A Pepe Mel no le preocupa que Andersen esté ‘jodido’ por su suplencia

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Number1 opina, Real Betis

Tagged: , , , , , , , , , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Stephan Andersen Betis

El meta danés Atephan Andersen está molesto por su suplencia liguera; tenía todas las papeletas para ser el titular de Mel en Liga pero a las primeras de cambio ha visto como cambiaba la historia.

La portería es un tema que no termina de asentarse en el Real Betis. Por aquí han pasado grandes guardametas, pero pocos han logrado hacerse de forma continuada con el puesto temporada tras temporada. La aparición emergente del canterano Adrián parecía que serviría para poner punto y final a ello pero finalmente el meta emigró a la Premier y las dudas volvieron a surgir.

El Real Betis tenía que fichar a toda costa para reforzar una línea ‘gafada’ y así lo hizo, primero con el fichaje del internacional danés Stephan Andersen, y posteriormente con el argentino Guillermo Sara, fichaje este que se demoró algo pero que finalmente el Betis astutamente logró cerrar pese a que el retraso provocó que no se incorporara a la pretemporada en la misma fecha que sus compañeros.

Esto precisamente le hacía partir en desventaja. Y esa fue lo que hizo que finalmente Andersen partiera de titular en la Liga dejando al argentino con el puesto de inicio en la Europa League. Pero tras el partido ante el Madrid, y algunas dudas surgidas en la pretemporada, error propio en uno de los amistosos en tierras inglesas, hizo que Mel diera la titularidad a Guillermo Sara tras el partidazo del argentino en la previa de la Europa League.

Sin la destacada actuación en tierras checas del guardameta, nada positivo habría sacado el Betis de su primer partido europeo de la temporada. Las dudas estaban en el aire y fue el propio Mel el que se encargó de despejarlas en el segundo partido de Liga al salir como titular Sara, que poco o nada pudo hacer en los goles encajados ante el Celta, frente al que el Betis sumaba su segundo derrota consecutiva en la Liga.

Llegaba la hora de la verdad y en Cornellá, frente al Espanyol, era otra vez el argentino el del otro lado del charco el que salía como portero titular. La suplencia no sentó bien a Andersen que se despachó a gusto en su país tras incorporarse a la concentración de su selección, dejando perlas como «no sé para que me ficharon si no soy importante» o otra como «me decepciona no jugar; espero que sólo sea temporal».

Lo que en principio muchos pensaban que iba a tomarse mal Pepe Mel no ha sido totalmente así, al menos en lo que a él le afecta directamente. Al técnico le encanta que el danés se enfade porque eso significa que es ambicioso y que le duele perder el puesto, que es competitivo y que por tanto luchará al máximo por volver a lucir el uno en la meta verdiblanca.

Pero hay otra parte que no gusta al entrenador y es la del respeto hacia el compañero, la de unas declaraciones fuera de lugar, porque donde mejor se habla es en el terreno de juego. Y no gusta porque si por algo ha peleado y ha logrado Mel ha sido por un vestuario limpio, unido y sin malos rollos, un vestuario que vaya en la misma dirección, haciendo grupo.

Y ahí sí está molesto el entrenador verdiblanco ya que si Guillermo Sara respetó a su compañero cuando le tocó a él ser suplente ¿porqué no ha hecho lo mismo ahora su compañero? Este tipo de detalles no gustan a Mel porque sabe que a la larga hacen mella en el vestuario y eso es precisamente lo que no quiere consciente del daño que eso puede provocar en un sitio que hasta la fecha ha sido inmaculado y sin duda, el gran secreto del éxito del Betis de Pepe Mel.

El parón ha dejado todo en una duda más prolongada, pero el regreso de la competición dejará claro que el entrenador seguirá confiando en el argentino en la Liga. Titularidad que no hipoteca ni mucho menos el futuro del danés a la suplencia, ya que si por algo se caracteriza Mel es precisamente por no regalar nada a nadie, por saber premiar a los suyos y por no temblarle el pulso cuando debe hacer cambios, importándole un pimiento el rival que tenga enfrente antes de hacer el cambio.

Lo que realmente ha molestado a Mel es que su suplencia en la Liga le puede hacer peligrar su futuro en la titularidad de la selección de Dinamarca de cara al próximo Mundial de Brasil, algo que de momento no ha ocurrido ya que el meta del Real Betis fue ayer titular ante Malta en la victoria de Dinamarca por un gol a dos en un partido más complicado de lo previsto para los daneses. Ahora sólo le queda trabajo y trabajo para convencer a un entrenador que de momento… apuesta por Guillermo Sara.

Twitter: @tara11ara

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn