Un derbi con un color especial

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Nuestros números 1, Number1 opina, Real Betis, Sevilla FC

Tagged: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

No es un derbi cualquiera, es un Sevilla-Betis, o lo que es lo mismo el derbi de los derbi, un partido con un color especial: una misma ciudad, dos barrios, el rojo, el verde, familias… fútbol.

La capital hispalense ya huele a derbi, a derbi del bueno, a partido de máxima rivalidad, a un encuentro en el que familias y amigos se dividen durante 90 minutos para respirar ese ambiente especial que mueve un derbi sevillano, este Sevilla FC-Real Betis que no es comparable a nada más por mucho que nos vendan ese clásico descafeinado de los últimos años entre Barça y Madrid.

Porque Sevilla huele a azahar, a puertas de su Semana Grande y con este derbi que tanto da que hablar antes y después de un partido que dura más de 90 minutos, dura el tiempo que transcurra hasta que el calendario nos ofrezca un nuevo derbi entre éticos y sevillistas, o sevillistas y bélicos, tanto monta, monta tanto.

Porque no hay nada comparable a este partido y más en estos últimos años donde la hegemonía sevillista quedó tocada levemente en su orgullo con aquella manita a domicilio que tanto escoció y que servía para que el Real Betis sacara por fin la cabeza en un partido de máxima rivalidad ante ese vecino que además de no dejarle azúcar siempre le daba sal…

Y para que no falte de nada en este derbi, en el banquillo del Sevilla FC estará Caparrós, el hombre que más y mejor siente este tipo de partidos, el que se enchufa durante 365 días ese gen sevillista que tanto le sirvió para regalar sus mejores derbi a una afición que le quiere con pasión, con esa misma pasión con la que el de Utrera vive estos choques ante el gran rival.

Un sinfín de anécdotas de los derbis que dan para escribir líneas y líneas y no terminar nunca, desde Arza a Del Sol, pasando por Gordillo y Pablo Blanco, Jesús Navas y Pablo Blanco, Denilson y Dani Alves, Luis Fabiano y Alfonso, y un amplio abanico de esos futbolistas mágicos que tanta gloria dieron a Sevilla y Betis y que han hecho de este derbi un partido con un color especial.

Desde la capital de España nos seguirán vendiendo lo de siempre, Madrid, Madrid y Madrid, es lo que toca, pero los que hemos tenido la fortuna de vivir y respirar ese ambiente de gala de los derbi sabemos de lo que hablamos. No hay favorito y puede pasar cualquier cosa y como ejemplo dos: la clara superioridad de los sevillistas en ese cómputo global y el toque de atención de los bélicos la pasada temporada que además sirvió para pasar por delante de su gran rival.

Tiempo de derbi, como si del amor en los tiempos de cólera se tratara, Sevilla y Real Betis se juegan mucho más que tres puntos y que un derbi, ya que el Sevilla no puede perder el tren de pelear y seguir enganchado a la Champions y no descolgarse de Europa, y el Real Betis no perder más fuelle y poder entrar por segunda temporada consecutiva en la UEFA Europa League. Todo ello pasa por Nervión, el barrio que este sábado se viste de gala para un derbi, pero no un derbi cualquiera, sino un derbi como Sevilla… con un color especial.

Texto: JOSÉ MIGUEL MUÑOZ @tara11iker

Foto: FERNANDO CIERO

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn