Los Veletas

Escrito por Rafael Sarmiento. Creado en Number1 opina, Sevilla FC

Tagged: , ,

madsev4

Cualquier aficionado normal, que no lo sea de uno de los dos grandes, sabe de sobra que puntuar en los estadios de esos es algo parecido a una quimera. No creo que nadie de ellos cuente con obtener ningún punto en esos partidos, con lo que no sorprende que los equipos pierdan allí incluso por goleada. 

Distinto es que uno quiera que sus jugadores hagan un papel medianamente digno en dichos encuentros. O que al menos impriman algo de dificultad al rival, que les obliguen a dar lo mejor de sí mismos para doblegarles. Y por aquí andan las quejas del sevillismo después del partido del sábado. Perder el el Bernabéu entra dentro de los planes de todos. Incluso por goleada, ya digo. Pero dar tantas facilidades al rival, permitirle ganar el partido de una forma tan cómoda, solivianta a muchos.

Se han visto por ahí acusaciones a ciertos aficionados llamándoles veletas por alabar al equipo en estos últimos tiempos, desde que llegó Emery, para luego cargar de nuevo contra él en cuanto ha salido un partido malo. Y reconociendo que en el sevillismo hay de todo, por lo general, no creo que pase nada por decir eso, que el de Madrid fue un partido malo del Sevilla. No tanto por el juego en si (fue el mejor encuentro que hemos visto en el Bernabeu en mucho tiempo), sino por la actitud, por lo blanditos que fuimos.

Al Real Madrid, y esta es mi opinión, hay que jugarle con una intensidad desmedida si se quiere aspirar a hacer algo. Sus futbolistas son de lo mejorcito del planeta y dejarles jugar es sinónimo de palmar. Hay que hacer lo que sea para que no jueguen, para que no puedan demostrar lo que saben. Para que tengan miedo de meter la pierna, sabedores de que se pueden llevar un buen golpe. Para que no encuentren espacios, para que les cojan asco al partido. En definitiva, y refiriéndome a las circunstancias del encuentro del sábado, para que piensen en su envite de Champions y decidan no arriesgar, dándonos así una oportunidad de subirnos a sus barbas.

Aun así, lo normal será que te ganen, pero ya les obligas a jugar de forma incómoda, a dar lo mejor de ellos. O a pasar del partido incluso. Pero lo que ocurrió fue muy distinto.


Y eso que el Sevilla no lo hizo mal. De hecho, el partido se perdió por circunstancias puntuales. El error – mala suerte (llamémosle como queramos) de Fernando Navarro y una genialidad de Cristiano nos pusieron con 0-2 cuando el Madrid no hizo nada del otro mundo. Luego encajamos un gol en el primer minuto del segundo tiempo que nos remató, y ahí se acabó todo. De hecho, según las estadísticas, el Sevilla lanzó a puerta más que el Madrid y tiró más corners. Pero les dejamos jugar con demasiada facilidad, con demasiada comodidad, y se impuso su infinitamente superior calidad técnica sobre nuestros eternos defectos: la nulidad ante la puerta contraria y los fallos defensivos, puntuales, pero definitivos.

Al Madrid no hace falta darle facilidades para que te metan cuatro. Y si se las das, pasa lo que pasa. Que te los meten aun con la mitad de los titulares en el banquillo y reservándose para el partido de Liga de Campeones. Y tú te vas a la cama con la sensación de que, si hubieran querido, te habrían metido ocho. Ese el motivo de queja generalizada, no la derrota en sí. Ni siquiera la goleada.

Y esto no quita para reconocer que el equipo tiene otra cara, pero no la dio en este partido. Decir que fue lamentable no es ser un veleta. Es describir la realidad. Y seguramente, este viernes ganaremos al Deportivo y volveremos a sonreír. Jugando como en el Bernabéu, es muy probable que ganemos en La Coruña porque el Dépor no tiene a Cristiano Ronaldo (que nos marcó tres de los cuatro goles) y no juega tan bien como el Madrid, con lo que tendremos muchas más opciones. Pero jugarle a los de Mourinho de la forma en que lo hicimos es un error grave. Eso es así y no pasa nada por reconocerlo.

Twitter: @Ravesen_