La flor en el culo

Escrito por Rafael Sarmiento. Creado en Number1 opina, Sevilla FC

Tagged: , ,

Esta es una frase que se pudo leer mucho anoche en las redes sociales. No vi el partido del Betis, yo sólo sigo al Sevilla FC, pero no me hizo falta para saber que ganó tras tener muchísima suerte. Tras no merecerlo, igual que le ha ocurrido en muchas ocasiones en lo que va de temporada.


No es algo que me sorprenda. El fútbol no deja de ser un juego, y en todo juego la suerte tiene un papel muy importante. La suerte, el azar, el hecho de que un disparo igual de bueno (o de malo) acabe dentro o fuera de la portería porque se produzca una ráfaga de viento o porque rebote en un jugador, despiste al portero y se cuele. O que de en el poste y en vez de que el balón salga repelido hacia afuera, lo haga hacia el interior. Esto no tiene nada que ver con que la directiva sea mejor o peor gestora, con que el entrenador acierte o no en los cambios o con que los jugadores sean estrellas mundiales o tuercebotas. Todo influye, por supuesto, pero la suerte también. Y mucho.

Incidiendo en ello, hay veces que los equipos tienen la suerte de cara siempre. O casi siempre. Que todo les sale bien, lo hagan como lo hagan. Que tienen una flor en el culo. Y también todo lo contrario. Este año tenemos en Sevilla dos ejemplos antagónicos clarísimos. Mientras el Betis saca partidos adelante con un suerte alucinante, al Sevilla parece que le ha mirado un tuerto. Y eso que el Sevilla tuvo la inmensa suerte de marcar un gol en el primer minuto en el partido que le enfrentó al eterno rival, y a partir de ahí todo fue de cara. Creo que ha sido la única ocasión esta temporada en que la tendencia del azar se ha invertido tanto para uno como para otro.

No me malinterpreten. No estoy justificado la horrenda temporada del Sevilla con la mala suerte. En el Sevilla se están haciendo cosas mal desde hace mucho tiempo y, como dice el refrán, de aquellos polvos, estos lodos. Pero creo que es innegable que mala suerte estamos teniendo, y mucha. Todo lo contrario que el equipo de la Carretera de Cádiz.


Nosotros tuvimos el privilegio de ver cómo el equipo ganaba dos UEFAs consecutivas, pero no podemos dejar de reconocer que tuvimos muchísima suerte con los rivales que nos tocaron en la primera. Que luego hay que ganarles, pero suerte tuvimos. Y en la segunda, si no llega a ser porque el portero marcó un gol en el último minuto de aquella eliminatoria de octavos en Donestk, en la que estábamos más que eliminados, nunca habríamos conseguido revalidar el título. Por poner un par de ejemplos de una época en la que, además de jugar al fútbol primorosamente (además), la suerte estaba de nuestro lado. Al revés que este año, todo nos salía bien.

De hecho, este año, nuestras grandes esperanzas están depositadas en la Copa del Rey porque hemos tenido mucha suerte en el sorteo y se nos abre una oportunidad. Suerte. O se tiene o no se tiene, y todo puede cambiar radicalmente en función de ella, más allá de que las cosas se estén haciendo mejor o peor.

La diferencia entre aquel Sevilla con suerte y este Betis tan afortunado es evidente. Lo de la suerte de aquel Sevilla era un “además”. Lo de este Betis es lo que les está manteniendo ahí arriba. Su temporada está siendo muy buena, lo bastante como para mantenerse en Primera sin apreturas. Pero la diferencia entre eso y el quinto puesto que ocupan viene motivada por la suerte. Cuando esta se vaya, caerán hasta donde merecen. Aquel Sevilla, sin tanta suerte, igual habría dejado de ganar algún título, pero era tan bueno que, de todos modos, habría firmado uno de los mejores ciclos de la historia de la entidad. Esa es la diferencia.

Twitter: @Ravesen_