El Sevilla suma un punto en un mal partido y con un lamentable arbitraje

Escrito por Nacho Mateos. Creado en Sevilla FC

Tagged: , , ,

El Sevilla FC sumó al final un punto en un mal partido con un lamentable arbitraje de Muñiz Fernández, un colegiado, además de malo, mentiroso como así lo demostraron las cámaras y micrófonos de Marca TV.


RCD Espanyol: Cristian; Javi López, Colotto, H. Moreno, Víctor Álvarez; Víctor Sánchez, Forlín, Verdú, Fonte (Simao, m. 58), Wakaso (Raúl R., m. 83); y Stuani (Longo, m. 57).
Sevilla Fútbol Club: Diego López; Coke, Fazio, Spahic (Manu, m. 35), Fernando Navarro; Kondogbia, Rakitic; Navas, Reyes, Perotti (Rabello, m. 70); y Babá (Negredo, m. 63).
Goles: 1-0, m. 12, Verdú (penalti); 1-1, m. 23, Rakitic (penalti); 2-1, m. 60, Simao; 2-2, m. 91, Negredo.
Árbitro: Muñiz Fernández. Mal, lamentable… y mentiroso. Expulsó a Reyes por doble amarilla en el minuto 38 de manera injusta cuando sí dio la orden para que lanzase la falta. Mostró cartulina amarilla a Perotti, Fernando Navarro y Negredo por parte del Sevilla FC; y a Stuani, Colotto, Forlín, Wakaso, Héctor Moreno, por parte del RCD Espanyol.
Incidencias: Partido correspondiente a la 15ª jornada de la Liga BBVA, disputado en el estadio de Cornellá-El Prat.
El Number 1 del Sevilla FC fue Kondogbia.

El Sevilla FC en esta ocasión si arrancó bien el partido fuera de Nervión, pero las buenas sensaciones apenas duraron poco más de 10 minutos.
El choque era un monólogo de los de Michel. En el minuto 5 Spahic pudo adelantar al Sevilla pero el disparo del central sevillista lo atajó Cristian sin muchos problemas. El Espanyol no salía de su campo, pero cuando salió (minuto 12) Fernando Navarro cometió un penalti tan tonto como innecesario y el conjunto blanquiazul sin hacer nada se puso por delante al transformar Verdú desde los once metros y poner el 1-0 en el marcador.
Y el Sevilla FC que estaba dando buenas sensaciones desapareció…

El equipo de Michel no era el mismo que arrancó el partido, pero como el fútbol es fútbol, un penalti sobre Kondogbia que transformó Rakitic puso el 1-1 cuando menos lo estaba mereciendo el Sevilla.
El empate no animó a los sevillistas a comerse al último de la clasificación, sino que se limitaba a verlas venir.

Entonces llegó la crueldad de un mentiroso llamado Muñiz Fernández.
Corría el minuto 38. Reyes lanzó una falta, porque así se lo había ordenado Muñiz Fernández como se ve y se escucha perfectamente a través de las cámaras y micrófonos de Marca TV, y el colegiado le muestra la segunda cartulina al jugador sevillista.


Tan cierto es que Muñiz pitó para que Reyes sacase como que instantes después el árbitro se fue para el área para advertir a unos jugadores, pero el jugador del Sevilla FC no lo advirtió porque una vez recibida la orden para lanzar se concentró en mirar a la pelota y ajustar su lanzamiento.
Si el colegiado demostró no tener la mano izquierda que tiene que tener un árbitro (un juez no sólo tiene que ser justo sino además demostrarlo), al final del partido (en unas declaraciones en las que Negredo manifestó que Muñiz les había dicho que no había pitado para que lanzase Reyes) demostró que además de mal árbitro es un mentiroso.

Pero las hojas (Muñiz Fernandez) no deben impedir ver el bosque (un mal Sevilla).

Y el Sevilla FC, cierto que con uno menos, comenzó la segunda parte del mismo modo que terminó la primera: mal, muy mal.
El equipo de Michel no daba dos pases seguido y se veía venir lo que finalmente llegó.

El Espanyol lanza un córner, la defensa del Sevilla FC se despista en las marcas, y Simao remata a placer y completamente sólo en el área chica. De nuevo a remar contra corriente…

Fue entonces cuando Míchel movió el banquillo y dio entrada a Negredo y Rabello.
El Sevilla FC sacaba, no mucho, pero algo es algo, lo que no había sacado desde que se fue en el minuto 12 del partido, y metía al Espanyol detrás. Muñiz Fernández.
A diez minutos para el final, Míchel arriesgó el todo por el todo y retiró a un defensa para dar entrada a Manu del Moral.

El Sevilla FC lo intentaba, pero parecía que se volvería de Cornellá con las manos vacía.
Fue en el último suspiro del encuentro, minuto 91, cuando Coke centró desde la derecha y Negredo de cabeza puso el 2-2 en el marcador.

Un punto, que al igual que el lamentable arbitraje de Muñiz Fernández, no le deben de impedir a los que mandan ver el bosque. Porque este Sevilla FC necesita muchas cosas, y cambiar tela marinera,  para que esta temporada consiga meterse en competición europea.

Twitter: @NachoMateos
Foto: EFE