Monchi: «Si no se consiguen los objetivos pondré mi cargo a disposición del presidente»

Escrito por Nacho Mateos. Creado en Sevilla FC

Tagged: , , , , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Imagen-373

Ramón Rodríguez Verdejo sigue manteniendo lo que ya dijo en la pasada Junta de Accionistas: «Si desgraciadamente al final no se consiguen los objetivos, pondré mi cargo a disposición del presidente, que es lo máximo que puedo hacer».

Monchi, en una extensa y clara entrevista a Jesús Alba para Diario de Sevilla, se mantiene en lo que ya dijo en la pasada Junta de Accionistas. E incluso aclaró lo que muchos siguen sin entender:
«Voy a hacer lo que dije en la Junta. Si desgraciadamente al final no se consiguen los objetivos, pondré mi cargo a disposición del presidente, que es lo máximo que puedo hacer, porque yo no puedo dejar de trabajar en el Sevilla porque tengo un contrato en vigor, con una cláusula de indemnización en el supuesto de rescisión unilateral. Después de una temporada de fracaso, si se une otra de fracaso, es honesto que decida el presidente. No puedo decir me voy, porque estaría incumpliendo un contrato. Nos sentaremos a hablar y él tomará la decisión que crea. Eso, en un mundo en que nadie asume responsabilidades y no dimite nadie, es una asunción de mis culpas sobre la no consecución de los objetivos».

Pero si el presidente a final de temporada no está…
«Para esa resolución aún queda mucho tiempo. En el supuesto de que tuviera que dejar el cargo y yo siguiera siendo el director deportivo, que puede darse el caso de que ya no lo fuera, haré lo mismo, pondré mi cargo a disposición del nuevo presidente, sea quien sea, por lógica y por ser fiel a mi idea».

También habla Monchi de la verdadera situación económica del Sevilla FC:

»Me gustaría dar un matiz. El Sevilla empezará un proyecto de nuevo, seguro, pero no va a ser marcado exclusivamente por los problemas económicos. Los problemas económicos del Sevilla para sí los quisieran muchas empresas ajenas al fútbol y muchos clubes. De los 20 equipos de Primera, si quitamos los cuatro que son clubes, de los 16 restantes todos han estado o están en concurso de acreedores excepto cinco: Atlético, Valencia, Getafe, Espanyol y Sevilla. Esos otros cuatro darían dinero por estar en la situación del Sevilla, pero no podemos ser ajenos a la crisis. Parece que el Sevilla no puede ni abrir la puerta y en el fútbol actual cualquiera de esos equipos se cambiarían por nosotros. A partir de ahí, claro que me encuentro con ilusión. Si el 1 de julio sigo aquí, no va a haber ningún otro que tenga más ilusión que yo para afrontar un nuevo proyecto. Sigo estando en mi casa y teniendo las ganas de conseguir que ese proyecto tenga buen alcance».

En cuanto a la relación con Doyen, el director deportivo del Sevilla FC manifiesta:
«A ver si soy capaz de explicarlo. Si en lugar de Doyen fuera Telefónica o el Santander, nadie diría nada. Los bancos ahora no dan créditos y hemos ido a un fondo de inversión, que están permitidos en todo el mundo salvo Inglaterra, Francia y Polonia. Y ese fondo de inversión nos financia las operaciones. No son tontos, evidentemente, y financian a cambio de un interés y de unos derechos de venta del jugador, de los derechos económicos en un futuro. ¿Qué tiene Doyen de Stevanovic? Si lo vendemos y hay una plusvalía, ellos tendrán un porcentaje. Hemos pagado a día de hoy cero euros por Stevanovic. Doyen nos ha dado soluciones. Babá y Kondogbia son casos idénticos. Doyen no sabía quiénes eran Babá, Kondogbia ni Stevanovic. A Babá lo propusimos en nuestra sala de juntas, hablamos con Doyen, lo vieron interesante y lo financiaron por un 20% de sus derechos. Les propusimos a Kondogbia, ¿lo veis interesante? Sí. Y lo financiaron, con otro porcentaje de sus derechos económicos. Doyen no viene aquí con un catálogo de jugadores. También tienen representados a Negredo y a Manu, y no se cuestiona porque llegaron antes. Beto no es Doyen».

Tocó también Monchi el controvertido, y hasta inexplicable, fichaje de invierno de Stevanovic.
«Nosotros también miramos el futuro. Es un jugador de 22 años, que nos cuesta 750.000 euros, es internacional absoluto por Bosnia y va a ir al Mundial. Pensamos después de verlo mucho que podía ser una opción interesante de futuro. Punto. Con Stevanovic no tenemos prisa ninguna. Ni con Rabello. Son jugadores jóvenes, apuestas de futuro y estamos en un proceso de regeneración, no lo olvidemos. Y junto a eso intentamos traer jugadores más consolidados. Mi trabajo no es solamente para salvar mi culo. Si fuera así, pensaría más en el presente. Mi trabajo es pensar en el futuro».


Intentó Monchi aportar luz sobre el problema de la actual plantilla del Sevilla FC:
«Hay un defecto fundamental, que es la falta de regularidad. Es una plantilla que al primer contratiempo le cuesta trabajo rehacerse y hacerse fuerte. Es un equipo joven. Yo no veo tanta diferencia entre casa y fuera, veo que le cuesta levantar un resultado adverso. Para mí hubiese sido más fácil buscar una plantilla más hecha, pero tenemos que mirar a largo plazo, porque no quiero un Sevilla de un año, sino un Sevilla que se meta en Europa año tras año».

Y habló de dos nombres propios: Spahic y Botía:
«Llegó la oferta por Spahic y vimos que teníamos opciones con Cala, Botía, Fazio y Fernando Navarro, que está dando un buen nivel ahí. Nos pareció un ejercicio de responsabilidad aceptar en la situación mundial actual una oferta por Spahic que llega a los 200.000 euros por partido.
Lo de Botía es otra leyenda urbana. Botía es jugador del Sevilla y firmó por cinco temporadas. La cláusula afecta a tener que comprar una parte de sus derechos económicos de futuro. Juegue un partido o 40, Botía es jugador nuestro el año que viene. De los derechos de una futura venta, a día de hoy el Sevilla no tiene nada. Si juega creo que 27 partidos y además nos metemos en Europa, hay que comprar obligatoriamente el 50% de esos derechos en una forma de pago muy cómoda. Pero sigue siendo jugador del Sevilla en cualquier caso. ¿De verdad creéis que me voy a sentar con Unai a explicarle esto y a decirle que no lo ponga? Creo que no sólo me he alejado del mundo sino que me he convertido en un tío con cuernos y rabo».

Y otra leyenda urbana, la que se comenta que Joaquín Caparros no vino porque no aceptaba la planificación deportiva:
«Me río porque es otra leyenda urbana. Mi relación con Joaquín es muy buena. ¿Iba a tener menos protagonismo que en las cinco temporadas en las que estuvo? Yo he hablado mucho con él en estos últimos años y él de lo que tenía ganas es de venir al Sevilla por dos cosas: una, por trabajar en el Sevilla y otra por trabajar conmigo. Y se lo podéis preguntar a él. Su anterior etapa fue un periodo difícil del que ambos salimos muy reforzados. A Joaquín lo valoramos, medimos la posibilidad de que viniera y decidimos que fuera otro».

En cuanto al tema de Luís Alberto, Monchi se alegra de que esté teniendo una buena temporada en el Barcelona B:
«Es verdad que me alegro. Por el chaval y su familia. En su momento dije que intentamos activarlo deportiva y económicamente. Cada vez que mete un gol se reactiva en los dos aspectos. Hay cesiones que se buscan porque el jugador no tiene sitio y otras por pura promoción del jugador. En su caso lo hemos clavado. Si lo compran, la operación se va a ir a 7 millones en cualquier caso porque tanto si lo venden antes de que se cumpla su vinculación como si lo renuevan nos tienen que pagar. Eso pasó con Baptista, cuando el Madrid lo cedió al Arsenal nos tuvo que pagar los variables porque impedían que se cumplieran. Pues es igual. ¿Siete millones es poco para un futbolista que jugaba en Segunda B y que tiene 15 apariciones en Primera? Para mí es una operación buena».

No cree Monchi que Babá sea comparable a Koné:
«Es compararlo con Palop. Pero bueno, pienso que Babá no ha respondido a las expectativas que todos teníamos. Está claro, no soy un idiota para pensar lo contrario. ¿Va a responder? No sé, hay jugadores que rompen aquí y otros que rompen después. Con Kone estamos hablando del mismo caso».

Por último, Monchi fue sincero a la hora de reconocer los errores cometidos:
«Tenemos que reflexionar y asumir que hemos vuelto a cometer errores, que he vuelto a cometer errores y que tenemos que intentar corregirlos. Analizar en qué nos equivocamos, volver a la senda de tener más aciertos y analizar las responsabilidades de cada uno. Y en esta parcela soy yo».

Twitter: @NachoMateos

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn