Antonio Fernández, el hombre invisible

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Entrevistas, Sevilla FC

Tagged: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Hablar de Antonio Fernandez es hacerlo de uno de los grandes ‘desconocidos’ del fútbol. Uno de esos ‘hombres invisibles’ que merodean los estadios de los países más variopintos en busca de futbolistas de futuro. Su mayor descubrimiento: Daniel Alves. Su mejor premio: el reconocimiento ganado en estos años siempre en un segundo plano y la amistad con Dani Alves, futbolista que no olvida que su explosión en Europa y su fichaje por el Sevilla FC se la debe a Antonio Fernández.

El fútbol es arte, y eso debió pensar este jerezano apasionado del flamenco y que en la actualidad es uno de los hombres más reconocidos en la oscura labor de cazar esos talentos del fútbol desconocidos para la gran mayoría. Los llamados ‘ojeadores’, parcela en la que demostró desenvolverse a las mil maravillas, y que le valió tras triunfar en el Sevilla FC, y pasar por la dirección deportiva de Xerez y Valencia, para alcanzar todo un campeonato del mundo con la selección española. Es Antonio Fernández, el ‘Hombre invisible de nuestro fútbol’, que puede presumir de ser el técnico más joven en conseguir la triple corona: campeón de España, de Europa y del Mundo.

– No me negará que lo suyo es ir de tapado…

Sí, la verdad es que siempre he estado en un segundo plano y además creo que he sabido jugar ese papel a la perfección y eso me ha beneficiado. Al fin y al cabo la gente importante es la que he tenido por encima, los que dan la cara al público en general.

– Ahora ese papel de pasar desapercibido se le pasó ¿no?

Sí, han pasado muchos años y ya la gente te va conociendo más, sobre todo después del resultado ofrecido por algunos de los jugadores que yo llegué recomendé, de los buenos años vividos en el Sevilla FC y sobre todo tras el éxito de la selección en el pasado Mundial de Sudáfrica.

– Imagino que eso también complica su labor a la hora de fichar ¿verdad?

Por supuesto es más complicado y más aún estando en el Málaga porque la gente sabe que hay dinero y lo quieren a toda costa. Yo no veo mal comprar, pero no a cualquier precio.

– Se ha convertido usted en un ‘veterano’ de 40 años…

Soy un abuelo de 40 años (risas). La verdad es que tengo la experiencia suficiente, soy como un disco duro que trato de almacenar mucha información todo ello gracias a la suerte de haber trabajado con personajes ilustres de nuestro fútbol como: Manolo Ruiz Sosa, Pepe Alfaro, Monchi, Miguel Ángel Ruiz, Fernando Hierro, Vicente del Bosque; son muchos viajes, muchos lazos… me siento orgulloso de lo conseguido. El fútbol me ofreció mucho y yo lo he aprovechado.

– El ex técnico del Sevilla Manolo Jiménez fue uno de los primeros en confiar en un desconocido Antonio Fernández.

Manolo Jiménez es crucial en mi carrera deportiva. Coincidimos en el curso nacional de entrenadores el año que entró Monchi con Caparrós a dirigir al Sevilla FC. A Manolo le gustó en el curso de entrenador mi forma de ver el fútbol y me pidió informes para el Sevilla Atlético de los Reyes, Antoñito, Marcos… Así comenzó todo en el Sevilla. Luego mi vinculación con Monchi fue creciendo y ahora es total, somos muy amigos y le estoy muy agradecido pero no debo olvidar que el primero que se fijó en mí fue Manolo Jiménez.

– ¿Usted pudo hasta haber sido el sustituto de Monchi no?

Cuando Monchi decidió abandonar el club para marcharse al Almería coincidiendo con la famosa semifinal ante el Schalke 04 mantuvimos una reunión informal con el presidente y varios consejeros que me comentaron que su puesto lo cogeríamos Ramón Vázquez y yo de forma compartida. Todo quedó en eso y al final, afortunadamente para él y para el Sevilla, Monchi se arrepiente y el resto de la historia de los títulos es conocida por todo el mundo.

– ¿Se ve regresando al Sevilla FC ahora que se habla de la posible salida de Monchi a la Federación Española?

Yo ahora me debo al Málaga CF donde estoy muy a gusto y con un equipo de trabajo magnífico. Evidentemente nunca se sabe lo que puede pasar. Desde que salí del Sevilla FC he ido creciendo y cumpliendo etapas, un largo camino por Xerez, Valencia y la Real Federación Española de Fútbol con la selección y viviendo la increíble experiencia del Mundial con España hasta llegar al Málaga.

– Vaya trabajo el de Del Nido y Monchi ¿no cree?

Un porcentaje muy elevado de lo conseguido por el Sevilla FC hay que atribuírselo a Monchi y al presidente, pero sin olvidarnos de los jugadores que son los máximos culpables del éxito. Bien es cierto que todo se ha sustentado en la parcela deportiva con Del Nido que es ambicioso y cree a pasos agigantados en la parcela deportiva. Aprieta a su gente y eso es bueno porque tiene las ideas muy claras; además es el primero en encajar las críticas y ha entrado en la historia del Sevilla FC por méritos propios. Y tampoco quiero olvidarme de Joaquín Caparrós que inició este proyecto y Juande Ramos que es con diferencia el mejor entrenador de la historia del Sevilla FC.

– Bueno, algo tuvo usted también que ver en tanto acierto según cuentan…

Yo era una parte más de la maquinaria perfecta que tenía el Sevilla FC. Cada uno teníamos nuestra parcela y el magnífico rendimiento se ve reflejado perfectamente en el éxito de todos esos años.

– Usted cambió la vida de Dani Alves pero no me negará que él hizo lo propio con usted.

La verdad es que sí, los dos jugamos un papel importantísimo en la vida deportiva y personal del otro. El hecho de tomar esa decisión en una situación muy complicada para el club, un chaval de 18 años, sin tiempo apenas para verlo… Fue crucial para ambos porque Dani Alves pasó de ser un auténtico desconocido a convertirse en el mejor lateral derecho del mundo; de costar 800.000 dólares a convertirse en el traspaso más grande de la historia del Sevilla. Siempre da un rendimiento tremendo, indistintamente donde juegue y evidentemente está muy unido a mi trayectoria.

– Confiese: ¿Ya se veía que era tan bueno este Dani Alves?

Por muy optimistas que fuéramos, nadie pensaba ni podía imaginar que iba a dar tanto rendimiento como el que ha dado porque llegaba muy joven, con apenas 18 años, una cultura diferente… Me demostró que tenía mucha hambre de triunfo. Recuerdo que llegó con 18 años en diciembre y a la vuelta del verano ya venía casado y centrado, tenía muy claro los pasos a dar para triunfar. Y los números están ahí, costó menos de un millón de euros y en apenas unos años lo multiplicó por 36.

– ¿Qué puede decirme del Dani Alves actual?

Dani Alves es el futbolista total, tiene un buen trato con el balón y da infinidad de soluciones en ataque. Es completísimo, no hay otro como él. En lo personal nuestra relación es fantástica, nos vemos y hablamos muy seguido.

– Y habrá quien diga que es usted un hombre con suerte…

Sí, el que no conozca mi trayectoria, mi ansia y mi formación puede pensar que tengo suerte. He vivido la mejor etapa del Sevilla FC de fútbol y de títulos, la Copa del Rey del Valencia y desde la selección he vivido lo máximo, el Mundial. Más que una varita mágica he sabido estar en el sitio justo y dedicar mucho tiempo a esto para crecer cada día.

– Y lo más difícil, ha sabido mantener los pies en el suelo.

Es fundamental no olvidar de donde viene uno. Valoro mucho lo que he conseguido porque se lo que me ha costado llegar donde estoy ahora. Y para eso ha sido fundamental administrar en su justa medida los momentos de euforia y no pensar en cosas que no debo. Tras el éxito con el Sevilla FC no dudé en marcharme al Xerez al igual que tampoco lo hice al dejar la selección española tras la hazaña del Mundial para irme al último clasificado de la Liga.

– Cuéntenos algún secreto del Mundial y de la selección que usted vivió en primera persona.

Hay una anécdota que siempre recordaré y esa no es otra que yo no viví en directo el gol de Iniesta en el campo. Le cuento, el partido seguía empate y bajamos en ascensor desde el palco porque pensábamos que llegaríamos a los penaltis. Ya en el túnel que lleva al terreno de juego oímos el estruendo por el gol pero no sabíamos si era de España o de Holanda, así que imagina la incertidumbre que vivimos esos segundos que se hicieron interminables. Lo peor no es eso sino que con tanta celebración no pude ver el gol hasta casi llegar a España (risas).

– ¿Cuándo supo que el gol era de España?

Al acercarnos al campo vimos a Pepe Reina y Marchena correr tras Iniesta. Comenzaba la fiesta. Un momento inolvidable. El resto, se lo puede imaginar…

– ¿Realmente era tan bueno el ambiente dentro de la selección como parecía desde el exterior?

El ambiente en la selección es fantástico, se ha conseguido hacer una gran familia y eso se nota no sólo con los resultados obtenidos sino con el buen ambiente que se viene respirando todos estos años.

– ¿Qué pensó cuando vio a Su Majestad la Reina rompiendo con la euforia cualquier tipo de protocolo?

Me acordé de mis inicios en mi pueblo, Guadalcacín (Jerez), en campos de albero, con cuatro balones, dos de ellos pinchados…Te acuerdas de los malos momentos y luego fríamente te das cuenta de que has vivido ser campeón del mundo con la selección española, campeón de Europa con el Sevilla y campeón de España con el Valencia. Muchos sueños en una sola vida.

– ¿A qué jugador de la selección recuerda de forma más especial?

Especialmente a aquellos con los que tengo más amistad: Sergio Ramos, Jesús Navas, Mata, Llorente… pero me quedo con los 23 que estuvieron en el Mundial de Sudáfrica porque hicieron que España fuera respetada por todo el mundo. De todos tengo un recuerdo impresionante y cada uno me aportó algo especial; fueron 52 días juntos para acabar con la explosión de conseguir lo máximo que se pueda alcanzar.

– ¿De los futbolistas que ha seguido ¿tiene una espinita con alguno de ellos?

Van Persie porque estaba cerrado el acuerdo con el Feyenoord para que recalara en el Sevilla y al final terminó en el Arsenal que se metió por medio a última hora. Y De Jong que incluso estuvo un fin de semana en Sevilla y por una enfermedad de su madre se fue al Hamburgo para estar más cerca de casa. Los dos eran muy jóvenes.

– ¿Y a cuál se llevaría al fin del mundo?

Sin duda a Dani Alves por todo, su forma de ser, la situación económica que vivía el Sevilla, el magnífico rendimiento que ofreció siempre…

– ¿Cómo termina en el Málaga todo un campeón del mundo como usted?

Cuando recibí la llamada no dudé aceptarla porque me parecía un proyecto muy interesante y ambicioso pero a la vez complicado. Trabajamos 24 horas al día para sacar al Málaga de esta situación y aunque es cierto que seguimos los últimos también lo es que si atamos los puntos de La Rosaleda dependemos de nosotros mismos.

– Como hombre de fútbol ¿entiende que Pellegrini no siguiera en el Real Madrid tras la gran temporada que completó pese a ser segundo?

No, no entiendo que no siguiera en el Madrid porque los proyectos no se deben valorar a corto plazo. Es cierto que el Madrid está obligado a ganar títulos, pero no entiendo los cambios porque al final no se culminan los proyectos.

– Cuéntenos un secreto ¿Sabe de fútbol el Jeque?

No sólo sabe de fútbol, sino que le encanta. Son apasionados de este deporte aunque sean de una cultura diferente. El Jeque tiene al Málaga como a su niño pequeño y juntos soñamos hacer un Málaga grande.

– Aunque no me negará que su presencia ayuda poco a la hora de fichar…

Sí efectivamente. A la hora de fichar todo el mundo sabe que el Jeque está ahí. Conclusión: Málaga huele a dinero y eso hace que mucha gente piense que por ello se va a tirar.

– Su tarjeta tendrá bastantes millas de vuelo ¿no?

(Risas) La verdad es que son tantos los kilómetros que ya conozco a todas las tripulaciones. Es cierto que viajo mucho pero te puedo asegurar que lo hago con la misma ilusión que el primer día cuando fui al Sudamericano Sub-20 y firmamos a Dani Alves. Fue mi primer viaje a Sudamérica y lo recuerdo todo, como si hubiera sido ayer.

– ¿Cuál es el secreto del éxito del Sevilla FC que usted conoció?

El organigrama que confeccionó Monchi fue uno de los éxitos más importantes porque cada uno sabía lo que tenía que hacer. Del Nido y su Consejo lo organizaron todo de forma que el éxito estaba asegurado. De hecho ha sido un modelo que han intentado copiar clubes de España y Europa.

– Hábleme de Vicente del Bosque.

Hablar de Vicente es hacerlo de un señor con letras mayúsculas una persona humana, comprensible y con un dominio del grupo espectacular. Cada día, de estos tres años, que he desayunado con él he intentado aprender porque Vicente es una enciclopedia de fútbol.

– ¿Fernando Hierro?

Sencillez, liderazgo, cercanía, amigo… La verdad es que he tenido la suerte de trabajar con tres de los mejores directores deportivos del país: Monchi, Miguel Ángel Ruiz y Frenando Hierro. Torpe sería si no hubiera aprendido de ellos.

– ¿Un sueño?

Sigo soñando porque el día que deje de soñar dejo el fútbol. En la selección el sueño era ser campeón del mundo y en el Málaga nuestra Copa del Mundo se llama lograr la salvación.

FLAMENCO, MANAGER Y ENTRENADOR

Antonio Fernández es un hombre inquieto y así lo ha demostrado a lo largo de su vida personal y profesional. “La verdad es que siempre he sido precoz en mi formación y mi valentía para afrontar los retos me ha ayudado a crecer. Por mi condición de jerezano he estado muy ligado al apasionante mundo del flamenco hasta que una lesión me llevó a formarme como técnico hasta conseguir sacarme el título de entrenador nacional”.

Pero entre el flamenco y el fútbol fue representante de uno de los actuales cantante de moda, el también jerezano David Demaría. “A mi amigo David Demaría le grabé su primera maqueta cuando estaba en un quinteto antes de iniciar su carrera en solitario. David siempre ha dicho que he tenido muy buen ojo para todo, no sólo para el fútbol”.

PRESIDENTE CON 21 AÑOS

Otra de las parcelas donde probó suerte Antonio Fernández fue en la de presidente del equipo de su pueblo, Guadalcacín. “Con 21 años fui presidente del Guadalcacín porque si no me hacía cargo desaparecía. Ahí estuve hasta que pude encontrar un sustituto porque lo que a mí me gustaba de verdad era entrenar y gracias a eso llegué al Sevilla”.

Guadalcacín ha sabido reconocer el éxito de uno de sus hijos predilectos al poner el nombre de Antonio Fernández al Campo de fútbol Municipal tras el éxito logrado en el Mundial.

ONG MUCHO MÁS QUE FÚTBOL

El éxito no ha nublado el horizonte de Antonio Fernández, todo lo contrario, lo ha aclarado y le ha convertido en una persona solidaria con los problemas que azotan a la sociedad. Así nació ‘Mucho más que fútbol’ un proyecto que ha creado con la idea de que “este taller transmita los valores éticos y sociales que llevamos a cabo con los presos de la cárcel de Valdemoro para tratar de arrancarles una sonrisa. Eso me ha dado tiempo de reflexionar desde un punto de vista diferente”. Son ya dos años en los que han pasado los más destacados del mundo del fútbol, la canción, la televisión… “Por la cárcel han pasado para colaborar con este proyecto gente del nivel de Sergio Ramos, Cristhian Gálvez, Del Bosque, Fernando Hierro, David Demaría… en definitiva gente conocida que aportan su granito de arena para una reinserción más fácil y darle unos valores”. Y no para ahí: “La idea ahora es llevar este proyecto ahora que estoy en el Málaga a la cárcel de Alhaurín de la Torre”.

Twitter: @tara11ara


 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn