Se cumple un año del ‘frenazo’ en la carrera de Vadillo

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Real Betis

Tagged: , , , , , , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Hoy se cumple un año de aquella maldita lesión en el Santiago Bernabéu, una lesión que frenaba en seco la brillante trayectoria del canterano Álvaro Vadillo, que desde entonces no es el mismo.

Un año, 365 días, eso es lo que ha transcurrido desde aquella maldita lesión que cortaba de cuajo la trayectoria imparable de Álvaro Vadillo. Una lesión ante el Real Madrid, en el que debía ser su partido como así estaba siendo hasta esa entrada de Sergio Ramos que le dejaba fuera de combate. Una carga que provocó que Vadillo perdiera el equilibrio pisando mal al caer.

Su técnico no dudó en apostar por él pese a ser el Bernabéu el escenario a visitar, y el canterano no le defraudó hasta que esa lesión le obligó a abandonar el terreno de juego en camilla. Comenzaba entonces su calvario particular. Pruebas y más pruebas que confirman lo que se temía: la grave lesión del internacional y por tanto estar alejado de los terrenos de juego un largo periodo de tiempo.

El joven canterano afrontaba una faceta nueva para él. Horas y horas de duro trabajo, tanto en el gimnasio como posteriormente en el terreno de juego pero con el balón, su mejor amigo en el campo, lejos de él… Se habían cortado de raíz sus sueños, sus ilusiones y lo peor, una trayectoria imparable por lo visto en el ‘campo de batalla’ durante todo ese tiempo. El futbolista más joven en jugar, y que ya había captado el interés de los grandes de Europa; uno de ellos incluso quiso ficharlo a pesar de su lesión.

Pero el Betis sabía del potencial de su canterano y no dudó en seguir apostando por él. Pero la lesión sufrida le ha hecho mucho más daño del esperado, ya que su presencia en el primer equipo ha sido anecdótica, en algún amistoso y poco más. Desde entonces no ha vuelto a jugar ni un solo partido oficial a pesar de como siempre hacer la pretemporada con la primera plantilla.

Su rendimiento no ha vuelto a ser el mismo desde entonces, y en la pretemporada evidenció estar por debajo de su nivel habitual, algo que no gustó a Mel que sabe premiar al que le responde pero también dar lecciones al que no llega a lo exigido. Del Cielo a la cruda realidad de la tierra en apenas un año, 365 días.

De jugar ante el Madrid a no hacerlo en Segunda B con el Cacereño, aunque por culpa de unas molestias, es cierto que en otras circunstancias esas molestias no le habrían impedido estar. Mel no se casa con nadie y un ejemplo de elo son sus recientes palabras sobre Vadillo: «Lo que quiero es que Vadillo sea el mejor del Betis B, y entonces vendrá con nosotros. Lo mismo que hicieron Nono, Pozuelo…».

Twitter: @tara11ara

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn