El Betis vence al Madrid y se ‘reconcilia’ con su afición

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Real Betis

Tagged: , , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

 

El Betis se reconcilió con su afición, tras el desastre del derbi, gracias al buen hacer ante el Madrid donde los de Mel fueron un ejemplo de lucha y entrega. Heliópolis sigue soñando con Europa.

REAL BETIS: Adrián; Ángel (Nacho, 75′), Amaya, Dorado, Álex Martínez; Beñat, Salva Sevilla (Nosa 81´), Cañas, Juan Carlos, Agra; y Rubén Castro.

REAL MADRID: Iker Casillas, Pepe, Ramos, Coentrao, Kedhira (Modric 45´), Cristiano Ronaldo, Benzemá, Özil(Kaka 45´), Xabi Alonso, Arbeloa y Di María (Callejón 63´).

ÁRBITRO: Gil Manzano del Comité extremeño. Amonestó a Salva Sevilla, Adrián, Cañas y Beñat en el Betis y a Pepe y Sergio Ramos por el Real Madrid.

GOL: 1-0. Min. 16. Beñat de ajustado disparo desde la frontal.

NUMBER 1 DEL REAL BETIS: Afición del Real Betis Balompié.

Tocaba purgarse las heridas y redimirse de sus pecados después de un derbi que dejó secuelas graves en la moral y el orgullo bético. Y el Betis lo hizo, sabiendo sacar provecho del ímpetu mostrado en los primeros compases del partido ante un Madrid que no fue esa alternativa a la Liga.

Unas veces por mérito de los de Pepe Mel y otras tantas por demérito de los madridistas, muy por debajo de lo que se espera de un equipo de su potencial. El Betis llegaba muy tocado en lo psicológico y por ello se temía mucho como podía afectar esta circunstancia en los verdiblancos.

Pero pese a la pitada con la que la afición recibió a los suyos, el comienzo esperanzador con un par de jugadas de ataque como credencial de lo que ofrecería en el choque fue argumento suficiente para que este matrimonio perfecto que forman el Real Betis y su afición se reconciliara a las primeras de cambio.

El equipo de Mel ofrecía esa versión suya tan clásica como habitual de un tiempo a esta parte ante un equipo del potencial del Real Madrid, lo que sin duda decía mucho de lo vivido hace menos de una semana; es decir, lo del derbi fue un mero y puntual accidente. Sí de los que quedan grabados de por vida en la memoria pero de los que afortunadamente no dejan secuelas irreparables.

El gol de Beñat, que puso la pelota donde no podía llegar Iker Casillas dejaba la noche encarrilada ya que el Antonio bético obligaba al Madrid a ser más generoso de lo que hasta ese momento había sido en ataque, algo rácano y sin ocasiones claras de gol. Eso sí, todo hay que decirlo, en gran medida por el entramado puesto en liza por Mel para frenar las embestidas blancas.

El equipo de Mourinho quería pero no podía, con un Betis entregado y batallador, que recuperó en apenas noventa minutos toda la apatía mostrada en terreno del gran rival la pasada semana en el derbi. La lucha fue constante en la segunda mitad, sufriendo pero lo justo, y llegando con alguna que otra ocasión a la meta de Casillas aunque sin tampoco agobiar en exceso al internacional.

Del infierno del Pizjuán al Cielo del Villamarín, en apenas siete días. Los que van de una humillante derrota en un derbi para olvidar, a un partido para recordar: la victoria ante un Madrid que vale su peso en oro ya que sirve para lograr una reconciliación tan necesaria como merecida entre equipo y afición que fueron de la mano en una victoria que deja nuevamente las cosas en su sitio. Con un Betis en crecimiento y plaza Europea y pasando página a un derbi que ya es historia.

Twitter: @tara11ara

Foto: F.CIERO @nandofotografia


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn