Rubiales muestra el lado más humano de la RFEF y Robert Moreno… el inhumano

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Más Fútbol, Nuestros números 1, Number1 opina

Tagged: , , , , , , , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Luis Enrique regresa al banquillo de la selección. Así lo ha anunciado en el día de hoy el presidente de la RFEF, un día después de que con Robert  Moreno se lograra la clasificación para la Eurocopa.

España es diferente, sí, pero para lo bueno y para lo malo. Y el regreso de Luis Enrique y la salida de Robert Moreno es un ejemplo de ello. Porque ahora se abrirán debates, se dirá de todo, se machacará a Luis Miguel Rubiales por su decisión, no olvidemos, la más humana en un mundo tan inhumano como el del fútbol. Podrá gustar o no que no siga Robert Moreno, eso es aceptable, pero no que se critique el regreso de Luis Enrique como seleccionador.

Basta mirar atrás para saber de lo que hablamos. Uno, el motivo por el que Luis Enrique abandona su cargo que no es otro que el de la grave enfermedad de su hija, que finalmente perdió la vida. ¿Quién no habría dejado su puesto de trabajo o lo que fuera para disfrutar de los últimos días y minutos de vida de un hijo? Y dos, porque una vez conocida la noticia y acceder al puesto de seleccionador, fue el propio Robert Moreno el que dejó la puerta abierta a una posible vuelta de Luis Enrique al banquillo de la selección. Después de esto, poco más se puede achacar a la humana decisión de Luis Miguel Rubiales y José Francisco Molina.

Sí, es cierto que Robert Moreno logra la clasificación con España para la Eurocopa, pero no olvidemos que la primera fase de la misma fue con Luis Enrique en el banquillo. ¿Qué le ha ocurrido entonces a Robert Moreno? Muy fácil, le ha cogido el gusto a ser el protagonista, a mirar el mundo desde lo más alto y una vez se alcanza la cima es complicado tener que volver a la segunda línea de batalla donde los focos serán para otro, en este caso Luis Enrique, su amigo y quien le dio la oportunidad de ser su segundo en la selección española de fútbol.

El sabor del caramelo gusta pero querido Robert ¿dónde quedan las palabras, esas que se lleva el viento? ¿Dónde queda ese maravilloso discurso en su presentación donde dijo usted que si Luis Enrique decidía volver sería el primero en dar un paso al lado para volver a trabajar con él? Muy fácil, en un saco roto, en el de la ingratitud, en el de la insensibilidad. ¿Hay algo más bonito que alguien que ha tenido que pasar por el duro revés de Luis Enrique de perder una hija sacar fuerzas para volver a vivir, o malvivir tras lo vivido, con el fútbol como motivación?

Si el discurso de Robert Moreno hubiera sido otro, seguramente mis palabras habrían sido otras, pero tras lo visto no puedo más que aplaudir la decisión de Luis Miguel Rubiales y Francisco José Molina en nombre de la Real Federación Española de Fútbol. Y tengo que criticar y reprochar la actitud de Robert Moreno que hace algo tan habitual en España y que reza en el refranero: «Donde dije digo, digo Diego». Así nos va en este país con un sinfín de elecciones y dejando de lado esos valores que nos enseñaron nuestros padres y de los que ha hecho gala la RFEF.

Por si todavía queda quién tiene dudas, les dejo las declaraciones completas de Robert Moreno el día que fue presentado como seleccionador:

«Hay tres ruedas de prensa desde que soy seleccionador que me habría gustado no hacer. La de Malta, la de mi presentación y ésta de hoy. Si te digo que me habría encantado no hacer es porque a  mí la situación  de la que disfrutaba es la que teníamos antes. A Luis lo considero un amigo y yo creo que los amigos están por delante de cualquier proyecto que puedas tener en la vida, porque si no perdemos algo que todos tenemos que tener que es ser persona. Por ello, si llegado el momento Luis Enrique decide que tiene ganas de volver a entrenar donde sea y quiere contar o hablar con nosotros voy a ser el primero, y además encantado, de dar un paso al lado y volver a trabajar con él»

Por ello, después de leer esto, ¿creen realmente que no es acertada la decisión de Luis Miguel Rubiales? Desde Number 1 Sport aplaudimos su decisión, su valentía, su medida antipopular en muchos casos, como ocurrió cuando destituyó a Julen Lopetegui por negociar con el Madrid a sus espaldas y negárselo al pillarle. Mestalla gusta la gente que va de frente y Rubiales podrá gustar o no pero es un presidente que dice lo que piensa pero lo más importante, piensa lo que dice.

Robert Moreno podría haber seguido como segundo de Luis Enrique pero no, quería ser el que llevaba el Ferrari, el mismo que en su día le dejaron al no poder conducir el que él llamaba «mi amigo Luis Enrique». Una pena no saber dar un paso atrás, que a veces es casi más importante querido Robert Moreno que dar dos pasos adelante.

Texto: JOSÉ MIGUEL MUÑOZ @tara11iker

Foto: Globalnews

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn