempre lo hizo enel terreno de juego, como un profesional, como lo que es… ¡Un señor!

Por JOSÉ MIGUEL MUÑOZ @tara11iker   Foto JOSÉ EMILIO GÓMEZ @JoseEmilioGomez

Carta de Jorge Molina

«Pensé escribir una nota para no olvidarme de nada ni de nadie, pero ya haciéndola me resultó complicado porque creía que no iba a ser capaz de leerla entera. Quiero agradecer al Club por darme la oportunidad de defender este escudo desde hace seis años. He intentado dignificarlo, dar lo mejor de mí para que este Club tan grande siga creciendo e intentar aportar mi granito de arena. Quiero agradecer también a todos los empleados del Club por hacerme la vida mucho más fácil, por ayudarme en todo lo que han podido. Agradezco también a todos los entrenadores que he tenido, de todos he aprendido algo y me han ayudado a ser mejor futbolista. Quiero acordarme también de todos mis compañeros, tanto los que están aquí hoy como los que han pasado por el Club. Es un orgullo poder ir a entrenarme todos los días y jugar con ellos, ser uno más de ellos es un auténtico privilegio. No quiero mencionar a ninguno en especial, seguro que me dejaría alguno y no quiero que se enfade. Creo que me van a entender cuando diga que hay uno de ellos que ha estado conmigo estos seis años, con el que he compartido muchas cosas y vivencias. Es mi compañero y socio Rubén. Lo tenía que decir porque se lo merece.

No puedo olvidarme de la afición. Le doy las gracias porque las muestras de apoyo que me han mostrado en las últimas semanas han sido tremendas. A lo largo de estos seis años siempre me han mostrado un cariño enorme. Aunque sé que alguna vez les habré desesperado un poco con alguna ocasión que he fallado, he intentado compensarles alegrías en forma de goles, trabajo y de dar siempre el máximo. Nunca ha faltado por mi parte el querer dar siempre lo mejor, intentar ser mejor futbolista y ayudar.

Hoy también están aquí mis padres. Cada semana que jugamos en casa se hacen 600 kilómetros de ida y otros 600 de vuelta para ver a su hijo jugar. Agradezco a mi mujer a mi niña por estar siempre ahí y ser mi máximo apoyo.

Para terminar, quiero desearle al Club la mayor de las suertes. No se va un bético más, se va una familia entera. Para mi hija, ver el escudo del Betis es «papá». Para mi sobrino el color verde no existe, es el color Betis. Eso demuestra hasta dónde nos ha calado el Betis, su afición y su grandeza. Le deseo al Betis la mayor de las suertes porque sus alegrías también serán las nuestras».

JORGE MOLINA

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn