José Gordillo

Real Betis 0-1 Atlético de Madrid – Mucho corazón y poca cabeza

Escrito por José Gordillo. Creado en Real Betis

Tagged: , , , ,

0a25cf77-674f-49b1-aa67-140795ca161a

Nueva derrota del Real Betis en su estadio. Los verdiblancos no inquietaron lo suficiente a un Atlético que, a pesar del resultado, se encontró muy cómodo en la mayoría de fases del partido. Es la cuarta derrota consecutiva del Betis en su estadio.

REAL BETIS BALOMPIÉ: Adán (Dani Giménez, m. 62), Piccini, Bruno, Westermann, Varela; Xavi Torres (Dani Ceballos, m. 45), Digard, N’Diaye; Joaquín (Jorge Molina, m. 77), Cejudo; y Rubén Castro.

ATLÉTICO DE MADRID: Oblak; Jesús Gámez, Savic, Godín, Filipe Luis; Gabi, Tiago; Koke (Saúl Ñíguez, m. 81), Griezmann, Carrasco (Óliver Torres, m. 77); y Fernando Torres (Vietto, m. 69).

GOLES: 0-1, m. 7: Koke.

ÁRBITRO: Jaime Latre (Aragón). Mostró amarillas a Filipe Luis (8′), Tiago (26′), Jesús Gámez (37′), Bruno (53′) y Gabi (76′).

INCIDENCIAS: Estadio Benito Villamarín.

NUMBER 1 DEL BETIS: Cejudo.

Este año las historias que nos narra el Real Betis en su estadio se parecen demasiado entre sí. Pero todo en la vida se puede matizar y se podría decir que los verdiblancos, más allá de las circunstancias, compitieron durante algunas fases del partido contra un buen Atlético de Madrid aún más imprevisible que otros años. Igualmente, a pesar de la clasificación, los fallos de los béticos se repiten de forma un tanto preocupante.

El Atlético comenzó mostrando más voluntad por llevarse la victoria, sobre todo a balón parado y con cambios de ritmo en su juego, personificados en el eléctrico Carrasco, que fue una pesadilla para Piccini. Una mala salida de Xavi Torres bien presionada por los colchoneros posibilitó que Fernando Torres se quedase solo ante un Adán que, aunque detuvo el remate, nada pudo hacer en el rechace que Koke caza y convierte en gol.

Entonces el Atlético se sintió aún más cómodo sin pelota y le cedió la posesión a un Betis cuyo peligro se basaba en las ganas que intentaban ponerle Joaquín y Cejudo con sus galopadas. Este último realizó el primer remate bético, en un disparo flojo que atajó Oblak. Antes de la pausa, otra mala salida de balón verdiblanca acabó dejando solo a Carrasco frente a Adán, aunque el belga disparó al lateral de la red.

El Betis necesitaba ideas en ataque y, tras el descanso, Mel dio entrada a Dani Ceballos en lugar de Xavi Torres. A pesar de que el Atlético volvió a salir dominando la posesión, la circulación del juego bético mejoró. Un tiro de Cejudo, después de una buena pared con Rubén Castro, obligó a Oblak a realizar la mejor parada del encuentro. El Betis arriesgó y respiró más en el campo rival pero seguía sin la suficiente clarividencia.

La mala suerte quiso que Adán no se repusiera de un choque aéreo con Godín y tuviera que acabar dejando su lugar a Dani Giménez. El riesgo de los hombres de Pepe Mel dejó aun más espacios para los contragolpes madrileños. Antoine Griezmann gozó de dos opciones consecutivas, una que falla ante Giménez tras un pase de Carrasco y otra en la que cae en área verdiblanca y en la que pide penalti de Westermann.

A todo esto, Rubén Castro seguía siendo un islote en ataque y apenas tocó pelota, solo las que él mismo se ingeniaba para llevarse. Mel quiso darle apoyo con la entrada de Jorge Molina por un agotado Joaquín, pero alejar a Rubén de la portería no hacía más que reducir el peligro ofensivo del Betis. Aun así mantuvo el 4-3-3 durante todo el partido, lo que le permitió, al menos, competir con la medular rojiblanca.

Simeone sustituyó a Carrasco por Óliver Torres buscando recuperar ese dominio de balón que habían perdido un poco con la entrada de Ceballos. El Betis seguía intentándolo incluso con subidas de Bruno y Westermann, pero cuando se nublan las ideas depender de jugadas individuales para hacer gol se convierte en un casi imposible, por lo que el Betis dependía demasiado de su corazón y muy poco de su cabeza.

Para mayor infortunio bético, a falta de diez minutos y ya con los tres cambios efectuados, Digard se lesionó y, pese a que lo intentó, tuvo que dejar a los suyos con uno menos. Los verdiblancos no bajaron los brazos y tuvieron alguna ocasión más en contraataque y con un centro de Rubén Castro que Cejudo remató de volea, aunque muy desviado del marco que defendía el portero esloveno del Atlético.

El Atlético de Madrid se dispuso a consumar la victoria y adelantó sus líneas. Los de Simeone decidieron defender atacando la meta rival y jugando mucho en campo verdiblanco, aunque no acababan de apuntillar al Betis. Griezmann volvió a quedarse solo frente a Dani Giménez pero su disparo se estrelló contra la base del palo largo. No fue la mejor noche del francés, que erró mucho en la definición para lo que acostumbra.

Los últimos minutos de locura e ida y vuelta no impidieron que el Atlético se llevara los tres puntos del Benito Villamarín. El Betis compitió en fases concretas del encuentro pero sigue sin convencer en cuanto al fútbol que practica. La falta de recursos es evidente y, aunque la intensidad fue mayor que en otras ocasiones, debe pulir mucho más sus errores y encontrar el equilibrio entre el trabajo y la creación de juego.

Twitter: JOSÉ GORDILLO @GordilloJF

Foto: JOSE EMILIO GÓMEZ @JoseEmilioGomez