Oxígeno para el Sevilla Atlético (1-0)

Escrito por Chema Salas. Creado en Sevilla FC

Tagged: , ,

Captura de pantalla 2013-02-18 a las 12.45.46

En el debut soñado por Pablo Aguilera (juvenil debutante y autor del gol a los ocho minutos de su ingreso en el terreno de juego), por fin llegó la victoria para el filial, dos angustiosos meses después. Los de Ramón Tejada hicieron buen fútbol a ráfagas pero el San Roque de Lepe, con un jugador menos desde el minuto 13, hizo sufrir en los minutos finales ya que los sevillistas no lograron sentenciar, marrando varias ocasiones incluso una pena máxima.

Sevilla Atlético Club: Julián Cuesta; Manu, Israel Puerto, Atienza, Samu; Salva; Álex  Rubio, Bunjaku (Pablo Aguilera 50′), Rabello (Juanan 91′), Menudo y Jairo Morillas (Nahuel 80′).
C. D. San Roque de Lepe: Ricardo; Lulu, Juanma, Germán, Borja Romero; Fatau, Boateng (Santiago 62′), Nayar (Saavedra 70′); Mustafá, Josmar (Rubén Díaz 18′) y Cuero.
Goles: 1-0 Pablo Aguilera (58′).
Árbitro: Chavet Garcia del colegio andaluz. Amonestó por los locales a Samu (17′), Israel Puerto (19′), Rabello (54′), Manu (78′) y Menudo (93′). Por los visitantes mostró cartulina amarilla a Borja Romero (21′), Lulu (31′), Mustafá (54′) y Rubén Díaz (76′) y roja directa a Germán (13′).
Incidencias: Mañana nublada en la ciudad deportiva Cisneros Palacios.
El Number 1 del partido fue Pablo Aguilera.

Importantísima victoria del Sevilla Atlético para comenzar su “nueva liga” en la que está inmerso, después de caer en barrena hasta posiciones de descenso. Con una alineación muy ofensiva, a la que regresaba Alban Bunjaku, Ramón Tejada pretendía volver al fútbol de toque y presión asfixiante que se había logrado ver varias veces en la ciudad deportiva. El caballo de batalla, sin duda, era controlar la ansiedad por ganar que pudiera llevar a la precipitación.

Se le aclaró el panorama a los franjirrojos al poco de comenzar tras una entrada fortísima de Germán, defensa aurinegro, pisando el tobillo del combativo Álex Rubio: El arbitro, muy cerca, mandó a los vestuarios al  capitán del San Roque y las perspectivas de uno y otro cambiaron a raíz de ese lance.

Le costó al Sevilla Atlético hacerse completamente con el dominio de la nueva situación aunque, por momentos, si lo pareciera: Menudo y Rubio por bandas, comenzaban a tener presencia y Rabello y Bunjaku lograban asociarse con Jairo pero, debido a ese caudal atacante las espaldas sevillistas quedaban desguarnecidas ante cualquier robo en linea de medios y los onubenses no eran timoratos a la hora de contraatacar, aun en inferioridad.

Con dicho panorama, el filial tuvo su mejor ocasión en el 26′, tras una buena jugada combinativa por el centro, que finalizó con dejada desde la frontal de Bunjaku a Jairo y que este, ya en el área, estrelló en el palo de tiro raso.

Pero no era constante el Sevilla Atlético y esto lo aprovechaban los leperos para sorprender con espacios y bastantes efectivos en ataque. Así, también tuvieron la suya, clarísima en el minuto 36, rematando de cabeza, un centro desde derecha, Boateng y haciendo el paradón de la mañana Julián, sacando una mano imposible.


Los sevillistas sabían que debían tener paciencia y no desesperar porque de esta manera, el gol tendría que llegar. Siendo mas continuos en el buen juego que se había vislumbrado por fases en la primera mitad, abrirían la “lata”.

Tras la reanudación comenzaron fuertes los canteranos apretando arriba y no dejando maniobrar al San Roque y en el minuto 50, llegó otro de los momento clave del encuentro: La entrada al terreno de juego de Pablo Aguilera, juvenil que debutaba con el primer filial y que a los ocho minutos de pisar el césped conectó un certero y precioso cabezazo a un balón colgado desde la derecha por Alex Rubio, poniendo el 1 a 0 en el marcador: Espectacular presentación del chaval en la categoría.

Quedaba algo más de media hora y el partido pedía calma para los intereses sevillistas, pero los franjirrojos continuaron el asedio buscando la sentencia: Salva era el hombre “ancla” en el centro del campo, siendo Rabello el encargado de conectar con la dupla atacante (Aguilera – Morillas) y las bandas. Casi todo el juego se volcaba por la derecha con un Álex Rubio muy acertado.

La sentencia pudo llegar en el minuto 76, cuando el arbitro señaló el punto fatídico tras un penalty cometido sobre Aguilera: Salva lo lanzó pegado el poste pero el meta Ricardo adivino la trayectoria del mismo. Hubiera sido ponerle fin a un partido muy trabajado, pero aun quedaba sufrir un poco más.

Ramón Tejada había sido valiente manteniendo, bastante minutos, un once muy ofensivo en pos del segundo gol, pero visto que no llegaba, dio entrada a Nahuel (hermano de Jony) en el 80′, para formar doble pivote con Salva y contemporizar el encuentro.

Hubo incertidumbre hasta el final debido al  ataque a la desesperada del San Roque, que obligaba a acumular hombres en defensa y al carácter de vida o muerte que tenia el partido para los sevillistas.

El pitido final fue un desahogo. Un balón de oxigeno para un Sevilla Atlético conjurado por un nuevo objetivo. Victoria vital para afrontar la dura lucha que va a suponer lograr salir de la situación clasificatoria.

El próximo domingo hay que dar un paso más en la recuperación: Será ante el Cádiz C. F., partidazo y otra vez, en la Cisneros Palacios.

Twitter: @ChemaSalas76
Foto: Paco Luengo