Del ‘Jogo’ bonito, al juego seguro

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Real Betis

Tagged: , , , , , , , , , , , , ,

El Betis ha madurado, se ha hecho mayor, ha aprendido de los errores del pasado para corregir esos errores o lagunas que lo hacían un equipo normal para convertirlo en un equipo más seguro.

La pasada temporada quedaron muchas cosas claras en un real Betis en clara transición. Era el primer año, el del retorno a Primera división después del infierno de Segunda, y por tanto esas lagunas eran en cierta medida lógicas, ya que no podemos olvidar que muchos de esos futbolistas que se vestían de corto eran debutantes en la máxima categoría de nuestro fútbol.

Pero dieron con un hombre como diría Luis Aragones «con el culo pelado» en esto del fútbol, con un Pepe Mel directo, sencillo y con las ideas muy claras, que no duda en dejar en el banquillo a uno de los fichajes fuertes de la temporada si hay un canterano que se haya hecho más méritos para jugar. Y su apuesta ha dado sus frutos.

Eso sí, lo suyo ha costado ya que Pepe Mel no lo ha tenido fácil en este caminar como entrenador verdiblanco, y más aún después de que el gran comienzo de la temporada pasada hiciera que muchos quisieran ver más allá de lo que realmente tenían delante. El equipo maduró, aprendió de sus errores y siguió su caminar realizando un fútbol que causó sensación y que le valió incluso para recibir los sinceros elogios de Pep Guardiola.

Pero esta temporada había cambiado todo. Pepe Mel tenía claro de lo que había adolecido el equipo la pasada campaña hasta tal punto que no dudó en insistir por activa y por pasiva a la secretaría técnica de las necesidades que tenía la plantilla. Le costó lo suyo, pero… lo consiguió. Tras asegurar la continuidad de Mario, casi inédito entre lesión y lesión, apostó por la llegada de otro central y por mantener la que sin duda había sido la baza de los béticos, sus pilares en banda.

No se retenía a Jefferson Montero pero había motivos sobrados para ello. En la recámara estaba Salvador Agra que ya había mostrado en Portugal estar preparado sobradamente para su incursión en el fútbol español, mientras que para la banda izquierda llegaba Juan Carlos que sin duda ha cumplido con creces en este primer tramo de la competición liguera.

Pero tras ocho jornadas disputadas, el fútbol del Real Betis no es aquel que enamoraba a la afición bética y a gran parte del fútbol español, Pep Guardiola incluido, por su fútbol de toque, valiente e incluso si me apuran descarado. El Betis parece que ha perdido ese duende, ese fútbol arte, ese denominado por los magos de este deporte rey, ‘Jogo’ bonito.

El equipo de Pepe Mel ha pasado del ‘Jogo’ bonito, al juego seguro, donde tácticamente está mejor asentado, con una portería que con Casto y ahora el emergente Adrián parece estar segura, y que ha ganando en consistencia atrás, especialmente con un Mario en plena forma y rendimiento, y un Paulao que sigue siendo el eje de la zaga con su corpulencia y poderío físico. Sin olvidar su resolución en las jugadas de estrategia.

Las bandas son protagonistas aunque parece, o al menos esa es la sensación que da, que este Betis no es tan dependiente de ellas como la pasada temporada. Ahora hay más variedad, un abanico de posibilidades que hacen del Betis un equipo más completo o competitivo. El Betis ha pasado del ‘Jogo’ bonito a ese juego seguro y sobrio que tanto se demandó y echó de menos en un tramo de la Liga.

Es la madurez de este equipo, esa que tanto perseguía Pepe Mel y que parece que ha alcanzado en el segundo año consecutivo en Primera división tras su retorno a la división de honor de nuestro fútbol. Un fútbol seguro que al menos en este comienzo de la temporada le ha permitido unos magníficos números que han mejorado a estas alturas los de la pasada campaña.

Twitter: @tara11ara