¡Qué ridiculé!

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Más Fútbol, Number1 opina

Tagged: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

La derrota ante el Bayern de Munich en la Champions League cierra un ciclo, una de las épocas mas brillantes de un equipo de ensueño que ha terminado por aburrir y ser duramente humillado.

Pitido final y se consuma uno de los mayores ridículos del FC Barcelona en su historia, el fin de un ciclo, el final de un equipo que enamoró por su juego de tiki-taka y que ha pasado de enamorar a aburrir. De llevarnos al quinto cielo a deambular por el infierno… Y así podríamos seguir enumerando los motivos que han provocado que un super equipo fuera vapuleado como si de un conjunto alevín se tratara.

Un gol a los tres minutos en los cuartos de final de una Champions League son sin duda la mejor carta de presentación para definir todo lo que fue ocurriendo posteriormente y que no hacen más que completar la temporada más desastrosa del equipo culé que ante el Bayern de Munich completó su mayor… ridiculé. Porque se puede perder sí, incluso ser goleado ante el equipo en mejor estado de forma como es el actual Bayern pero lo que no se puede es perder como lo hizo el Fc Barcelona.

Un equipo de su potencial no puede salir del vestuario sin falta de motivación e intensidad alguna. Sin un patrón, sin un esquema de juego claro, y encomiándose siempre a sus dos grandes salvadores de las últimas Temporadas: Teo Stegen y Leo Messi, porque si un día fallan ¿qué ocurre? Pues lo que pasó en la Champions, que se estrella ante si mismo y manchando vulgarmente esa historia grande ganada a pulso, donde pasaron los más grandes, desde Samitier hasta Johan Cruyff, pasando por Rexach, Neeskens, Maradona, Krankl, Joan Gamper, Ramallets, Luis Suárez (el español), Ronaldinho, Ronaldo, Romario, Messi, Iniesta, Xavi, Dani Alves… en fin una larga lista de grandes mitos del mundo del fútbol que ven como ese Barça de Leyenda está tocado.

Con la Temporada finalizada, y habiendo fracasado en la Copa, LaLiga y la que era la gran esperanza, la Champions, toca hacer análisis de lo ocurrido y buscar soluciones en tiempo récord ya que esto comienza de nuevo en breve. La situación es preocupante tanto en el parcela deportiva como en la institucional donde también hay mucho que decir. La gestión de Bartomeu al frente del Barça es pésima, tanto que si tuviera un poco de vergüenza torera ya habrá presentado su dimisión.

Pero no, antes de decir me he equivocado, es mejor echar a Ernesto Valverde, que no era el culpable de lo vivido, y fichar a un Quique Setién que no ha mejorada nada el trabajo de Valverde, prometiendo un fútbol de toque que aunque sí existió, en exceso, fue sin llegada y eso fue sinónimo de fracaso.Y cuando la cabeza falla, el resto de puntos es complicado por no decir imposible que vayan bien. Y eso es lo que le ha ocurrido al Fútbol Club Barcelona. Un equipo sin pies ni cabezas, un equipo que no es ni una caricatura de aquel equipo que de la mano de Iniesta y Xavi, y con Suárez y Messi arriba enamoró, sin olvidarnos de Dani Alves, o de ese santo vestido de guardameta llamado Teo Stegen que tantos puntos ha dado al barcelonismo pese a no llegar el 10 a la espalda.

Fue precisamente el guardameta germano de los pocos que mantuvo el tipo cuando al descanso de los cuartos de final el Barça perdía 4-1 al dar ánimos a sus compañeros antes de saltar al terreno de juego mientras la imagen del líder era de todo menos de quien debe tirar del carro.Un Messi cabizbajo, sentado, y con la cabeza entre las piernas sin ser capaz de tirar del carro y dando ya la gesta por perdida. Porque llevamos tiempo haciendo comparaciones entre Messi y Maradona, un genio en el campo sin cabeza fuera del mismo pero que nunca entregó la cuchara hasta sonar el pitido final.

Messi está a años luz del Messi que conocimos y es que las ausencias de Xavi primero y de Iniesta después han mermado mucho el potencial del astro argentino que por si todo esto fuera poco ha visto como en muchos momentos ha faltado, por lesión, su fiel compañero en ataque, Luis Suárez. El FC Barcelona necesita una reestructuración, una cambio obligado y con carácter de urgencia para que el futuro sea como aquel pasado con sabor a gloria. El de un equipo que era ejemplo para todo el mundo por su fútbol de ensueño y que a día de hoy más que el club culé está siendo un equipo ridiculé…

Por: JOSÉ MIGUEL MUÑOZ @tara11iker

Foto: FC Barcelona

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn