FC Barcelona-Real Betis: Lo que pudo ser, y el genio Messi se encargó de que no fuera

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Real Betis

Tagged: , , , , , , , , , ,

FC Barcelona-Betis

El Betis lo tuvo en su mano, cumplió su parte del guión, pero se encontró en el camino con un tal Messi que con su magia se encargó de mostrar al fútbol europeo, porque es el mejor del mundo.

FC BARCELONA: Pinto; Alves, Piqué, Adriano, Jordi Alba; Xavi, Iniesta, Song (Busquets, m. 86); Tello, Alexis (Thiago, m. 79) y Villa (Messi, m. 56).

REAL BETIS: Adrián; Chica, Mario, Amaya, Álex Martínez; Rubén Pérez, Salva Sevilla (Vadillo, m. 58), Nosa (Campbell, m. 68); R. Castro, Pabón y Jorge Molina (Beñat, m. 46).

GOLES: 0-1, m. 1, Pabón; 1-1, m.8, Alexis; 1-2, m. 42, Rubén Pérez; 2-2, m. 55 Villa; 3-2, m. 59 Messi; 4-2, m. 71 Messi.

Árbitro: Clos Gómez (Comité Aragonés), amonestó al local Adriano y al visitante Rubén Pérez.

NUMBER 1 DEL REAL BETIS: Pabón.

Conocía el Real Betis el guión, sabía como jugarle a un equipo del potencial del FC Barcelona, cómo hacerle daño, cómo meterse en sus adentros, y sobre todo, que no hacer para no repetir la historia de anteriores visitas al Nou Camp, pero pese a que sabía todo eso, y conocía perfectamente que zona no pisar para no cometer los errores del pasado… los volvió a cometer.

Y eso que el comienzo parecía escrito por el más bético de los béticos. Minuto uno de partido, y el futbolista más en forma de los verdiblancos sigue mostrando sus credenciales al fútbol europeo de que tiene mucho fútbol que aportar y que marcharse a una Liga como la mexicana puede ser una buena inversión económica, pero no profesional.

Pero ya se sabe que el Barça es mucho Barça, y pese al jarro de agua fría de encajar un gol nada más salir de la caseta supo reaccionar, hasta tal punto que minutos más tarde volvía a dejar todo como al principio, es decir, en tablas. Comenzaba de nuevo el partido y el Betis, que ya había enseñado los dientes en tierras catalanas, tenía que volver a sembrar para recoger.

El premio volvió a llegar en un minuto clave, casi al concluir la primera mitad, lo que sin duda cargaba de nuevo las vitaminas para los béticos y dejaba al equipo culé muy tocado justo antes de irse a la caseta. No podían ponerse las cosas mejor para los de Pepe Mel que parecía que esta vez iba a ser la suya para sacar tajada de tierras catalanas.

Pero lo que parecía ser, no fue. Por varios motivos: Primero porque el Betis no fue el de otras veces, le faltó garra, carácter ganador y sobre todo, creerse que era capaz de ganar en Can Barça. Y no lo fue. Segundo y principal: porque enfrente tenía a una pulga, llamada Leo Messi, que guste o no a algún que otro repeinado portugués es con creces el mejor jugador del mundo. Un futbolista capaz de cambiar el sino de un partido con su clase, su magia y ese duende encerrado en su cuerpo de genio.

Messi es mucho Messi, porque cuando toca el balón es capaz de inventar, de crear, de hacer explotar el ingenio… en su primera jugada, la primera ocasión que tocó el balón, sirvió para romper la igualada, y de paso para demostrar porqué es quién es: el mejor jugador del mundo. El Betis se marchaba de vacío, con cuatro goles en contra, que pudo ser alguno más, de no ser por el meta Adrián.

También es cierto, que los de Pepe Mel pudieron también marcar en alguna ocasión más y que el buen hacer del canterano Vadillo no tuvo el premio deseado. Ahora todo lo que sea pensar en el FC Barcelona y en lo ocurrido en el Nou Camp es perder el tiempo. Sólo queda pensar en lo nuevo, en lo que queda por venir, en el Celta de Vigo, un partido que puede decir mucho de si este Betis es equipo europeo o si sus deseos se quedan tan sólo en eso… sueños.

Twitter: @tara11ara