José Gordillo

Real Betis 0-4 SD Éibar – Por los mismos derroteros

Escrito por José Gordillo. Creado en Real Betis

Tagged: , , , , ,

bet-eib2

Continúa la mala racha en casa y esta vez la superioridad visitante resultó aplastante. Mal comienzo de año para un Real Betis que sigue sin ganar delante de una afición que acabó muy decepcionada con su equipo. El Éibar tuvo el choque controlado en todo momento.

REAL BETIS BALOMPIÉ: Adán, Molinero, Pezzella, Jordi Figueras (Kadir, 70’), Vargas; Petros, N’Diaye; Cejudo, Dani Ceballos (Portillo, 80’), Vadillo (Jorge Molina, 45’); y Rubén Castro.

SD ÉIBAR: Riesgo; Capa, Pantic, Ramis, Luna; Escalante, Dani García (Eddy, 83’); Keko, Adrián, Inui (Saúl, 61’); y Sergio Enrich (Borja Bastón, 76’).

GOLES: 0-1: Capa (3’). 0-2: Keko (17’). 0-3: Adrián (66’). 0-4: Borja Bastón (82’).

ÁRBITRO: Prieto Iglesias (Navarra). Mostró amarillas a Inui (13′), Jordi Figueras (16’), Vargas (34’), Jorge Molina (57′), Adrián (61′), Luna (66’) y Rubén Castro (92′).

NUMBER 1 DEL BETIS: Cejudo

El Real Betis se presentaba con ilusión a un partido difícil desde el principio. La SD Éibar es un equipo muy rocoso y compacto y te exige estar muy metido en todo momento si no quieres acabar pagándolo caro. Y el Real Betis lo pagó desde el inicio de la contienda. Ante las bajas, Pepe Mel alineó a Jordi Figueras y a Vadillo, pero ninguno de los dos respondió a la oportunidad con buen rendimiento.

Los primeros minutos resultaron familiares a la grada por los errores cometidos. La falta de concentración defensiva al inicio volvió a la palestra y al poco de empezar una subida por banda de Ander Capa terminaba con un disparo de éste que, tras rozar en un defensa, se acababa colando en la meta de Adán. De nuevo todo se ponía cuesta arriba muy pronto, y solo era el comienzo de la pesadilla dominical.

Solo Cejudo intentaba poner algo de ganas e intensidad en un equipo sin apenas alma. Aun así, al cuarto de hora Figueras tuvo en su cabeza el empate pero su remato se fue fuera. Pero solo sería un espejismo. El conjunto armero se volcaría sobre el área de Adán con Inui y Keko haciendo mucho daño por bandas. Precisamente el ex del Atlético haría el 0-2 al rematar de volea un centro de Enrich.

 

La sinfonía de silbidos y el enfado generalizado se iban cociendo en el graderío. Además, el Éibar seguía atacando y Adán tuvo que salvar un par de buenas triangulaciones entre Keko y Sergio Enrich. Aun así el Betis volvió a tenerla al borde del descanso. Riesgo reaccionó perfectamente a un remate a bocajarro de Rubén Castro, quien perdonaba una gran ocasión justo antes de irse a vestuarios.

En la reanudación Pepe Mel no tardó en mover ficha e introdujo a Jorge Molina por un discreto Vadillo. Los verdiblancos mejoraron y obtenían sus opciones desde el balón parado y Pezzella dispuso de un par de remates en el área eibarresa. Cejudo y Rubén Castro también intentaron el disparo pero sin inquietar a Riesgo. Mel aprovechó la inercia para meter más mordiente retirando a Figueras por Kadir.

Sin embargo, el Éibar volvería a golpear. A falta de veinte minutos una gran jugada colectiva acabó con el esférico en los pies de Keko, que abría para la subida por la derecha de Capa y este se la dejaba a Adrián para que la empujara a placer y finiquitara el partido. Los de Mendilíbar no se conformarían y Borja Bastón ingresaría en el campo por Sergio Enrich, quien ha tenido un gran papel.

Entonces el ariete madrileño puso al Villamarín en pie. En el ochenta controló un balón escorado a la izquierda del área bética y se sacó un tiro que acabó colándose por la escuadra del palo largo de Adán para el 0-4 definitivo. La afición bética aplaudía el gol y reconocía el baño con el que los guipuzcoanos habían infligido a los suyos. El resto de tiempo no tuvo misterio y el partido acabo así.

Castigo merecido para un Real Betis que de nuevo ofreció muy poco en su propio el campo y salió goleado. Mal inicio de año para los hispalenses que parecían más centrados en el derbi de Copa. Deberán ir pensando en sacar algunos puntos en el Benito Villamarín si pretenden conseguir los objetivos con cierta tranquilidad. Quizás el escarmiento les venga bien para hacer autocrítica y solventar errores.

Twitter: JOSÉ GORDILLO @GordilloJF

Foto: Real Betis