Real Betis: Un derrumbe sin precedentes

Escrito por Jose Joaquin Solis. Creado en Number1 opina, Real Betis

Tagged: , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Mel Guillen y Stosic

Tres temporadas incorporando jugadores sistemáticamente peores que los que se han ido, dan como consecuencia un derrumbe sin precedentes. El descenso es casi un hecho.

Un tipejo de dudoso respeto empezó a fichar, sin pagar, una plantilla que de sobra iba a subir a Primera División, pregonando además una gestión deportiva que serviría aún más para dejar en la ruína a un Betis con números rojos que dejó otro ruin de cuidado. Declaró al Betis en concurso para ir pagando cuando le diese la gana y, mientras tanto, hacer sus trapicheos como mejor le hubiese venido. Lo demás ustedes ya lo saben.

Lo que este Consejo no supo nunca (y digo bien,  no supo), es que mientras que esta plantilla se mantenía en pie con los fichajes del chorizo pamplonica, el Betis pudo hinchar su globo porque los jugadores lo daban, amén de que el Betis no estaba demasiado respetado por parte de unos rivales que siempre lo consideraron equipo de permanencia. Un puesto medio en la tabla, más una posición en zona europea, no son precisamente malos resultados para quien está en Concurso de Acreedores, aunque siempre puede pedirse algo más. Fueron los dirigentes actuales quienes cometieron el error de creerse que al Betis se lleva con el sombrero puesto, que la política de recortes era magnífica, o que los fichajes de las anteriores temporadas eran poco menos que magníficos. La consecuencia ha sido la de la caída en picado de un club que está dirigido por completos ignorantes,  inconscientes de este mundo tan siniestro llamado fútbol.

Si Mel se hubiese quedado, a lo mejor era malo, pero como por sistema lo que viene siempre empeora lo que se marcha, el entrenador no iba a ser una excepción. Garrido, ahora bajo sospecha de comisiones, parecía estar deseando que lo echen tras las declaraciones en el partido contra Osasuna. No puede con esto y ya lo sabe, así que lo que toca es esperar un despido y cobrar por un trabajo breve, que en definitiva es lo que hacen todos: esperar su hora.

Bosch ya está fuera por los temas ya conocidos. Antes, Stosic, Mel, León Lasa…Y me la juego que Guillén hará lo mismo  porque, salvo Lopera, que está dispuesto a vivir en una cueva pasando del  mundo, pocos aguantan en el palco la presión de un público que cada quince días grita dictando sentencia.

Costó trabajo cortar la cabeza de Luis XVI, pero cuando se cogió el truco a la guillotina, rodó hasta la de Roberpierre, que supuestamente era de los buenos.  Es lo que pasa en un castillo de naipes: se cae una sola carta y…

Pobre Betis, madre. Pobre Betis.

Twitter: @betis_com_es

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn