Ni puta gracia

Escrito por Rafael Sarmiento. Creado en Number1 opina, Sevilla FC

Tagged: , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Captura de pantalla 2013-03-13 a las 11.10.42

Puede que todo el mundo sepa lo que es irte, con veintipocos años, a miles de kilómetros de tu casa, de tu familia, de tus amigos, del ambiente en el que te sientes arropado, el que has conocido toda la vida, para emprender una aventura en un lugar diferente, absolutamente diferente, por cultura, tradiciones, costumbres…, incluso por el color de la piel de la mayoría de los que allí habitan. O puede que no.

Puede que muchos de los que se han tenido que ir a Alemania, por ejemplo, a buscarse la vida porque aquí no encuentran trabajo sean tan simpáticos, que les guste que la gente se ría en su puta cara de lo mal que hablan alemán o de lo torpes que son en su trabajo, sin entender que llevan poco tiempo allí y que no todo el mundo se adapta al medio con la misma rapidez. Una sonrisa ante todo. Hay que reírse hasta de uno mismo, eso es muy sano, se ejercitan muchos músculos con ello. O puede que no.

Puede que sepáis que lo de ayer con Babá no fue nada original. Está basado en hechos reales. Ocurrió en Inglaterra, hace poco, cuando el Liverpool decidió sacar el hashtag #askdowning para que la gente le hiciera preguntas a uno de los fichajes más costosos de aquel club, Stewart Downing (que jugó en aquel Middlesbrough al que le ganamos la final de la UEFA). Lo que pasa es que este futbolista está fracasando en la ciudad de los Beatles, y eso fue motivo de bromas aprovechando dicho hashtag. O puede que no.

Puede que haya gente que siga diciendo que Sevilla es una ciudad acogedora después de lo ocurrido con Babá. Por supuesto, generalizar es inaceptable, y en nuestra ciudad hay muchísima buena gente. Muchísima. Pero también todo lo contrario. También hay mala gente. Muy mala gente, supongo que como en cualquier sitio. Lo sé de primera mano. Mi mujer no es sevillana, pero se tuvo que adaptar a esto. Ni os imagináis lo mal que lo pasó hasta que dio con alguno de esos que son “buena gente”. Ni os imagináis la cantidad de “mala gente” que pasó por su vida antes. Y como lo sé, no me sorprende lo de ayer. No me sorprende en absoluto.

Por supuesto, hay que entender que la guasa es la guasa. Y que por estos lares gusta mucho eso. Es necesario relativizar las cosas, no dejarse llevar a los extremos, no rasgarse las vestiduras.


A alguien se le ocurrió que lo de Downing se podía extrapolar a Babá para echas unas risas, como las echamos con otras muchas cosas. Hasta ahí, bien. Pero cuando la guasa se transforma en mala hostia, en mala leche, en linchamiento, en escarnio público, en cachondeo generalizado, la cosa cambia. Hay personas que cuando les da por sacar su lado malo, se convierten en unos verdaderos mierdas. Yo conozco a más de uno así. Eso no es guasa. Eso no tiene ni puta gracia.

Si mañana se lesiona Negredo, tenemos que depender de Babá y el chaval no es capaz de sobreponerse a este linchamiento y no da de sí, la culpa será de Monchi, Del Nido vete ya, donde están las comisiones y todas esas cosas. La afición, no. Nosotros somos unos santos que nunca hacemos nada malo. La afición es soberana y siempre tiene la razón. Nosotros hemos apoyado al jugador a muerte, pero es que es muy malo. Y la culpa es de toda la planta noble al completo. No seré yo quien niegue que el fichaje de Babá es uno de los peores de la historia del club, porque, a día de hoy, lo es. Y quien lo trajo fue quien lo trajo y la responsabilidad es suya. Pero hay una parte de la afición que ni es soberana ni siempre tiene razón. Me avergüenzo de ellos. De que me relacionen con ellos. Insisto, una cosa es la guasa, y otra un linchamiento. Y esto empezó como algo simpático y ha acabado como una vergüenza.

Ya me gustaría ver a alguno de estos “graciosos” teniéndose que ir al quinto pino a buscarse la vida, y llorándole a su mamá a los dos días por teléfono porque el jefe le trata mal o los compañeros le ignoran o se ríen de sus defectos. Yo sé lo que es buscarse la vida fuera. Y no tiene ni puta gracia.

Twitter: @Ravesen_

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn