David Ruiz

Girona 1 – 0 Sevilla FC – Otro ridículo más que lo aleja de Champions

Escrito por David Ruiz. Creado en Sevilla FC

Tagged: , , , , ,

El Sevilla FC cayó en Girona en un nuevo ridículo de los nervionenses fuera de casa. El equipo de Caparrós no superó en ningún momento al catalán, que entró con mucha más determinación en la segunda mitad para llevarse el partido. Banega se borró en la última jugada del encuentro con una expulsión.

GIRONA: Bono, Valery, Juanpe, Bernardo, Muniesa, Douglas Luiz, Pere Pons, Granell (Aleix García, m. 83), Borja García(Pedro Alcalá, m. 92), Portu (Pedro Porro, m. 77) y Stuani.

SEVILLA FC: Vaclik; Navas, Carriço (Gnagnon, m. 77), Sergi Gómez, Escudero; Sarabia, Banega, Roque Mesa (Bryan, m. 69), Franco Vázquez, Munir (Promes , m. 56) y Ben Yedder.

GOLES: 1-0, m. 61: Portu.

ÁRBITRO: González González (Comité Castellano-leonés). Amonestó a Muniesa, Roque Mesa y Banega. Expulsó con roja directa a Banega.

INCIDENCIAS: Estadio Municipal de Montilivi ante 11.000 espectadores

NUMBER 1 DEL SEVILLA: Vaclik

Celta, Villarreal, Huesca y Girona, entre otros. Son ya muchos los ridículos perpetrados por el conjunto sevillista esta temporada. Sucumbió el día más importante, el que, tras el pinchazo del Valencia, una victoria le podía dar alas en su pelea por la cuarta plaza. No solo no lo consiguió, sino que dio una imagen muy negativa, la de un equipo muerto física y mentalmente.

Y no sería por cambiar demasiadas piezas en el once inicial. Solo Sergi gómez, cuyo nivel como central no es el que necesita un equipo como el Sevilla, entró como titular en un conjunto plagado de habituales. Pero hoy no, hoy no quiso. El Girona puso mayor intensidad, mayor decisión en sus ataques y mostró realmente que se jugaba algo tan importante como el descenso.

El Sevilla, que tuvo solo una buena ocasión en las botas de Ben Yedder, iba a acabar la primera mitad dando señales de querer especular, de jugarlo todo a la segunda parte y achicar agua en la primera como podía. Bernardo tuvo dos ocasiones claras para adelantar a los suyos, evidenciando la endeblez sevillista a balón parado. El Girona quería, el Sevilla probaba con cuentagotas.

Con tablas en el marcador, el objetivo que pareció perseguir el equipo de Caparrós en todo momento, llegó el mayor ridículo que se puede esperar de un equipo con aspiraciones altas como el Sevilla: no comparecer. Solo hubo un equipo en la segunda mitad, el Girona, que arrasó al sevillista desde el minuto uno. Le ayudó la torpeza individual de los visitantes, todo hay que decirlo.

Porque no fue el día de Sarabia, tampoco de Munir. Tocó la versión desesperante de Franco Vázquez, la alocada de Roque Mesa y la insufrible de Banega, de cuya pérdida en zona imperdonable nacería el gol catalán. Sería obra de Portu, tras un contragolpe local ejecutado a la perfección. Pudo haber falta previa de Stuani a Roque Mesa en la acción, pero ni el colegiado ni el VAR la vieron.

Seis meses después, el Girona estaba consiguiendo ganar en su estadio. Lo mínimo que se esperaba es que el Sevilla se sacudiera los miedos, cambiara el guión y buscara con todo el empate. Nada más lejos de la realidad. Entraron Promes y Bryan Gil y pasaron desapercibidos con jugadas de ataque muy previsibles, como cada acción ofensiva sevillista. También entró Gnagnon por un lesionado Carriço.

Resultó frustrante comprobar como el Girona superaba a los hispalenses solo con orden. En ningún momento se atisbó reacción sevillista, solamente crispación. Ni quería ni podía. Mentalmente el gol lo desactivó -si alguna vez consiguió activarse- y solo faltaba por esperar el paso de los minutos hasta que el colegiado decretara el final del encuentro.

La guinda la pondría Banega, quien había recibido ya la quinta amarilla que acarreaba suspensión, para borrarse del encuentro -y veremos si de la temporada- con una roja absurda. Absurda y clara, levantando los tacos y demostrando la desesperación de un equipo totalmente perdido. No es la primera vez que el argentino actúa así. Su temporada no es nada positiva.

Aún tiene opciones de pelear la cuarta plaza, pero, aunque dependerá de terceros para conseguirla, no se engañen. Un equipo que cae en los campos que cae y, sobre todo, cómo lo hace, no merece ningún tipo de objetivo ambicioso. La cuarta plaza está barata y quizá haya más pinchazos de Getafe y Valencia, pero este Sevilla necesita una renovación completa para la temporada que viene pase lo que pase.

Twitter: DAVID RUIZ @David_ruizm

Fotos: Sevilla FC