David Ruiz

Juventus 2 – 0 Sevilla FC – Sigue a la deriva

Escrito por David Ruiz. Creado en Sevilla FC

Tagged: , , , , ,

Juventus' defender from Brazil Alex Sandro (L) vies with Sevilla's defender Coke during the UEFA Champions League football match Juventus vs FC Sevilla on September 30 at the Juventus stadium in Turin. Juventus won 2-0.  AFP PHOTO / OLIVIER MORIN

Una nueva desilusión. El Sevilla vuelve a mostrar una cara agónica ante la Juventus. Su rival fue superior sin estar a su mejor nivel, pero en ningún momento se mostraron competitivos los de Unai. Sin alma, sin intensidad y con sólo un tiro a puerta en todo el partido el asunto es complicado.

JUVENTUS: Buffon; Barzagli, Bonucci, Chiellini; Cuadrado, Hernanes, Pogba, Khedira (Alex Sandro, m. 75), Evrua; Dybala (Rugani, m. 88), Morata (Zaza, m. 80).

SEVILLA FC. Sergio Rico; Coke, Andreolli, Kolo, Tremoulinas; Krychowiak, N’Zonzi (Iborra, m. 65); Reyes (Juan Muñoz, m. 78), Krohn Dehli, Konoplyanka; Gameiro (Immobile, m. 65).

GOLES: 1-0, m. 40: Morata. 2-0, m. 86: Zaza.

ÁRBITRO:  Jonas Eriksson (Suecia). Mostró amarilla a Coke.

INCIDENCIAS: Juventus Stadium.

NUMBER 1 DEL SEVILLA:.Krychowiak

El Sevilla se está acostumbrando a la derrota y a dar una imagen negativa. Hoy perdió 2-0 ante una Juventus que fue superior en todo el encuentro, pero sin hacer sobreesfuerzos o mostrar el nivel que se le presupone a todo un subcampeón de Champions League. Los de Emery no comparecieron. De nuevo sin alma, sin profundidad y sin confianza vuelve a decepcionar.

En la primera mitad ya demostraron una superioridad en el planteamiento los de Allegri. Los carrileros Evra y Cuadrado daban una amplitud fundamental a los locales. El Sevilla se vio empequeñecido y no supo como parar las continuas acometidas por los costados. La  Juventus buscó los centros laterales por ambas bandas y los de Emery comenzaban a sufrir.

El Sevilla solo tenía presencia ofensiva cuando ganaba una segunda jugada, pero lo hacía en pocas ocasiones. La Juve estaba mejor plantada y organizada en el terreno de juego y cómodamente se hizo con el encuentro. Los de Emery consiguieron aguantar media hora manteniendo orden defensivo, pero sin conseguir evitar el peligro juventino.

Llegaron tramos de dominio sevillista, pero escasos. Solo cuando Reyes, Gameiro y Krohn-Dehli se juntaban para triangular jugadas. El partido seguía teniendo color blanquinegro, se mascaba el gol juventino hasta que llegó. En el minuto 40, tras un centro bombeado que remataba Morata superando a Andreolli y Krychowiak, y ante la mirada de Sergio Rico.

El gol reafirmaba el buen plan de los italianos, que vieron en los centros laterales y las entradas por el exterior la mejor manera de hacer daño al Sevilla. La primera parte finalizó con un tiro de poco peligro de Konoplyanka. El único tiro a puerta de los rojiblancos en todo el encuentro. Estuvo mal el ucraniano, desaparecido y desconectado del juego ofensivo de su equipo.

En la segunda mitad Emery no decidió hacer cambios y el encuentro siguió con la misma tónica. Esta vez la Juve controlaba más en campo propio, bajando el ritmo del partido. Los sevillistas seguían sin generar ocasiones y el entrenador vasco decidió hacer un doble cambio. Immobile e Iborra sustituyeron a Gameiro y Nzonzi, pero lo cierto es que el equipo no mejoró.

Los visitantes solo tuvieron buenos tramos cuando Reyes decidió activarse. Y solo lo hizo en algunos minutos de la primera mitad. En esta segunda parte los de Unai no demostraron una idea clara de querer llegar a porteria rival. La Juve únicamente se limitaba a esperar en campo propio y manejar el control del partido cuando contaba con la posesión del balón.

Se le pedía al Sevilla más garra, más intensidad y, sobre todo, competir más ante un equipo que venía con dudas, pero no lo hizo. Ya al final del encuentro Emery decidió meter a Juan Muñoz por Reyes, pero al igual que los otros dos cambios, pasaría desapercibido. Con un Sevilla sin rumbo ni mordiente, llegó la contra rival que supuso el 2-0 definitivo.

Una indecisión de la zaga sevillista en contra rival permite que Zaza controle en el centro del campo y recorra con facilidad desde el medio campo hasta la portería de Rico. El italiano definió perfectamente y terminó por decantar el encuentro. Se acababan las esperanzas sevillistas puestas en el empate, al menos sobre el papel, porque en la práctica no parecía haber tal esperanza.

La cara de este equipo es preocupante. La Champions es un premio, pero no para ser tomado con esta actitud. Este tipo de partidos sirve para salir reforzados moralmente, pero la sensación es más bien la opuesta. Tocará pelear ante el todopoderoso FC Barcelona para salir de este mal endémico. El Sevilla sigue a la deriva y sin rastros de mejora.

Twitter: DAVID RUIZ @DavidRM19

Foto: MARCA