Los silencios de Mel

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Number1 opina, Real Betis

Tagged: , , , ,

Pepe Mel - Real Betis

El técnico del Betis es un hombre que suele hablar claro, para lo bueno y para lo malo; por ello ha sorprendido que no se haya mojado totalmente con su ‘peineta’. Tiene motivos para su silencio.

No suele dejar Pepe Mel nada en el aire, es más, es un hombre que llama a las cosas por su nombre, de ahí que haya sorprendido especialmente que no terminara de mojarse a la hora de hablar de la famosa ‘peineta’ que lanzó el pasado viernes tras conseguir Nosa el gol del empate definitivo a tres goles. Basta hacer un breve recordatorio a los temas más recientes para saber que esa dedicación tenía un claro protagonista como receptor principal de la misma: Joaquín Caparrós.

El de Utrera vive con tanta pasión su sevillismo que no dudó en saludar con la mano abierta a la afición verdiblanca en un gesto que no gustó nada a Pepe Mel que esperaba poder devolver el gesto al hasta hace poco entrenador del Mallorca. Y eligió la rabia del momento para hacerlo, quedando tan mal como en su momento lo hizo Caparrós, principalmente porque esta feo meter por medio a dos aficiones señoras para ajustar cuentas, con más culpabilidad para mi buen amigo Joaquín Caparrós que fue quien abrió la ‘veda’…

Además, a Mel no le gusta que Caparrós hable de él como Pep, como si de un catalán se tratara, cuando el entrenador del Betis siempre ha hecho gala de ser un madrileño de lo más castizo. Pero aquí no queda todo, ya que el compañero de Canal Sur Nacho Vento desvelaba en La Jugada de Canal Sur un hecho que sin duda hay que valorar en su medida.

En el partido de ida, la hija de Pepe Mel, Iris, vivió el partido en la grada del Ramón Sánchez Pizjuán y recibió los insultos de unos aficionados, que terminó con Iris Mel abandonando el estadio y con una denuncia interpuesta por el trato recibido. Hay quien pregunta al periodista Nacho Vento porqué no lo hizo público el técnico en su momento. Muy fácil, porque primaba las buenas relaciones entre Betis y Sevilla y el equipo de Nervión no era culpable de esa situación ajena a la entidad.

Mel tampoco ha querido hacerlo público en estos momentos pero ha salido a la luz y ya está, no hay que darle más vueltas. El hecho de que se sepa ahora lo ocurrido en la ida y con algo que duele tanto como un hijo no hace más que demostrar que las buenas relaciones de ambas entidades son capaces de tapar algo que en otros momentos habrían salido a la luz al instante.

Este es sin duda el principal triunfo de Betis y Sevilla en las últimas temporadas, algo que esta por encima de cualquier resultado deportivo, de cualquier acción en el terreno de juego, algo que hace que el derbi vuelva a ser el derbi en estado puro, y un ejemplo claro de ello fue el ambiente que se vivió en la grada del Benito Villamarín, antes, durante y después del choque.

Twitter: @tara11ara