La venta de acciones, Dr. Jeckyll y Mr. Hyde

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Number1 opina, Sevilla FC

Tagged: , , , , , , , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Que el Sevilla Fc está divido es un secreto a voces, dos bandos totalmente definido: Castro-Del Nido, y con el accionariado como protagonista para dilucidar el futuro y la historia del Sevilla FC.

Vuelve a saltar en los medios, en esta ocasión, la cadena Cope, el rumor de la venta de un importante paquete de acciones, el liderado por Pepe Castro, Alés y compañía, a un grupo extranjero que intentaría tomar las riendas del Sevilla FC. Noticia que preocupa y mucho al sevillismo, que vuelve a ver como temas extra deportivos salen en un momento donde los fichajes no llegan; y todo ello a puertas de la previa de la UEFA Europa League.

Los que mandan y el que mandó no ven las cosas de la misma forma, de ahí que la ‘guerra’ siga abierta y mucha gente clamando cada vez con más fuerza el regreso del presidente que llevó al Sevilla FC a la gloria cuando había quien le tachaba como vendedor de humos. Humo que quedó disperso para encontrarnos con el Sevilla más grande de la historia para año tras año ir endosando títulos a las vitrinas del Ramón Sánchez Pizjuán.

Del Nido quiere volver, eso es algo evidente, y que quieren que vuelvan también, especialmente tras los últimos acontecimientos y la mala temporada de los sevillistas del pasado año, con varias goleadas que dolieron, las que más, la de la final de Copa y la del derbi ante el Real Betis en el derbi sevillano. La gestión de Pepe Castro se ha debilitado mucho en los últimos meses, y la última temporada, más o menos el tiempo en que se fue desmoronando el brillante entramado formado por Del Nido y Monchi en su día.

Tras la salida de José María del Nido nada fue lo mismo, aunque hubo veces que lo pareció, ya saben los t´tiulos lo tapan todo. Y tras la salida de Monchi quedó en pañales el Sevilla, no porque Oscar Arias lo hiciera mal, sino porque nunca debió dejar su puesto para ocupar el de Monchi. En la misma línea nos encontramos esta temporada, Caparrós es un gran sevillista, lo bordó el pasado año al salvar el pésimo papel de Montella (al que trajo Castro tras dejar tirado a Berizzo sin margen de maniobra) pero ¿realmente está capacitado el de Utrera para llevar la dirección deportiva de un equipo del potencial del Sevilla?

No, esto es una opinión; no estoy en la verdad absoluta y los resultados me darán o no la razón. Lo que ríes cierto es que Caparrós es un entrenador para equipos con necesidad de morder, lo que le faltaba el pasado año al Sevilla FC. Transformó un equipo mediocre en un equipo luchador y eso al menos le valió para ganarse nuevamente el cariño de una afición, la sevillista que nunca dejó de creer en él como entrenador. Pero ¿la confianza es la misma cuando debe tratar un capítulo de fichajes que nunca lideró?

 Pero vayamos con la base, la guerra de poderes. Las acciones han llegado a un punto impensable en su día, hasta el punto que la pasada semana ‘allegados’ de Castro llegaron  a pagar 1.400 euros por acción alcanzando la cifra a veces hasta los 1.700 euros, algo impensable cuando se compraron por 60 euros. Compra de acciones que incluso se firmaron la pasada semana en las instalaciones del Sánchez Pizjuán. El grupo de Del Nido también compra, es evidente, porque en esa compra está su regreso al Sevilla FC como presidente, aunque no se tira la casa por la ventana al compras si se le dan ventajas al accionista decida o no venderle o simplemente ‘cederle’ sus títulos.

La próxima Junta de diciembre será clave sí o sí, aunque antes habrá muchísimos movimientos y algunas variaciones, que incrementarán en polémicas o dudas dependiendo de que la ‘pelotita’, que al final es la que manda, entre o no. Castro y su ‘equipo’, Alés, Guijarro y Carrión tienen una cifra cercana al 40 por ciento, aunque por debajo del mismo. Siguen comprando a pequeños accionistas que unidos hacen más que en solitario.

La posición de Del Nido está más clara, no quiere vender y sí volver porque entiende que el club le necesita tanto como él al club de su alma. Por ello, el fondo de inversión o inversor que llegue lo hará si finalmente Carrión, Castro y compañía vendan, siempre y cuando tenga la mayoría ya que de lo contrario, y viendo que Del Nido no vende, podría ser un granito en el culo, y un obstáculo para hacer o deshacer a su antojo. Y entre una u otra opción, al sevillismo le preocupa en las manos que pueda quedar el club, de ahí que se posicione con quien sabe que mira y vela por el Sevilla FC.

Hay quien ve a Del Nido y Gómez Miñán como la parte débil tras estos movimientos de las últimas semanas  con ese casi 35 por ciento que acumulan. Pero cuidado, porque el sevillismo tiene voz y voto enseña historia, ya saben como actúa la afición del Sevilla FC así que recuerden aquello de que «hasta el rabo todo es toro». La película no ha terminado y quedan aún capítulos por decidir donde lo que hay es blanco mañana se tiña de negro y viceversa. Y más cuando la gestión de Castro de un tiempo a esta parte ha dejado de ser mala, para ser… muy mala.

Y mientras todo esto ocurre, el sevillismo no se queda quieto, ya que la situación preocupa. De un lado por la parte más visible, la parcela deportiva, donde ve como su vecino, el Real Betis, ficha y bien, y como su equipo sigue impasible sin invertir en un capítulo necesario y donde la última campaña ya vio como se paga no fichar bien; la no clasificación para la Champions y la irregular campaña en la Liga son el ejemplo más evidente.

De otra parte porque Sevillistas Unidos ha retirado su apoyo a Pepe Castro, y así lo ha transmitido en un comunicado, tras ver que su gestión no es la deseada. «Hay pérdida de confianza por parte de Accionistas Unidos hacia los grandes accionistas del Sevilla FC.Anunciamos que NO apoyaremos ninguna iniciativa o gestión de los grandes accionistas del Sevilla FC, mientras no suscriban la propuesta de modificación de Estatutos de la Entidad, que blinde al Sevilla FC de especuladores e inversores ajenos al Sevillismo

Otro problema para Castro que surge después del silencio mostrado por los grandes accionistas ante la propuesta de modificación de los estatutos. Eso sí, a día de hoy puede seguir gobernando pese a esa pérdida de confianza de Sevillistas Unidos. Mientras tanto, Caparrós, hombre de la máxima confianza de Castro y voz autorizada del sevillismo se pronunció al respecto en Canal Sur.

El director de fútbol reconoce que «yo directamente le ha hecho la pregunta al presidente, y me ha dicho que no hay nada, que no podemos estar desmintiendo todo el día pero que no hay nada de nada. El Sevilla es un club de sevillistas. Creo que sería muy complicada una venta a un capital extranjero por parte de estos sevillistas, porque saben qué hay en una ciudad como Sevilla».

Toca esperar el próximo capítulo de una clara guerra entre Castro y Del Nido, el presidente actual y que ha ido de más a menos, y el presidente que trajo la gloria al club de Nervión con los años más gloriosos del Sevilla FC moderno, el del cambio. El tiempo le ha dado la razón, la continuidad era fácil cuando las cosas van rodando pero cuando se encuentran piedras en el camino, es el momento ideal para mostrar su valía.

El poder ha transformado a Pepe Castro en José Castro como si del propio Doctor Jeckyll y Mr. Hyde se tratara. Por primera vez en sus muchos años en la entidad de Nervión dejaba de ser el palmero para ser el primer bailarín, el artista, y eso provocó que se le subiera el cargo perdiendo su sello de humildad, ese del que tan orgulloso se sentía siempre. Hasta el punto de dejar de ser Pepe, como siempre para ser José. Demasiada responsabilidad..

 

Texto: JOSÉ MIGUEL MUÑOZ @tara11iker

Foto: Orgullo Biri

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn