Brotes verdes en el culo

Escrito por Rafael Sarmiento. Creado en Number1 opina, Sevilla FC

Tagged: , ,

Brotes-verdes-por-Municipalidad-de-Antofagasta

Hay que ver cómo pueden cambiar las cosas en esto del fútbol. Ayer, jugando horrible, el Sevilla es capaz de ganar por goleada un partido que hace un mes y medio se perdía seguro. Dicen que estas cosas son las que hacen apasionante este deporte. Yo añadiría que esto es un juego y que la suerte influye a veces también.

No voy a hacer la de Víctor Orta. Que, por cierto, si en su día mentó la suerte para explicar el mal momento del equipo, ahora podría hacer lo propio, pero en sentido inverso. Yo siempre he mantenido que la suerte es fundamental en cualquier juego. E influye, claro que influye, aunque más lo hace tener buenos jugadores. Eso por supuesto.

Porque ayer el equipo, aparte del buen hacer de Emery y de que, aun jugando mal, la intensidad que ponen los jugadores no la conocíamos desde hace años, tuvo suerte. Ayer, los rebotes en el área le cayeron a Negredo. Que luego hay que meterlas, y el vallecano se dejó de vaselinas, taconcitos y mariconadas varias y las pegó a romper. Pero esos rebotes antes iban para otro lado. Aparte, ayer, los postes fueron para el rival, no para nosotros. ¿Qué partido hubiéramos visto si el Celta mete esa que se fue al travesaño y nos empata al borde del descanso? No digo que no hubiésemos ganado, pero la cosa habría sido diferente. Y mucho más complicada.

Hace unos días hablaba de las inercias. De cómo, sin saber bien por qué, de repente todo sale bien cuando antes salía mal. Por supuesto, el trabajo del entrenador tiene algo que ver. Eso es forzoso, es imposible que sea casualidad. Pero sin esa pizca de suerte, sin ese viento que cambie, sin esa inercia que se vuelve positiva, ese trabajo desmerece. Sin duda, ya lo hemos visto en otras ocasiones.

Y eso que Emery lo está teniendo complicado. Ha ido paso a paso, empezando por hacerse con un once titular (del cual ya le han quitado una pieza, el central más veterano), y poco a poco está intentando introducir nuevos elementos para, al menos, tener un mínimo de fondo de armario.


Jugadores como Coke, Manu del Moral, Maduro y Alberto Moreno están entrando en el equipo para relevar a Cicinho. Reyes, Medel (o Kondogbia) y Fernando Navarro, indiscutibles hasta hace muy poco (alguno lo sigue siendo). Lo que pasa es que el Sevilla tiene la plantilla que tiene. Razón de más para agradecer que la suerte haya cambiado. Hay que tirar con lo poco (poquísimo) que se tiene hasta final de temporada. Y crucemos los dedos.

Al menos, una cosa está clara. El Sevilla juega de otra manera (mucho más intensa) y eso nos sirve para doblegar a equipos menores. Sin maravillar a nadie, de forma tosca y fea a menudo, incluso cediendo la posesión del balón jugando en casa contra un equipo que lucha por no descender como el Celta. Pasando fatiguitas en ciertas fases de los partidos. Sí, es cierto, pero también lo es que los jugadores (la mayoría) no bajan los brazos, aprietan y aprietan, ya vayan ganado (como ayer) o sin ninguna posibilidad de sacar algo positivo (como en la vuelta de la semifinal de Copa). De esa manera, el aficionado siempre puede tener la esperanza de que, a pesar de que se produzca algún revés (como pudo ocurrir ayer con ese balón al larguero), el equipo puede aspirar a darle la vuelta a la situación. Al menos mucho más que si se bajan los brazos como pasaba hace no tanto.

Y si para colmo nos empieza a acompañar un poco la suerte…. Decimos los sevillistas que el Betis ha tenido una flor en el culo durante buena parte de lo que va de temporada. Puede que a nosotros nos estén saliendo brotes verdes en esa zona también. Bienvenidos sean. Que al menos podamos salvar la temporada. Y, por favor, que al año que viene no se cometan los mismos errores.

Twitter: @Ravesen_