El perro flaco

Escrito por Fermin Hevia. Creado en Number1 opina, Sevilla FC

Tagged: , ,

Imagen 12

Yo soy de ir contra los mantras, qué le vamos a hacer. A mi edad tengo asumido que no soy de aborregarme y de seguir a la gran masa. Entiendo que a todo, incluso cuando te están jodiendo vilmente, hay que meterle algo de análisis, porque hasta en la situación de más flagrante desamparo, hay que hacer autocrítica y asumir que tú tienes parte de culpa.

La situación arbitral relacionada con el Sevilla Fútbol Club es de auténtico cachondeo. Bueno, corrijo, la situación arbitral, de horarios de partidos y de respeto por parte de la Federación. Ahora mismo, somos una de las putitas de Tebas, de Roures y de Sánchez Arminio. Parecemos la señora en el gang bang de turno, en el que todos se sacan la cuca y nos pegan con ella donde les place, con desprecio, con cara de placer sabiendo que ellos son los que mandan y nosotros estamos aquí para recibir su maná masculino, y que no podemos hacer más que abrir la boca y recibir con pundonor los golpes de miembro sin más esperanza de que no nos den en un ojo.

Sun Tzu, general chino del siglo nacido en el s. VI a.c. ya dijo en «El Arte de la Guerra» que maniobrar con un ejército es ventajoso pero maniobrar con una multitud indisciplinada, peligroso. Es evidente que el presunto sinvergüenza (creo que es la definición correcta, porque una sentencia que no es firme no es sentencia ni ná, aunque te estén imputando en otra movida para otros 11 años por otro lado ¿no?) de nuestro presidente, ese que es el segundo hombre más importante detrás de Francisco (no, ni el cantante ni el 6 del Sevilla), no ha leído a Sun Tzu en su vida. Inició una cruzada como adalid de los pobres y los desamparados, muy altisonante, con mucha repercusión mediática y mucha testiculina, que después se quedó en arranque de caballo andaluz y parada de burro manchego.

Lo peor de toda esta pantomima es que, no sólo no ha servido para un carajo, sino que además ha señalado a una cabeza visible para que, en lugar de adalid, se convierta en el objetivo de la inquina de todas las entidades contra las que nuestro vehemente regidor ha pretendido enfrentarse. Del Nido nunca ha estado soportado por nadie. Se han firmado hojas de ruta y declaraciones tan rimbombantes como carentes de fuerza, pero ha sido un pataleo que, a la hora de la verdad no ha llegado a nada. ¿Que Federación, Comité Arbitral y televisiones son una gran Mafia? Por supuesto, precisamente por eso no debes enfrentarte a ellos sin garantías de victoria. Vuelvo a citar a Sun Tzu: «No hay ningún país que se haya beneficiado de guerras prolongadas» y «Si no vas a ganar, no presentes batalla». Estoy seguro de que don José María se arrepiente mucho de haberse comprado el libro de Monchi en lugar de este del chino.

Al final, como siempre, el que paga los platos rotos de la mala gestión no es el presidente, ni los adláteres y palmeros que tiene al lado para nutrir sus ya de por sí ricas cuentas bancarias a costa de los «bisnis» que hacen a través de su posición en el Consejo del Sevilla Fútbol Club.

Lo pagan el equipo y el aficionado de a pie, con horarios infames para que el campo sea un yermo, con colegiados sesgados y adoctrinados para reventar con el silbato lo que no pueden reventar los delanteros rivales, y con unos acuerdos televisivos que ya veremos cómo se ofrecen en la próxima negociación. No hay que ser un lince para saber que, descapitalizando al Sevilla deportivamente (con la inestimable ayuda de Monchi y sus colegas en la dirección deportiva) el ofrecimiento de derechos televisivos y el poder de negociación del Club, será sensiblemente menor que el que se tenía hace unos años.

¿Que los árbitros nos hicieron la cucamona ayer, contra el Betis y contra el Barcelona de manera flagrante? Es posible, pero es la excusa de los pequeños. El argumento de los que siguen defendiendo a este Consejo es que los críticos con el mismo somos capaces hasta de no reconocer los robos arbitrales. No, señores, yo veo que a mi equipo le han escamoteado puntos este año por arbitrajes infames. Pero también veo que la planificación deportiva es un auténtico cagarro de vaca (y si ustedes han visto el zurullo de una vaca sabrán de las dimensiones de las que hablo), que nos hemos llevado 3 años sin entrenador por a saber qué criterio deportivo de don Ramón Rodríguez Verdejo y que la política de fichajes está siendo, cuanto menos, esperpéntica. También vemos que se deben millones de € a una plantilla deficiente, porque se negociaron sueldos estratosféricos con futbolistas que no dan el nivel, y porque se fichan futbolistas (que no juegan) cuando no hay dinero para pagar a los que están y que son los encargados de hacer que la pelotita entre o no cada fin de semana.

Sí, es verdad que ayer hubo una mano que precede al gol, y que el penalti contra el Betis es discutible, pero no es menos cierto que contra Celta, Zaragoza, Getafe, Levante, Athletic, Mallorca, Málaga y Valladolid, por ejemplo, no se compitió, no había espíritu, ni ganas, ni un copón pero, por encima de todo, no había equipo.

Los árbitros son nuestras pulgas. Pican y molestan, pero el perro flaco, famélico, inane, no viene propiciado por decisiones arbitrales. Si asumimos eso, les estaremos dando la justificación perfecta a los de siempre. Conmigo que no cuenten.

Twitter: @ferminhevia
Foto: Quico Pérez Ventana