David Ruiz

Atlético de Madrid 1 – 1 Sevilla FC – La fe llega para salvar un punto

Escrito por David Ruiz. Creado en Sevilla FC

Tagged: , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

El Sevilla FC empató en el Metropolitano en un partido que le da opciones, aunque mínimas, en sus aspiraciones de cuarta plaza. Sarabia marcó el tanto que llevó las tablas a un marcador que abrió Koke. Con un solo punto en la última jornada sería quinto o sexto.

ATLÉTICO DE MADRID: Oblak; Juanfran, Godín, Montero, Filipe Luis; Koke, Rodri (Correa, m. 54), Thomas, Saúl; Griezmann y Morata (Lemar, m. 77).

SEVILLA FC: Vaclik; Navas, Kjaer (Aleix Vidal, m. 46), Gnagnon, Sergi Gómez; Sarabia, Gonalons (Amadou, m. 35), Roque Mesa (Rog, m. 75), Franco Vázquez; Munir y Ben Yedder.

GOLES: 1-0, m. 29: Koke. 1-1, m. 69: Sarabia.

ÁRBITRO: De Burgos Bengoetxea (Comité Vasco). Sacó amarilla a Roque Mesa, Thomas, Aleix Vidal, Morata, Koke, Munir y Saúl.

INCIDENCIAS: Estadio Wanda Metropolitano. 60.000 espectadores

NUMBER 1 DEL SEVILLA: Sarabia

De nuevo estuvo a punto de ser un partido para olvidar del equipo nervionense. Lo salvó una segunda mitad donde recuperó la fe, esa que parece haberse perdido en las últimas jornadas. El Atleti no se jugaba nada y ni mucho menos jugó a su nivel, pero el Sevilla no lo terminó de aprovechar. Tiró la primera mitad y no le fue suficiente la segunda para voltear el marcador.

Porque los primeros 45 minutos sevillistas volvieron a ser sonrojantes. Sin alma, ni actitud. Con un plan de ataque que brilló por su ausencia y que temblaba como un flan a poco que el Atleti pisaba área. Se veía venir la derrota tan solo en el pitido inicial, al menos, el gol en contra. Y este acabaría llegando, como no podía ser de otra manera, sin que el Atleti pisara mucho el acelerador.

Hasta entonces solo Franco Vázquez en la única llegada sevillista con peligro demostró que el Sevilla tenía algo en juego. Porque ahí radica la raiz del problema: la plaza de Champions estaba en lidia y los de Caparrós parecían no querer aprovecharla. Koke hizo el primer tanto a la media hora, Kjaer volvió a aparecer en la foto, Gonalons se lesionó y la imagen hasta el descanso era pésima. Nada nuevo.

Pero en la segunda algo cambió. Quizá fuera el propio Atleti, quien contagiado por el ritmo lento y el hastío que su rival demostraba ante el partido, dio un paso atrás. Suficiente para que el Sevilla se fuera conectando e impidiendo que los de Simeone, sin nada en juego, no lo hicieran. Fue clave la entrada de Amadou y también la salida de Kjaer, que llevó al eje de la zaga a Gnagnon, hoy lateral.

Pero el cambio más significativo iba a llegar en los últimos 20 minutos y el detonante sería el tanto del empate. Obra de Sarabia tras un buen centro de Franco Vázquez. El Sevilla más previsible en ataque de las últimas temporadas se había encontrado con el premio. Ahora tocaba guardarlo. Era un tesoro preciado, pues mantenía la llama de la Champions viva. Sorprendentemente, fue a por más.

Y es que fue entonces cuando pareció que el Sevilla entendía lo que estaba en juego. Encerró al Atleti, que solo salió con cuenta gotas, lo tapó bien en sus llegadas y buscó con ahínco el segundo tanto. La peor noticia volvió a ser un Roque Mesa que, cuando tiene la responsabilidad total en el centro del campo, se pierde. Mal partido que le pudo costar la roja. Su sustituto, Rog, fue clave.

Porque el croata terminó de cerrar los espacios por los que el Atleti estaba consiguiendo correr y juntó bien a los suyos en ambas fases, mostrándose complementario a Amadou. Fue entonces cuando comenzaron a aparecer los laterales con más frecuencia: Navas por la derecha, asociándose con Sarabia y Ben Yedder, y Aleix Vidal por la izquierda, haciendo lo propio con Munir y Franco Vázquez.

Fueron buenos minutos sevillistas, pero el tiempo corría muy deprisa y se quedó sin él cuanto más lo necesitaba. Y quizá lo obtuvo tarde. Como tarde ha llegado el Sevilla a la pelea por el cuarto puesto. Ha sido una temporada muy irregular, con más sombras que luces y no ganar en el Metropolitano no será sinónimo de fracaso en su objetivo, sino no haberlo hecho meses atrás.

Las cuentas en la última jornada son claras. El Sevilla debe ganar. Si lo hace, tendrá la quinta o sexta plaza asegurada, si bien también le vale para ello el empate. Y si gana, tendrá que esperar que pierdan Getafe y Valencia, solo así conseguirá la cuarta plaza. La derrota lo llevaría al séptimo puesto, teniendo que volver a cargar la pretemporada con tres previas. En juego, demasiado.

Twitter: DAVID RUIZ @David_ruizm

Fotos: Sevilla FC

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn