El regalo de los Reyes Magos vino desde Bosnia (1-0)

Escrito por Nacho Mateos. Creado en Sevilla FC

Tagged: , , , ,

Reyes fue el mejor de un Sevilla que espabiló en la segunda parte tras un lamentable primer periodo. Los tres puntos que dejaron en Nervión los Reyes Magos, vinieron desde Bosnia con un gol de Spahic a siete minutos del término del partido.


Sevilla Fútbol Club: Diego López; Cicinho, Fazio, Spahic, Navarro; Kondogbia (Perotti, m. 67), Medel; Navas, Rakitic (Hervás, m. 89), Reyes (Maduro, m. 84); y Negredo.
Club Atlético Osasuna: Andrés Fernández; Damia (Nano, m. 78), Miguel Flaño, Rubén, Marc Bertrán; Nino, Puñal, Oier, Cejudo (Lamah, m. 70), Armenteros; y Kike Sola. .
Goles: 1-0, m. 83, Spahic.
Árbitro: Del Cerro Grande. Mal en un partido sin complicaciones. Amonestó a Cicinho, Spahic, por parte del Sevilla FC e incomprensiblemente sólo a Marc Bertrán por parte de Osasuna.
Incidencias: Noche de Reyes en Nervión con unos 20.000 espectadores en las gradas para presenciar el partido correspondiente a la 18ª jornada de la Liga BBVA.. Terreno de juego en perfectas condiciones.
El Number 1 del partido: José Antonio Reyes.

La primera parte del Sevilla FC no fue mala… sino lo siguiente. Osasuna comenzó presionando muy arriba la salida de balón del conjunto de Nervión y los de Michel parecían que tenían delante al FC Barcelona cuando en realidad tenían al penúltimo clasificado de la Liga.

El Sevilla FC era un flan de huevo pero sin esto último, y claro, Osasuna se aprovechaba de lo que tenía delante en el césped y del poco ambiente de una grada que no es ni la sombra de lo que ha sido hace poco tiempo. Aunque… esto mismo hay que aplicarlo también al equipo.

Osasuna era el equipo que más tenía el esférico, sí, el penúltimo de la clasificación, y claro, ante esto el aficionado sevillista se impacientaba e incluso se temía lo peor…
Los de Michel no tenían ideas, no existían los desmarques porque no se buscaban los espacios y para colmo Negredo, ese que es el mayor cheque al portador que tiene el Sevilla, ni la olía en un partido bastante malo por su parte. El vallecano desperdició la mejor oportunidad del conjunto de Nervión a la media hora de partido tras un buen servicio de Reyes.

No hubo nada más, porque el Sevilla se limitó a lanzar balones en largo para que Negredo los bajase, pero eso sólo sabía hacerlo un gigante de Malí que un día jugaba en el equipo del Ramón Sánchez Pizjuán.

El Sevilla FC se fue al descanso con una más que merecida bronca de los 20.000 espectadores que se dieron cita en Nervión en la mágica noche de Reyes, pero de magia… nada de nada, todo lo contrario, en la grada se respiraba pesimismo ante lo que se estaba presenciando en el terreno de juego.


Alguna tecla tuvo que mover Míchel en el vestuario porque el equipo de la segunda parte fue bien distinto al de la primera.
Y los protagonistas de la mejoría eran de Los Palacios y de Utrera, aunque el que dejase los tres puntos en Nervión fuese de Bosnia.

Jesús Navas y José Antonio Reyes tiraron del carro mientras el del cheque al portador (Negredo) ni aparecía, es lo que tiene esto del fútbol…
Los dos canteranos querían siempre la pelota, se movían con sentido en busca de espacios y ofrecieron alternativas a un juego que estaba siendo muy plano y previsible.

Al Sevilla le seguía faltando cosas, pero mostraba otra cara y la grada, generosa con los suyos, bien que lo agradecía.
Llegaron las ocasiones, primero Kondogbia, luego las claras de Navas y Negredo, mas tarde Fazio… Sin razón de continuidad Reyes dejó sólo a Navas y después de tirar al portero al suelo y casi sin ángulo, su disparo se estrelló en la base del poste izquierdo de Osasuna.
El equipo y la grada ya caminaban juntos de la mano pues eran los mejores minutos del Sevilla.

Míchel dio entrada a Perotti y retiró a Kondogbia. Era ruleta rusa, podía salir cara o podía salir cruz porque Osasuna aprovecharía los espacios que se dejaba en el centro del campo, pero… en esta ocasión salió cara.
Un saque de esquina botado por Reyes era cabeceado por Fazio al poste, y otro centro de Reyes, el mejor del partido, fue de nuevo cabeceado por Fazio y tras el despeje del portero de Osasuna, el balón le vino a Spahic que lo mandó al fondo de la mallas osasunista cuando sólo quedaban siete minutos para el termino del partido.

Tres puntos tan necesarios como merecido por lo realizado en la segunda mitad, porque lo que hizo el Sevilla en los primeros 45 minutos es una buena muestra de las carencias que sigue teniendo el equipo. Por suerte Osasuna no marcó y hubo partido, pero otras veces, muchas veces, esto no ha sido así.

La victoria debe de darle al Sevilla tranquilidad, no está todo hecho, ni mucho menos, pero es importante que los de Michel no encaren los partidos tan atenazados como lo hizo ante Osasuna.
Lo mejor que Reyes ofrece la mejor cara un año después de su llegada, que ya era hora por cierto, lo peor… que hay mucho trabajo y cosas por mejorar si se quiere escalar hasta los puestos europeos.

Twitter: @NachoMateos
Foto: Quico Pérez Ventana