La porquería que todos gustamos saborear

Escrito por Jose Joaquin Solis. Creado en Number1 opina, Real Betis

Tagged: , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Balón fútbol

Nos quejamos de injusticias y arbitrajes, pero todos deseamos que venga la siguiente jornada. Basta con repasar un poco la historia para ver que estas circunstancias han sucedido otras veces.

Quienes tenemos memoria y alguna edad sabemos qué pasó en determinados partidos; no hizo falta presenciar en directo a Irigoyen en un despacho con un fajín de billetes para trapichear el empate entre béticos y cadistas para que bajase el Valencia; tampoco fue necesario pactar con contrato el empate con el Málaga que salió por la culata cuando se salvó el Hércules, y tantas otras de menos esfuerzo que tenemos más reciente.

Todos cabeceamos diciendo que esto no es limpio, pero todos queremos que el fútbol vuelva cuanto antes. Lo mejor de todo son los árbitros. De un tiempo acá se han puesto de gomina, más atléticos, rectos, impositivos. Sus diálogos suelen ser hasta locales, en tono de amiguete cómplice que participa en la fiesta, lo cual los hace menos impunes, pero ellos quieren parecer más cercanos. Sin embargo, ni sus ganas le propician el odio merecido del respetable.

Lo de Muñiz en el partido del sábado era una historia, una más, de tantas que los equipos han padecido, porque sí, el Betis es nuestro equipo, pero no el único que sufre a estos manifiestos inútiles que encima te chulean con “la has cagado porque no te has tirado”, creyéndose así a la altura de las circunstancias, en un poco soportable compadreo.

¿Y qué? Pero si después de indignarnos saltan los dirigente de turno diciendo que esto es lo que hay, ¿no?; o nosotros, que cuando nos piten a favor dos penas máximas injustas en el siguiente partido estaremos más tranquilos, o con la derrota del vecino… ¿De quién es la culpa entonces?.

Ni el difunto Gil que tanto amagaba era capaz de suspender partidos por los trencillas, hasta que pactó con ellos la no agresión y ganó la liga, ¡y la copa!, la que nos robó a los béticos con aquella mano de Molina fuera del área. ¿Y qué? Eso, ¿y qué?, pues que seguiremos viendo esta porquería, la llamada fútbol. Y eso es lo que hay.

Twitter: @tara11ara

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn