La tranquilidad de ir al derbi con los deberes hechos

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Number1 opina, Real Betis

Tagged: , , , , , , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Jugar un derbi es lo máximo, un Betis-Sevilla o viceversa es otra historia por mucho clásico que nos vendan desde la capital de España y en esta ocasión el equipo verdiblanco llega con ventaja.

Qué tranquilidad da llegar a la meta, o casi a la línea de meta como en este caso, con el deber cumplido, superando incluso los objetivos previstos al comienzo de temporada. Los objetivos de un Real Betis nuevo, distinto, un Betis que llega en el mejor momento a un derbi tan esperado como soñado. Porque después de muchos años, han cambiado cosas y una de ellas es la hegemonía que en estos derbis siempre se decantaba de lado sevillista.

Pero la historia ha cambiado algo en la presente temporada. El Real Betis ha dejado de ser ese equipo con la herencia loperiana para convertirse en un equipo nuevo y lo más importante, una entidad cada vez más saneada, más transparente, más limpia, y en claro proceso de reconversión, porque pese a todo lo logrado hasta la fecha, la máquina sigue andando, creciendo día a día, partido a partido. Y partido a partido ha llegado a este dulce momento.

A un derbi como favorito. ¡Cuánto ha llovido desde entonces! Y curiosamente, lo hace recibiendo al Sevilla FC, en horas bajas, y con Caparrós en el banquillo el que otrora comenzó la leyenda de los derbis. Por tanto no faltan ingredientes en este derbi grande, este derbi inigualable, este derbi sin comparación, en el que el Betis llega más fuerte que nunca y mirando a su vecino y gran rival desde lo más alto.

Pero ojo queda ahí ya que además de estar por arriba, el Real Betis llega al derbi con la tranquilidad de tener ya plaza UEFA Europa League asegurada, mientras que el Sevilla depende precisamente de este derbi y de su gran rival por aquello de convivir en la misma ciudad. Los de Setién han maravillado esta campaña, con las clásicas irregularidades de una temporada regular tan amplia, pero conservando contra viento y marea ese sello de identidad que el técnico cántabro ha sabido impregnar a su equipo.

El Sevilla con la soga al cuello. Sin margen de error, con la máxima presión ya que quedarse fuera de Europa, tras haberse quedado fuera de Champions es un lastre muy duro y doloroso, sin olvidar el cambio de presupuesto que habrá en el equipo y la desbandada de fichas altas que puede y debe haber. Todo lo contrario del Real Betis que crecerá en lo deportivo y en lo económico de forma paralela, algo que sin duda permitiría al equipo verdiblanco aspirar a mucho más con su nuevo ADN, el del nuevo Consejo.

En la ida Serra Ferrer avisó que este año habría derbi. Se le atizó a diestro y siniestro por su machada previa al derbi. Una vez pasado el mismo, con goleada histórica a domicilio y con esa manita que tanta huella dejó en Nervión y que tanta mella ha dejado, tapó bocas. Así hasta llegar a este final de Liga con el Real Betis manejando el futuro europeo de su vecino y gran rival. Y con una historia muy distinta de lo que esto significaría si habláramos por ejemplo de dos equipos vascos.

Ahora toca la vuelta, ese derbi donde el Sevilla intentará por encima de todas las cosas ganar y desquitarse de la humillación sufrida en la primera vuelta, pero sobre todo lograr esa plaza europea que tanto necesita por aquello de la importancia de lo económico en el actual fútbol. Mientras, el Real Betis, con la tranquilidad de llegar al derbi sevillano con el objetivo cerrado, jugar la UEFA Europa League, y los deberes hechos.

Texto: JOSÉ MIGUEL MUÑOZ @tara11iker

Foto: QUICO PÉREZ VENTANA @perezventana

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn