Negredo: La gran paradoja

Escrito por Rafael Sarmiento. Creado en Number1 opina, Sevilla FC

Tagged: , ,

Captura de pantalla 2013-02-04 a las 13.26.07

Yo no creo que nadie dude de que Alvaro Negredo es un delantero de primer nivel. Evidentemente, no es una súper estrella mundial, ese adjetivo está reservado para muy pocos, pero sí un jugador que optaría a la titularidad en la inmensa mayoría de los equipos del mundo. Pero, como todos, tiene sus limitaciones, y en ellas creo que reside el mayor error de la dirección deportiva del Sevilla.

Error, por cierto, en el que se empecinan en caer una y otra vez en los últimos tiempos. Para ser exactos, desde que se vendió a Luis Fabiano y no se ha traído aún a nadie para suplirle. Porque, por mucho que el equipo juegue con un sistema de un solo delantero, es esa línea la que más huérfana está en la plantilla.

Los datos de Alvaro Negredo nos mandan de cabeza a una contradicción. A una gran paradoja si quieren. Uno ve sus cifras goleadoras y comprueba que son históricas (ya está entre los diez máximos artilleros del Sevilla de todos los tiempos). En los últimos siete años, su peor registro fueron los 13 goles que hizo en el Almería en la temporada 2007/2008. Este año lleva ya 16 (10 en liga y 6 en Copa) y aún falta un mundo para acabar la temporada.

Sin embargo, por otro lado, la afición se desespera con él porque, si es verdad que marca muchos goles, falla bastantes más. Necesita de un sinfín de ocasiones para anotar, y en un equipo como el Sevilla, en el que, aparte de él, con pocos más se puede contar para ese cometido, esta circunstancia se ha convertido en el mayor lastre en su andadura. ¿Con qué nos quedamos? ¿Con el delantero de primer nivel con magníficas cifras goleadoras, o con ese jugador que, aun así, falla tanto?

Yo creo que hay que quedarse con ambas cosas. Y además, hay que ir más allá. Negredo no tiene competencia en el Sevilla, y eso, por muy profesional que sea, le hace relajarse; le hace intentar vaselinas cuando lo necesario es romperla, le hace pasearse por el campo cuando le coge asco a los partidos; le hace desconcentrarse o relajarse porque sabe que, lo haga bien o lo haga mal, va a jugar el siguiente partido. Es insustituible. Ojo, no digo que sea indolente o que pase del asunto, no es eso. Digo que el saberse imprescindible, el no ver peligrar el puesto bajo ningún concepto le lleva (a él y a cualquier persona humana) a perder un punto de tensión, de ambición, de intensidad.


Es inconcebible que el Sevilla no haya arreglado ese agujero. Y ya va para dos años que lo sufrimos. Desde que se fue Luis Fabiano, ya digo, y no se trajo a nadie en su puesto. En ese intervalo, incluso, se ha marchado también Kanouté, y tampoco ha venido nadie en su lugar. Sólo tenemos a Babá, con el que no se cuenta para nada y que no ofrece la más mínima competencia al vallecano.

Si hubiese un delantero de cierto nivel en el Sevilla (aparte de Negredo), no sólo valdría para sustituirle en caso de lesión o sanción, sino también en el transcurso de los partidos, cuando el titular baja los brazos por la razón que sea. Aparte, podría anotar esa cifra extra de goles que se echan en falta. Además, serviría como alternativa, no sólo para el sistema de un sólo delantero, sino para que el entrenador se pudiese plantear la posibilidad de variarlo y jugar con dos atacantes, en función de los partidos o del desarrollo de los mismos.

Como decía al principio, yo creo que Negredo es un jugador de primer orden, pero no lo bastante bueno como para hacer recaer únicamente sobre sus espaldas las necesidades goleadoras de un equipo con las aspiraciones del Sevilla. Es un jugador que te puede hacer 20 goles por temporada, pero esos los hacían Luis Fabiano y Kanouté. No digo que fichemos a dos tipos análogos a estos fueras de serie, pero si a un delantero de 10 o 12 golitos por año, los cuales se añadirían a las cifras de Negredo, aumentaría la competencia por el puesto, haría a este estar más alerta (más concentrado, quizás) y, además, podría suplirle en caso de necesidad.

Y, por favor, no me mienten a Manu del Moral que me crispo.

Twitter: @Ravesen_