El primer paso lo ha de dar la directiva

Escrito por Rafael Sarmiento. Creado en Number1 opina, Sevilla FC

Tagged: ,

No es por justicia. No es por estar haciendo buen o mal trabajo. Ni siquiera es por suerte, o mala suerte, o errores arbitrales, o mal ambiente o lo que uno quiera imaginarse. Creo que, en estos momentos, todo eso es secundario. Todo eso no tiene la más mínima importancia cuando es el club el que se está desangrando.


Las declaraciones de Víctor Orta del otro día acabaron por soliviantar del todo a buena parte del sevillismo. Yo no digo que no tuviera parte de razón. De hecho, yo comparto con él la opinión de que, si la suerte nos hubiera acompañado, deberíamos llevar más puntos. Pero quedarse sólo en eso es de una simpleza muy preocupante. No puede ser que eso sea lo que se piensa en el club. Puede que sea lo que se quiera decir en público, por ridículo que parezca, pero me niego a creer que es lo que se piensa. Porque si es así, muy, pero que muy mal vamos.

Y es que el problema del Sevilla va mucho más allá de unos cuantos puntos perdidos que se podrían haber ganado. El club tiene un grave problema económico, un grave problema con un sector muy considerado de la afición, un grave problema de resultados y un grave problema por el hecho de que nos estén tocando los peores horarios imaginables para los partidos, con las desventajas a la hora de planificar entrenamientos y ritmos que eso conlleva. Hay quien dice que eso es por no estar en Europa; otros que por eso y porque, de entre los que no están, es el club más interesante mediáticamente. Yo creo que hay algo más, algo más bien turbio, pero no voy a entrar porque no es de lo que quiero hablar. Sea como sea, esto es algo que añadir a toda esa lista de problemas. No es sólo un puñado de puntos perdidos por tanto. Y lo peor es que ese tipo de declaraciones mina la moral de los que mantenemos algo de fe en la directiva. Nos hace sentir como si nos estuvieran tomando por tontos. Insisto, lo que dijo Orta de los puntos es cierto. Pero quedarse ahí…, mosquea un poco.

Dicho todo esto, creo que es evidente que hay que hacer algo. Creo que hay que cambiar algo. En verdad, hay que cambiar un montón de cosas, pero a mitad de temporada es complicado. Aún no ha terminado la primera vuelta y estamos a tiempo de cualquier cosa, por muy mal que nos haya ido hasta ahora, con lo que hay que hacer lo que sea para salvar al año y luego ya pensar en todo lo demás que hay que cambiar. Eso es lo más urgente.


Y como decía al principio, no se trata de justicia ni de que se esté trabajando bien. Se trata del Sevilla FC, de sus resultados y de lo que le puede ocurrir al club si esos resultados no mejoran. La justicia no asegura objetivos. El buen trabajo tampoco, aunque lo facilita. De hecho, es injusto que alguien que trabaja bien no obtenga resultados. Pero creo que eso es secundario ahora mismo. Creo que el Sevilla es más importante.

En los últimos días se están produciendo llamamientos a la unidad por parte del club. Piden apoyo, piden que se arrime el hombro, todo por el bien del Sevilla. Y está bien que lo hagan, sobre todo porque hay elementos por ahí sueltos que están cargando de manera lamentable contra el club. Una cosa es la crítica y otra lo que se puede ver – leer – oír por ahí. Pero también es cierto que ese ánimo debe partir del propio club. Empezando por solucionar el problema de los Biris y terminando por tomar las decisiones que sean necesarias para revertir esta tendencia tan negativa. Las que sean, me niego a descartar ninguna. Y cuando digo ninguna, quiero decir eso: nin-gu-na. Porque el Sevilla debe ser lo más importante de todo, por encima de jugadores, entrenadores, directivos, presidentes, incluso afición. Y, por supuesto, por encima del orgullo de todos ellos.

Creo que tienen razón con eso de pedir unión, ya digo. Pero las decisiones importantes las tienen que tomar ellos. Y si con lo que tenemos hasta ahora está pasando lo que está pasando (que es mucho más que perder unos cuantos puntos por mala suerte), creo que es justo pedirles algo a ellos también. Algo que favorezca esa unión que tanto piden. Que empiecen ellos, a ver si con lo que hacen ellos, los demás recobramos algo la confianza. Porque si siguen igual, si no tocan nada, eso otro no se va a producir.

Twitter: @Ravesen_