Rubén Castro y la sonrisa perdida…

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Number1 opina, Real Betis

Tagged: , , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

ruben-castro-betis-madrid_jeg7374

No está bien Rubén Castro, y basta con mirarle o hablar con su círculo cercano para darse cuenta de ello. Su caída en banda izquierda y su suplencia tras dejar claro que quiere jugar arriba, claves.

No es el Real Betis un equipo que pueda permitirse los lujos de dejar a su mejor hombre fuera del terreno de juego. Pese a ello, Gustavo Poyet lo hizo en Pamplona al dejar en el banquillo a Rubén Castro, que en las escasas jornadas que llevamos disputadas del campeonato ya ha vivido situaciones muy dispares. De máximo goleador del Campeonato y máximo artillero del equipo verdiblanco, a verse, primero en una posición que no es la suya y posteriormente en el banquillo a pesar de ser el delantero más en forma de Heliópolis.

Gustavo Poyet le puso en la banda en lugar de como hombre más adelantado y el Betis lo fue notando de la peor forma posible, con la falta de goles con lo que eso supone en un equipo como el Betis. El técnico dijo que era algo que había hablado con el canario y que éste lo había visto bien. Ya saben que las mentiras tienen las piernas muy cortas y bastó una comparecencia de Rubén Castro para sellar su ampliación de contrato para preguntarle y saber que esas manifestaciones del técnico no eran tal.

El delantero verdiblanco dejó claro que donde le gusta jugar es arriba como punta y que si lo hacía en banda era porque así se lo había dicho el entrenador no porque él quisiera como dijo Poyet. Resulta curioso que apenas una semana después de esa sinceridad de Rubén, el canario haya probado la crueldad del banquillo…

Rubén Castro no era suplente desde el pasado 5 de abril de 2014, así que ya ha llovido desde entonces. Si algo ha dejado claro el técnico verdiblanco es que juega con un hombre en punta y ahí, hasta la fecha no ha entrado en gracia el canario. Todo ello, pese a ser el mejor delantero de la plantilla y dicho de paso, máximo goleador de la historia de la entidad heliopolitana.

Ahora se abre un compás de espera para ver que tal reacciona Rubén con esta situación atípica, ya que bien sabemos que el canario es un jugador que necesita sentirse importante. Probó la suplencia puntualmente con Pepe Mel pero con la diferencia que el madrileño ha sido siempre su ‘padrino’ y el técnico que mejor le ha entendido en su carrera. El canario necesita sentir esa complicidad con su entrenador y desde que llegó Poyet no ha habido ‘feeling’, algo que se tiene, o no se tiene.

Rubén Castro ha mantenido su malestar en silencio, tan sólo se ha pronunciado en su círculo de confianza, y eso le honra, porque alguien de su peso en el vestuario y en el beticismo podría haber levantado la voz, pero ha preferido callar por el bien del equipo. No entiende que siendo el delantero más en forma no juegue en el ataque. No entiende una suplencia por la que no dio motivos, en definitiva, no está feliz a pesar de que con la renovación alcanzó ese punto ideal de estar donde uno quiere estar.

Ahora tan sólo basta esperar a la próxima jornada en el importante partido ante el Espanyol para ver si Rubén Castro repite suplencia o si por el contrario se queda satisfecho del ‘experimento’ realizado en El Sadar, donde el resultado le evitó muchos palos. Hay Rubén para rato, ha demostrado que la edad no es un problema, todo lo contrario pero resulta curioso que su técnico cuestione al futbolista franquicia del Real Betis justo cuando éste ha sido renovado.

Un apena buscar un problema, en el único sitio donde no lo había y que al igual que ocurriera antes del partido del Real Madrid, con resultado nefasto, donde se habló de compras de acciones y demás, ocurra ahora lo mismo, con una polémica que nunca debió surgir, y más si cabe a puertas de una nueva final para los verdiblancos.

Sio pone un circo… le crecen los enanos.

JOSÉ MIGUEL MUÑOZ @tara11iker

Foto: JOSÉ EMILIO GÓMEZ @JoseEmilioGomez

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn