Entrevista: Alfonso Pérez Muñoz

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Entrevistas, Real Betis

Tagged: , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Hablar de Alfonso personal o deportivamente te lleva al mismo sitio: un profesional ejemplar, un futbolista de esos que te ponen la piel de gallina con ese duende que sólo tienen los artistas… en definitiva, una buena persona. Haber disfrutado de su fútbol y de su amistad me convierten en un privilegiado. ¡Gracias Maestro por brindarme la oportunidad de conocerte!

Hablar de Alfonso es hacerlo de uno de los mejores delanteros del fútbol español, de un profesional ejemplar, un bético reconocido y recordado con mucho cariño… en definitiva, un señor. Alfonso Pérez Muñoz logró en una ciudad tan especial como Sevilla el más difícil todavía: ser querido e idolatrado por su afición, la bética, y admirado y respetado por la sevillista, su gran rival y la que tuvo que ‘sufrirlo’ en más de una tarde.

Porque Alfonso era uno de esos genios dotados de una calidad técnica y un embrujo reservado sólo para esos dioses del olimpo futbolístico capaz de arrancar una lágrima o una explosión de júbilo con tan sólo sacar a pasear esas botas blancas con las que puso de moda. Con ustedes Alfonso Pérez Muñoz, un señor; un amigo.

– Ahora que el tiempo se lo permite ¿a qué dedica el tiempo libre?

Por un lado dando clases de inglés, dos o tres días por semana. Por otro colaborando  con Tele Madrid a lo largo de la semana y ahora comenzaremos también la Copa Coca Cola en la que hago de seleccionador de Madrid. Llevo ya varios años colaborando con ellos.

– Y sin dejar de lado sus negocios ¿no?

Sí por supuesto, tengo una empresa ‘Servitel’ relacionada con temas de suministro integral para la hostelería principalmente en Madrid y baleares donde estamos muy bien posicionados. También una marca de café y el tiempo que queda con el día a día de lo personal que no es poco además de aprovechar un par de días por semana para entrenar.

– Y también se metió usted en el tema vinícola…

Tenemos un vino, ‘Casa LOBOS’ en el que estamos varios ex jugadores del Madrid, además de Miguel Bosé, Velencoso… la tenemos en Castilla La Mancha y es una excusa más para seguir viéndonos un grupo de amigos. Además me llaman de sitios para torneos de golf y temas benéficos en los que intento colaborar siempre que puedo.

– Vamos que su señora le ve menos que cuando jugaba al fútbol ¿no?

(Risas) La verdad es que no como en casa ningún día porque son muchas cosas en las que estamos. Dentro de los negocios también está la discoteca Serrano 41 en la que estoy de socio con Paco Sanz y otro ex bético como Coke Contreras. Allí tenemos al mediodía el Restaurante y luego por la noche Copas. Entre una cosa y otra siempre hay cosas que hacer.

– Hablemos de su pasado futbolístico. Han pasado los años pero todo el mundo sigue recordando con mucho cariño a Alfonso. No me negará que esas cosas ahora que uno se ha retirado son de las que se guardan de forma más especial…

Sí, el recuerdo de la gente es muy bonito. Siempre he intentado ser una persona correcta a pesar de que uno entiende que si eres de un equipo no le puedes caer bien al del otro equipo. Pero a mí eso no me ha ocurrido, fui al Sevilla-Real Sociedad y lo comentaba; nunca he tenido un problema con un sevillista, al contrario, me han dado mucho cariño a pesar de lo que he significado para el Betis. No hay que criticar a otro equipo para parecer que eres más que de tu equipo como hacen muchos futbolistas. Lo que hay que hacer es respetar al rival. Yo siempre he intentado ser un gran profesional pero respetuoso. No hace falta ser ni muy listo ni muy tonto para ello.

– La pregunta es obligada. ¿Qué equipo le marcó más?

Hay dos equipos que me han marcado mucho, el Real Madrid y el Betis. Por encima de cualquier otro. En el Barcelona estuve un año y medio, y un paso muy corto por el Olimpique de Marsella, pero el Betis y el Madrid han sido muy especiales porque me he sentido muy querido y valorado, sobre todo siendo un jugador importante en el Betis y eso te hace estar muy a gusto. En el Madrid me formé como persona y he aprendido los valores que vas mamando desde pequeño. No me arrepiento de nada y estoy orgulloso de haber jugado en tres equipos españoles muy importantes y haber alternado con la selección española desde todas las categorías inferiores. Vestir la camiseta de la selección en tantas ocasiones: dos europeos, una Olimpiada, y haber podido aportar mi trabajo. Ha sido muy especial.

– Hablemos de algo inolvidable como aquellos Juegos Olímpicos de Barcelona 92.

Los Juegos Olímpicos de Barcelona serán recordados siempre; éramos jóvenes jugando en Primera, el ambiente fue fantástico. La mala suerte es que no pudimos disfrutar el vivir el ambiente olímpico ya que estuvimos concentrados en Valencia que era la sede del fútbol. Ver ese ambiente, el Nou Camp lleno de banderas españolas, y el haber logrado una medalla de oro tan significativa e importante fue algo especial. Nuestra hornada de jugadores sólo podía participar una vez y fuimos y la ganamos.

– En el Barça no fueron tiempos fáciles pese a llegar de triunfar en el Betis.

El Barcelona fue una etapa en la que no tuve la confianza de mi entrenador, ni con Serra Ferrar ni con Charly Rexach. Cuando en un equipo grande como el Barça no se consigue ganar nada se ponen nerviosos; parece que ya no vales y no hubo continuidad. No me valoraron como en el Betis, y eso lo acusa el futbolista a la hora de rendir. Tuve la suerte de conocerlo como institución y de ser de los pocos que ha estado en los dos grandes y siendo respetado en ambos sitios.

– Reconozcalo: el Betis para usted fue y es ‘Musho’ Betis…

Mira, en el Betis fue todo bonito y especial desde el primer día. Desde que llegué el recibimiento fue espectacular, la gente ha sabido valorarme y he intentado ser un gran profesional. La gente me

mostraba su cariño, era un ídolo, respondían siempre, incluso cuando las cosas vinieron mal dadas en cuanto a resultados… Me costó con un par de lesiones duras pero la gente valoró el trabajo y me tuvo siempre presente. Las lesiones son parte del trabajo pero cuando llegan es duro, muy duro.

– Tras la lesión llegó el dulce premio al duro trabajo. Recuerdo un Betis-Málaga con su vuelta, ese gol marca de la cas, esas botas blancas que volvían a sonreír…

Me acuerdo perfectamente, como si fuera ayer. Tengo la portada que me regalaste de ese día de tu etapa en Estadio Deportivo y Marca. Fue un recuerdo bonito, vine desde el mediocampo sorteando jugadores, y marqué. Me acordé de todos los momentos malos y duros. Uno de los goles que recuerdo con más cariño por todo lo que significaba. Te acuerdas de la gente cercana, de los que te han preguntado, los que te han apoyado… Ahora veo esta portada que tengo en mi despacho y emociona recordar ese instante.

– Y ese cántico de ¡Qué bonitos que bonitos, son los goles de Alfonsito!

Por la tele no se escucha tanto pero cuando hice el saque de honor con Gordillo fue bonito recibir el cariño de la gente y volver a escuchar a la afición del Betis corearlo… Es una gran satisfacción ver al Betis en Primera y tener el cariño de esta afición que sabe que siempre estaré ahí porque soy un bético más aunque esté en Madrid.

– ¿Ha heredado su hijo ese arte torero de su padre?

Mi hijo le pega muy bien con las dos piernas. Él dice que es del Betis y del Real Madrid cuando le preguntan. Tiene clase pero le digo que debe trabajar más porque con el trabajo nunca se engaña a nadie.

– Vaya comienzo liguero del Betis.

Pepe Mel está haciendo un trabajo fantástico, se ha notado un cambio importante y eso da tranquilidad. Los jugadores están a gusto y se nota. Ese pleno de doce de doce no se los quita ya nadie. Y no hay que darle la mayor importancia a estas derrotas que algún día tenían que llegar. El objetivo prioritario son esos 42 puntos que te dan la permanencia.

– Ha cambiado mucho este Betis…

El Betis ha cambiado mucho, está trabajando la cantera algo que debe fomentar mucho y si sigue esta progresión el Betis volverá a ser un equipo importante de Primera. Ahora debe consolidarse en la categoría y también a nivel institucional.

– ¿Los que miran a Europa entonces se equivocan?

El objetivo es la permanencia aunque la gente se quiera ilusionar por el buen arranque de Liga hay que tener los pies en el suelo. Si al final se tiene la recompensa de la Europa League o algo más perfecto. Pero ese objetivo debe ser a largo plazo. Hay que ir paso a paso y en cuatro o cinco años tener más aspiraciones con esta buena base que se está formando.

– ¿El éxito de estos años del Sevilla FC, el gran rival, es lo mejor que le ha podido pasar al Betis para crecer?

No es fijarse en lo que ha hecho el Sevilla, lo importante ha sido el cambio institucional que ha vivido el Club. Fue bueno que el Betis bajara a Segunda y todo lo que ha vivido. Nadie quería que bajara, eso es evidente, pero ha sido bueno para que se produjera este cambio en la Entidad y que el Betis sea lo que hoy es. Se está viendo la luz tras salir de ese túnel en el que ha estado metido el Betis todos estos años. El Sevilla ha podido ser un referente por como ha hecho las cosas, al igual que lo puede ser el Villarreal, pero sobre todo creo que la clave ha estado en haber aprendido de los errores y pensar en la cantera. El Betis, después de mucho tiempo, vuelve a estar bien trabajado.

– ¿Imaginaba usted un Betis sin Lopera?

Era impensable ver un Betis sin Lopera, que por otro lado ha hecho cosas buenas por el Betis, pero también otras muy malas por el Betis. Ha sido muy bético pero no por ello por sus ideologías las cosas están bien hechas. El club debería haberse modernizado y no quedarse estancado como ocurrió con Lopera. Habrá muchos ‘loperistas’, pero se ha demostrado que lo que triunfa es un Betis de todos, remando en la misma dirección y sin excesivo protagonismo de nadie. El Betis ha ido cambiando basándolo todo en la humildad y creciendo en imagen y en todo lo de demás porque el Betis tiene mucha materia prima por explotar y lo que no era normal es esa materia se dejara guardado en un armario.

– No sé si coincidirá pero parece que vuelve aser el Betis del ‘manque pierda’, ese Betis simpático…

Sí, totalmente. Se está consiguiendo ser otra vez ese equipo simpático de siempre, ser un referente con la actitud señorial que debe tener un equipo como el Betis y que no haya conflictos y peleas como pasaba anteriormente. El Betis es un equipo humilde que vive una nueva etapa y poco a poco está recobrando esa simpatía que perdió por sus propios errores y falta de humildad en muchos momentos.

– Por último ¿qué le parece la ‘revolución’ de las televisiones iniciada por el Sevilla Fútbol Club?

Es muy difícil alcanzar un acuerdo porque me pongo en los dos lados y todos tienen su razón. Los presupuestos de los grandes son desproporcionados y a la hora de fichar no tiene  la misma ventaja que el resto pero también son los que más generan y por ello merece su parte de lo que puedan generar. Entiendo a ambas partes y no será fácil alcanzar un acuerdo.

– Alfonso Pérez Muñoz, el genio de las botas blancas. Un señor.




Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn