Pablo Galavís, gestor de @Sevillismo: «Twitter es la universalidad del fútbol en estado puro»

Escrito por Number 1 Sport. Creado en Entrevistas, Sevilla FC

Tagged: , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Noche de Champions League. Davor Suker buscó al gestor de @Sevillismo y quiso fotografiarse con él.

Una entrevista de QUICO PÉREZ-VENTANA

Un sevillista. Un tipo apasionado. Un periodista de carrera y vocación. Un docente universitario en Ceade. Un profesional del marketing de contenidos en La Ventana Comunicación. Pablo Galavís (Triana, 1986) gestiona Sevillismo, el Twitter más populoso de la esfera sevillista, solo por detrás del oficial. Ahí están sus 281.000 seguidores en la red del pajarito. «Primera cuenta de Twitter dedicada al #SevillaFC de la historia. Aquí ya se tuiteaban partidos en 2007. Imitados, no igualados», reza su biografía. ¿Queréis saber quién se esconde tras uno de los sitios más excitantes de Internet si es que bebéis los vientos por ese equipo sureuropeo y campeonador llamado Sevilla Fútbol Club?  

– A ver, ¿quién hay detrás de Sevillismo? Preséntese en sociedad, buen hombre.

– Parafraseando uno de los primeros eslóganes de Sevilla Fútbol Club Radio, podría decir que Sevillismo es la cuenta que siente como tú. Actualmente lo llevamos entre su creador, Txema Marín (@TxemaMarin), y un servidor, Pablo Galavís (@PabloGalavis). ¿Cómo soy? Un sevillista desde la infancia –no de cuna– que ha unido sus dos pasiones en una, el Sevilla FC y las redes sociales. A mis 31 años han sido muchos los minutos de sevillismo que han quedado guardados en mi retina. Era seguidor de @Sevillismo en sus inicios y me apenó ver cómo había quedado inactiva. Hablé con mi gran amigo Txema y la acogí con mucho cariño en 2014 para ponerla al servicio de todos los sevillistas.

– ¿Es cierto y verdad de la verdadera que @Sevillismo es la primera cuenta que se creó en Twitter dedicada al Sevilla Fútbol Club? ¿Qué era Twitter en 2007?

– Si no fue la primera, debió ser la primera y media. Como bien reza la bio de la cuenta, en 2007 ya se tuiteaban partidos en @Sevillismo. Pionera y algo loca, ¿por qué no decirlo? Twitter fue fundado en marzo de 2006 y lanzado mundialmente en julio del mismo año. ¿Imaginas lo que era entrar en Twitter en 2007 en España? Tres majaretas soltando tuits a lo “Pedro Sánchez” y nuestra cuenta, honrando al sentimiento sevillista.

Era un espacio abierto y diáfano en el que Txema tuvo la visión y el buen acierto de inyectar un poco de sevillismo. Como curiosidad, la cuenta se bautizó como @SevillaFC, ¿te suena? Así estuvo algunos años hasta que el Sevilla hizo valer sus derechos de marca y Twitter le arrebató el nombre a nuestro perfil. Entonces nació Sevillismo con su denominación actual. A partir de ahí comenzó a crecer y es menester recordar la labor de Samuel Fernández (@SamFdz) y Antonio Prieto (@apuntoprieto), ya que fueron fundamentales para el desarrollo del perfil en los inicios.

«Estás en tu casa y puedes estar charlando sobre el Sevilla FC con otro tuitero que esté en Londres, París, Bilbao o Buenos Aires, por ejemplo. La universalidad del fútbol en estado puro»

– ¿Es Twitter el mejor lugar que se inventó para charlotear o despotricar sobre fútbol?

– Sin lugar a dudas, sí. Para mí Twitter es una terapia tanto en los partidos buenos como en los menos buenos. Y también en los malos y los peores. Es cierto que hay de todo, pero si tienes tu timelime saneadito, es una gozada. Estás en tu casa y puedes estar charlando sobre el Sevilla FC con otro tuitero que esté en Londres, París, Bilbao o Buenos Aires, por ejemplo. La universalidad del fútbol en estado puro. Una globalización más que positiva, aunque a veces te lleves el disgusto. Insultos, amenazas y similares. Hay que tener claro que es imposible agradar a todo el mundo, por lo que siempre intento ser lo más elegante posible transmitiendo mi pasión sobre el Sevilla Fútbol Club. Me engorila meterme en Twitter en las previas más calientes y me relaja en los pospartidos con resultado adverso. Me sirve para canalizar mis sentimientos sevillistas y compartirlos con otras personas que sienten como yo.

En Twitter hay cuentas maravillosas, como la de mi admirado Antonio Agredano (@antonioagredano), el afamado Álvaro Yanes (@SalmonPalangana) o el indispensable Cazón Palangana (@CazonPalangana).

– ¿El secreto del éxito de Sevillismo?

– Una pizca de pasión, un poquito de visión, tres cucharadas de personalidad y todo regado con bastante trabajo. Llegar los primeros a Twitter es importante, evidentemente. También se apuesta por la multiplataforma, con perfiles en Facebook, YouTube e Instagram y un canal en Telegram. Sevillismo es una cuenta con valores y un estilo muy personal. No tuiteo rumores y tampoco suelo meterme en polémicas. Elegancia, respeto y una escritura muy correcta son las señas de identidad que me acompañan. Hay quien dice que es la cuenta más oficial de las menos oficiales y es en parte lo que se pretende.

– ¿Cómo se controla un medio con tanta audiencia? ¿Se miden suficientemente las palabras?

– Paciencia, paciencia y más paciencia. Respirar antes de tuitear y reposar las opiniones con mi familia sevillista antes de coger el teclado. Las palabras, medir se miden, porque son muchas las veces que te dan ganas de mandar a la venta del nabo a alguno. Noto que muchos muestran su frustración con Sevillismo, como si fuese la cuenta oficial. Quizá porque contesto, no lo sé. Al final, como decía Spiderman, un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Y la frase no puede ser más cierta, ¿no? Tienes entre manos un Twitter con una jartá de seguidores y hay que tener mesura, aunque siempre con personalidad y criterio.

«No tuiteo rumores y tampoco suelo meterme en polémicas. Elegancia, respeto y una escritura muy correcta son las señas de identidad que me acompañan»

– Twitter es una red grandiosa y, al tiempo, miserable. Recoge la inmundicia humana en grado sumo. ¿Qué le han llegado a decir en 140 caracteres?

– Me vas a permitir quedarme solo con lo bueno, porque al igual que hago en Sevillismo, lo malo se pierde entre el mar de tuits y no merece ni un segundo de mi tiempo. En cuanto a lo bueno, muchas cosas. Cada megusta y cada retuit que recibo en la cuenta me empuja a seguir en el día a día en esta bendita locura.

– Un Twitter con casi trescientos mil seguidores… ¿da de comer? ¿Se monetiza, como dicen los pedantes gurús del social media, o se hace solo por afición y sentimiento?

– Rotundamente no, no da de comer. Al menos a mí no. ¿Serías capaz de pensar aproximadamente el tiempo que gasto gustosamente en este Twitter? Me mueve la afición y el sentimiento sevillista por encima de todo. Si no, no estaría por aquí, te lo aseguro. ¿Se monetiza? Sí, por supuesto. Una cuenta con ese volumen de seguidores es golosa para muchas marcas. Pero tampoco da para demasiado. Lo que sí te puedo asegurar es que he rechazado más propuestas de promoción y patrocinio que las que he aceptado. Siempre priorizo que el contenido sea atractivo para los seguidores.

– Lo mejor que le ha pasado gracias a gestionar un medio de masas rojiblancas.

– Conocer gente maravillosa que tiene la misma pasión que yo. También llevar mi sevillismo fuera de España a lugares tan remotos como Georgia, donde gracias a la cuenta y a un patrocinador pude vivir una final europea del Sevilla FC allí. Recuerdo que iba paseando con la guía turística por la ciudad en la que se jugaba la Supercopa de Europa, Tiflis, cuando me pidió que le contase cosas sobre mi equipo. Su hijo pequeño, de nueve años y georgiano, había hecho una redacción en clase sobre el Sevilla FC. Él mismo había elegido ese tema porque se había quedado enamorado de los cánticos de los Biris a través de los vídeos de YouTube. Se me puso la piel de gallina.

«Con el empate final exploté moviendo la bufanda como un loco y le di varias veces en la cabeza al señor bético que tenía delante. Lejos de enfadarse, se giró, me miró y me dio la mano: “Enhorabuena, chaval. Solo por ti ha merecido la pena este resultado»

– El expresidente Del Nido decía que no podía odiar al Betis porque todos los sevillistas tenían algún bético en sus familias. ¡Ejem!

– ¿Acaso no es cierto? Has dado en la diana. En mi caso concreto, mi padre y mi hermana son abonados del Real Betis Balompié. Me acuerdo perfectamente de ir en el coche con mi padre escuchando por la radio el partido del Betis en Burgos con el que ascendió a Primera a mediados de los noventa. Notaba su felicidad. ¿Cómo salí sevillista? Mi primo Javier González Galavís tuvo la culpa. Se encargó de meterme el veneno en el cuerpo y mi padre no tuvo más remedio que aceptarlo. Recuerdo que mi padre me llevó siendo muy pequeño a un derbi para que viese el ambiente y me regaló una banderola del Sevilla. Fue mi primer regalo en blanquirrojo. Algo más tarde mis padres me regalaron mi primera camiseta con el 9 de Suker a la espalda.

He ido con mi familia a muchos derbis. Tengo especial cariño a un derbi que se jugó un sábado de 1997 en el Benito Villamarín. El Sevilla llegaba con serios problemas y el Betis luchando por Europa. Jarni metió el 1-0, Prosinecki empató, otra vez Jarni hizo el 2-1 y Cañas remató el 3-1 en el 88. Entonces, en el descuento, Salva Ballesta hizo el 3-2 y Galván el definitivo 3-3. Locura. Yo tenía 10 años y me pasé todo el partido llorando. Con el empate final exploté moviendo la bufanda como un loco y le di varias veces en la cabeza al señor bético que tenía delante. Lejos de enfadarse, se giró, me miró y me dio la mano: “Enhorabuena, chaval. Solo por ti ha merecido la pena este resultado”. Pasan los años, pero siempre al acabar cada partido, ya sea en el estadio o fuera de él, hablo con mi primo y le digo: “Gracias, primo, por hacerme sevillista”.

– ¿Se lleva bien Sevillismo con su homólogo bético? Porque Beticismo viene a ser lo mismo en la otra acera, ¿no?

– Sí, claro. La relación es muy cordial y les deseo de corazón que les vaya bien. Gracias a un patrocinador incluso vivimos un derbi juntos en el estadio del Betis.

– ¿Y con el Twitter oficial del club? De hecho, ¿recibís el cariño del Sevilla FC?

– Con el Twitter oficial del club no hay relación más allá de un seguimiento mutuo. No se recibe ni cariño ni no cariño. Nada. Ni notas de prensa, ni convocatorias, ni ningún tipo de facilidad. El Sevilla FC tiene una postura clara respecto a los medios no periodísticos en redes sociales y a mi entender no quiere sacarle partido, no ya a una cuenta con 281.000 seguidores, sino al enorme talento sevillista que hay en redes sociales.

– Una pregunta sobre el presente. El Valencia acaba de enviar al Sevilla a la venta del nabo. Lo mismo hicieron el Spartak y el Athletic. ¿Vamos reservando mesa para el próximo sábado? Es que luego se pone de bote en bote.

– El equipo está mal y noto la fractura entre la plantilla y la grada. Al menos en Twitter. Unos dicen que son rachas y otros que hay algo más. Más allá de buscar culpables, lo que hay es que buscar soluciones. ¿A la venta del nabo? Reserva por si acaso, pero ponme una silla a mí también, porque yo de este club no me separo.

PLANO CORTO

  • Un delantero: Davor Suker.
  • Un portero: Andrés Palop.
  • Un defensa: Daniel Alves.
  • Un centrocampista: Vassilis Tsartas.
  • Un gol: El de M’Bia al Valencia CF.
  • Un partido: Sevilla FC vs Schalke 04.
  • Un presidente: Mi padre, de la comunidad de vecinos.
  • Un cronista: Antonio Agredano.
  • Un medio para informarse sobre el SFC: ¿Aparte de Sevillismo? En cuentas tuiteras, los compañeros de @ElSevillistacom. Y en medios periodísticos, Orgullo de Nervión, de ABC.
  • Un recuerdo feliz: el ascenso del Sevilla en el 99 en la promoción ante el Villarreal de Andrés Palop. Gol de Quevedo en el Sánchez-Pizjuán tras saque de falta de Tsartas.
  • Una tristeza: Agosto del 95.
  • El mayor título: Haber podido vivir la etapa más gloriosa del Sevilla FC con la mejor edad posible.
  • Su mayor disfrute como sevillista: Cada desgarro que sufro en forma de grito de gol cuando marca el Sevilla en el Sánchez-Pizjuán.

Final Copa del Rey. Sevilla FC vs Barcelona CF. Fan Zone SFC. Madrid, mayo 2016. De izqda. a dcha.: David Ruiz, Pablo Galavís (todito de colorao), José Miguel Muñoz y Quico Pérez-Ventana.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn