José Gordillo

FC Barcelona 4-0 Real Betis – El Betis aguantó hasta que Vicandi quiso

Escrito por José Gordillo. Creado en Real Betis

Tagged: , , , , ,

adanfcb

Un Real Betis bien plantado anuló eficazmente al FC Barcelona durante media hora, lo que tardó el árbitro en señalar un penalti incomprensible de Adán sobre Messi. El resto del encuentro fue un recital de un equipo que demostró por qué actualmente es el mejor del mundo.

FC BARCELONA: Bravo; Dani Alves, Mascherano, Vermaelen, Mathieu (Adriano, 67’); Rakitic, Busquets (Bartra, 57’), Sergi Roberto (Munir, 86’); Messi, Suárez y Neymar.

REAL BETIS BALOMPIÉ: Adán, Molinero, Bruno (Pezzella, 17’), Westermann (Digard, 36’), Vargas; Cejudo, Petros, N’Diaye, Dani Ceballos; Wolfswinkel y Rubén Castro (Van der Vaart, 75’).

GOLES: 1-0: Westermann (p.p.) (30’). 2-0: Messi (34’). 3-0: Suárez (47’). 4-0: Suárez (83’).

ÁRBITRO: Vicandi Garrido (País Vasco). Mostró amarillas a Adán (27′), Vargas (28’), Petros (30′), Pezzella (68′) y Dani Alves (77′). Expulsó a Pepe Mel y Roberto Ríos (32’).

NUMBER 1 DEL BETIS: Adán

Era un partido apetecible, una buena ocasión para cerrar un año muy positivo para ambos clubes. El FC Barcelona se presentaba con todo su arsenal ofensivo dispuesto a zanjar cuanto antes lo que pretendía que fuese un plácido broche. El Betis planteaba un sistema aguerrido y parecido al del derbi, aunque con algo más de mordiente para hacer daño a la contra con la pareja Wolfswinkel-Rubén Castro.

El Barcelona, como buen local, salió a dominar el partido con Neymar y Suárez muy motivados. El Real Betis, por su parte, tenía claro que la mejor forma de anular a un rival de tal calibre era no dejarle ni un segundo para pensar ni jugar cómodo con el balón. Achicó espacios y logró aminorar el peligro azulgrana llevando el juego al centro del campo, con Petros y N’Diaye luchando incesantemente.

A los quince minutos, Dani Ceballos se marchó de tres jugadores pero se llenó de balón y acababa perdiéndola en favor de su tocayo Alves. La mala suerte para los verdiblancos comenzó poco después. Bruno se retiraba del terreno de juego debido a un golpe en la zona lumbar y era sustituido por Pezzella. El encuentro se equilibraba con ocasiones para Neymar, Cejudo y Messi, quien empezaba a aparecer.

Precisamente Messi sería protagonista en el minuto 27. Un centro al área del Betis era despejado con los puños por Adán, quien, en la trayectoria, tuvo un encontronazo con el argentino. Tras pensárselo, Vicandi Garrido pitó un inexplicable penalti para el Barcelona. La cruz bética se agrandaría después de que Neymar mandara el penal al larguero y Westermann marcara en su propia portería.

El central alemán pudo ser empujado por Rakitic al intentar salvar el rechace, lo que indignó a Pepe Mel y a su segundo, Roberto Ríos, quienes fueron expulsados por el colegiado. Con el encuentro roto, el Barcelona tenía todo a favor. Messi y Neymar ejecutaron un contraataque de libro para que el 10 barcelonista hiciera el 2-0. Y para más colmo, Westermann también se lesionó y se fue por Digard.

En el descanso casi todos daban por concluída la intriga. Nada más salir de los vestuarios, Busquets recuperaba posesión y daba un buen pase a Suárez, que anotaba frente a Adán. El dominio posterior del Barcelona solo era interrumpido por las ganas arriba de Cejudo o de un Wolfswinkel muy castigado por el arbitraje. Mientras, un balón al palo de Neymar y otra ocasión clara para Messi.

El continuo acoso de los de Luis Enrique propiciaba el recital de Adán. El meta madrileño sacó una mano espectacular en una falta botada por Messi, ganó en el uno contra uno a Luis Suárez y volvió a tener suerte con los largueros. Tanto Dani Alves como Messi se toparon con el travesaño. Serían los minutos de más sufrimiento para los verdiblancos, que ya subsistían al choque como bien podían

La guinda la puso Luis Suárez a falta de diez minutos. O, mejor dicho, todo el Barcelona, ya que la jugada se desarrolla mediante un pase de Adriano al uruguayo quien busca pared con Neymar. El brasileño se la devuelve con un taconazo de ensueño para que el charrúa consiguiera su decimoquinto tanto en liga. Una auténtica maravilla que cerraba un partido que se decidió muy pronto.

Ya era suficiente contrincante un campeón del mundo como para encima lidiar con un arbitraje peligrosamente casero. Pese a la derrota, sabor más dulce que agrio para un Betis que despide este 2015 con buenas sensaciones y mostrando a sus rivales que no son un equipo cómodo con el que luchar. Llega un nuevo año y con él más ilusión para seguir en la misma línea ascendente.

Twitter: JOSÉ GORDILLO @GordilloJF

Foto: La Liga @LaLiga