Real Betis: Dinamitando, que es Gerundio

Escrito por Jose Joaquin Solis. Creado en Real Betis

Tagged: , ,

Julio Velézquez y Alexis Real Betis

Torpezas dentro, intenciones desde fuera, el Betis parece un completo Caos. Ahora, la dirección Deportiva ¿Qué será lo próximo?…

 El problema de estar escribiendo cosas sobre el Betis al día de hoy es, principalmente, que tras exponer lo que uno piensa se quede antiguo a lo largo de los minutos, por la cantidad de cosas que pasan. Son tantas y tantas que uno ya desmemoriza, y lo peor, las que quedan por venir, que no serán pocas. El autor de este artículo, so pena de mojarse y cruzar determinadas líneas, dirá cosas que todos saben y otras no, asumiendo cierto riesgo al descrédito porque, en definitiva, uno cree en las fuentes, aun cuando las fuentes puedan equivocarse, que nunca traicionar.

 Desde antes de Semana Santa se ha estado trabajando con nombres sobre la mesa, sobre la contratación de un director deportivo. La idea, sin ser mala ni mucho menos, entra en el conflicto propio creado cuando se quiere uno de los buenos en Segunda, barato, que no esté bajo sospecha, y si fuera posible, bético o que conozca la casa. Con estos preceptos el beticismo del candidato, al principio, fue quedando en un segundo plano ante la necesidad de la eficacia por encima de los colores. Estepa, que de fútbol ya sabemos todos lo que sabe, tuvo una lista de candidatos a los que fue llamando, uno a uno, y darles la posibilidad de trabajar en un club como el Betis. No se lo creerán, pero el Betis es más atractivo de lo que parece. Como poco, un trampolín para saltar a sitios más altos, y la facilidad que da una afición que lo da todo a cambio de migajas.

Hasta aquí todo va bien. Lo que quizá muy pocos saben es que la llamada “Antigestión” del Betis también ha tenido lugar, y la sigue teniendo. Varios de los candidatos que han salido en los medios (Miñambres es, presuntamente, uno de ellos), han recibido llamadas desde el entorno de Lopera asegurando que, caso que vuelva, su contrato podría ir al cubo de la basura, ya que en su mente tiene su propio proyecto en el que el de turno no está. Díganme, incluso si el candidato no creyese en la llamada en sí, ¿habría alguien serio capaz de venir a un Betis así?. La respuesta es que sí: Serra.

El Balear está aún en el, probablemente, único club del país donde se puede pasar peor que en el verdiblanco. Su intención es la de venir al Betis, claro está, pero les aseguro que si otro club se le hubiese adelantado se habría ido a otro, porque más que trabajar aquí, quiere salir de Mallorca nadando, o como sea; pero el entramado en el que está impide de cualquier forma que el Betis lo contrate salvo que quiera meterse en más líos. La posible venida de Serra Ferrer lleva gestionándose desde la Semana de Feria, cuando de entre todos los noes salió un sí, quizá no por desafiar a Lopera, sino porque probablemente el del Fontanal, preso de ese orgullo que lo tiene encerrado en su casa, ni siquiera se haya dirigido a él para darle ni las malas tardes. Los intercambios de mensajes vía móvil entre Estepa y determinadas personas del entorno del Betis hacen, como poco, gracioso, el que se diga en los medios que está enojado con tanta filtración cuando el primero que sopla es él, porque entre otras cosas no tiene más remedio que llamar y consultar cómo tomar decisiones en una empresa cuyas formas desconoce.

En vez de descartar a Serra mucho antes, lo hacen ahora cuando se necesita un director deportivo para fichar. El nombre de Antonio Fernández es una idea tan buena que lo más normal sería que no saliese. No es nada difícil fichar sin un director deportivo;  es más, a estas alturas y teniendo que incorporar futbolistas, más vale darle mando a Alexis que esperar a que quien llegue aterrice y se entere de lo que va esto. Cardeñosa, que lleva casi quince años sin estar en el mundo del fútbol, es una cara famosa, al igual que Serra, para contagiar por encima de trabajar eficazmente. El trabajo del que fuera el mejor entrenador de la historia no avala una buena labor en un despacho. Mallorca es una prueba.

De Lopera o su entorno, poco hay que decir que de él no se espere. Aún hay quien cree que por el Betis deja su sangre; y para no entrar en la cárcel hará también lo que haga falta, porque haciendo lo que hace piensa que las acciones volverán a sus manos.

Y a todo esto, el Betis. Pobre Betis

Twitter: betis_com_es