Pozas o aquello de: Una morena y una rubia, hijas del pueblo de…

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Number1 opina, Real Betis

Tagged: , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Santiago Pozas

La salida del director general ya es un hecho, su presencia vino rodeada de dudas y polémica desde el principio y al final el Consejo de Administración ha tenido que asumir su error.

Esta semana se ha producido el anuncio por parte del club en su página web oficial de la salida de Santiago Pozas, hasta ahora director general del Real Betis, de la entidad heliopolitana. Algo que gran parte de la afición reclamaba desde prácticamente la llegada de Pozas al cargo, en el que todo hay que decirlo ha pasado con más pena que gloria, con discrección, pero sin que su trabajo, ese para el que llegó al Betis, llamara especialmente la atención.

Se ha marchado casi como llegó, en silenció, y dejando en la evidencia algunos de sus errores, como aquella polémica con Risto Vidakovic y el estadio de la Cartuja. Acciones que no hicieron más que poner una nueva mella a esa observada gestión al frente de la dirección deportiva del conjunto verdiblanco, desde donde se ha querido ser señor con una salida que sin duda será aplaudida por la mayoría de los béticos.

Pero pese al comunicado oficial del club, las posteriores declaraciones de José Antonio Bosch, una de las voces autorizadas del actual consejo, no han hecho más que dejar clara la honradez del equipo de Miguel Guillén, que no han tenido problemas en decir esta boca es mía, e igual que salimos en la foto para decir que este Betis será un año más de Primera y con opción de ir a Europa, también lo hacemos para asumir errores y reconocer donde hemos fallado.

Eso sí, lo curioso ha sido la forma elegida, con un simil o comparación cuanto menos llamativo y que no hará más que dar mucho que hablar, todo lo contrario de lo que se buscaba con el comunicado oficial.  “Pensábamos que la novia era rubia y luego resulta que se quitó la peluca y es morena. O creías que era morena y luego resulta que salió rubia”. Se puede decir más alto pero no más claro ¿no creen?

Pero por si alguine se quedó con dudas, el propio Bosch amplió su discurso para explicar el porqué de la salida de Santiago Pozas de la dirección general. “Contratamos a un jardinero para cuidar el césped y luego resulta que no cuidaba el césped, que cultivaba tomates, y que salían muy buenos porque era un excelente profesional, pero no se cumplen las expectativas porque nosotros queríamos a alguien que cuidara el césped”.

O lo que es lo mismo, para los menos aventajado, que el consejero deja claro que el club la ‘cagó’ con la contratación de Santiago Pozas, que creían haber firmado un Ferrari que luego no era tal y que cuando se fue a encender el motor sonaba como el de un vespino de la década de los 80. “Cuando han existido salidas del club, hemos sido escuetos. Las expectativas no se han producido. Parte de esas renovaciones en las compañías obedecen a estos tiempos, pero las asumimos como errores. Si duro es cometer errores, peor es permanecer en ellos. Intentamos subsanarlos e intentamos que no se vuelvan a producir. Si volvemos a caer, haremos el mismo análisis, pero creemos que cada vez cometemos menos errores”.

Su puesto será cubierto y seguramente con mayores y más exigentes filtros que los que habían tenido hasta ahora. La versión del club vale, es buena, demuestra señorío, pero les puedo asegurar que al aficionado, al que paga, al que le toman por tonto muchas veces, le gusta más la fórmula de José Antonio Bosch, la de llamar a las cosas por su nombre, al blanco, blanco, y al negro, negro… porque no hay peor mentira que una verdad a medias.

El Betis fracasó con la contratación de Pozas, pero no hay mayor éxito que el de asumir el error para seguir creciendo, porque de nada vale dejar pasar el tiempo para maquillar un melón que parecía bueno y que tras ‘catarlo’ demostró no serlo…

Twitter: @tara11ara

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn