David Ruiz

Celta de Vigo 4 – 0 Sevilla FC – Demasiadas pesadillas

Escrito por David Ruiz. Creado en Sevilla FC

Tagged: , , , , ,

El Sevilla FC vuelve a hacer el ridículo en Liga mostrando una pésima imagen en la segunda mitad que le costó una nueva goleada. Dos goles en propia puerta de Arana y un certero Iago Aspas fueron suficientes. 

CELTA: Sergio; Hugo Mallo, Roncaglia, Sergi Gómez, Jonny (Cabral, m.76); Lobotka, Pablo Hernández (Boyé, m.82), Wass (Radoja, m.73); Méndez, Pione Sisto y Iago Aspas.

SEVILLA FC: David Soria, Layún, Kjaer (Lenglet, m.39), Carriço, Arana, Pizarro, Banega (Franco Vázquez, m.58), Nzonzi, Sandro, Sarabia (Nolito, m.71) y Ben Yedder.

GOLES: 1-0, m.38: Arana (p.p.). 2-0, m.57: Iago Aspas. 3-0, m.60: Iago Aspas. 4-0, m.78: Iago Aspas.

ÁRBITRO: Álvarez Izquierdo, del colegio catalán. Sacó amarilla a Jonny, Pizarro y Banega

INCIDENCIAS: Estadio de Balaídos. 16.919 espectadores.

NUMBER 1 DEL SEVILLA FC: David Soria

La historia del Sevilla esta temporada es bastante difícil de explicar. O quizá muy fácil. La mala planificación del equipo nervionense está provocando ridículos históricos que difícilmente se pueden salvar. Hoy de nuevo volvió a caer estrepitosamente bajando los brazos en una segunda mitad donde ni en el campo ni desde el banquillo se estuvo a la altura del escudo.

Porque puede que el debate más sonado esté en la portería, pero el problema tiene un trasfondo mucho mayor. Y es que muy mal tiene que estar estructurado el equipo para que un jugador como Carriço, que no juega desde septiembre, sea titular en uno de los choques más vitales de la temporada para sumarse al tren europeo. No hay banquillo ni se vislumbra trabajo con los menos habituales.

Con todo ello, el Sevilla no inició el choque con la misma imagen con la que lo acabaría. Sus primeros 45 minutos sí estuvieron a la altura, aunque duró lo que tardó en dejar de respetar el Celta a su rival. Los de Unzué no encontraban la manera de hacer daño a los de Montella y éstos, a lomos de un buen Sandro, sí conseguirían en rápidas transiciones generar peligro.

 

Pero el Sevilla viene denotando jornada tras jornada lo de siempre, una alarmante falta de pegada. Perdonó Sandro y cuando el Sevilla perdona, lo suele pagar. Arana completaba una semana fatídica de goles en propia puerta en la primera llegada celeste. Se repetía la misma historia, la misma falta de contundencia en ambas áreas, la misma pesadilla.

Ya en la segunda mitad llegó el despropósito que desencadenaría en un nuevo descalabro. En tres minutos el Celta iba a poner tierra de por medio con dos goles de Aspas que contaban con fallos clamorosos. El primero de Sarabia en un control y el segundo de David Soria en la salida, que midió mal y permitió al delantero de Moaña hacer el segundo tanto.

Y lo cierto es que David Soria, que evidenció que la portería no debe ser el principal problema, salvó de una goleada mayor con buenas intervenciones, pero nada pudo hacer para evitar el último tanto celeste. Con el Sevilla prácticamente andando y pensando en Munich, la defensa volvía a hacer aguas para que de nuevo el delantero nacional batiera al meta sevillista.

Un gol que contaría con la colaboración de Arana, que introdujo de nuevo el balón de forma desafortunada en la portería, culminando así un nuevo ridículo más del conjunto sevillista. No hubo más noticias de los visitantes, ni de los cambios insulsos de Montella, que apenas aportaron en un partido más que decidido desde el inicio de la segunda mitad.

Las numerosas preguntas que sobrevuelan en el club sevillista pueden tener una respuesta fácil el 21 de abril. De esa final de Copa dependerá el devenir del seno nervionense. Solo un milagro en Munich y una machada ante el Barça de Messi puede salvar una temporada que solo ha destacado en partidos mediáticos. Sacrificar la clasificación europea afecta al bolsillo. Y la moneda sigue en el aire…

Twitter: DAVID RUIZ (@David_RuizM)

Fotos: QUICO PÉREZ-VENTANA (@perezventana)