David Ruiz

Real Betis 1 – 2 Sevilla FC – Iborra lidera la reacción en el Villamarín

Escrito por David Ruiz. Creado en Real Betis, Sevilla FC

Tagged: , , , , , , , , ,

El Sevilla FC se llevó un nuevo derbi sevillano. Reaccionó en la segunda mitad tras una primera claramente verdiblanca. Víctor ganó en el inicio a Sampaoli, pero el argentino respondió desde el banquillo. El Betis se adelantó por mediación de Durmisi, pero Mercado e Iborra, en posición polémica, dieron la vuelta al marcador.

REAL BETIS: Adán; Piccini, Mandi, Pezzella, Tosca (Jonas, m. 75), Durmisi; Petros (Felipe Gutiérrez, m. 87), Pardo, Dani Ceballos; Rubén Castro y Sanabria (Álex Alegría, m. 75).

SEVILLA FC: Sergio Rico; Mercado, Rami, Pareja, Escudero; N’Zonzi; Vitolo, Nasri, Franco Vázquez (Iborra, m. 46), Sarabia (Ben Yedder, m. 46); y Jovetic (Correa, m. 82).

GOLES: 1-0 Durmisi min. 36 1-1, m. 56: Mercado. 1-2, m. 75: Iborra.

ÁRBITRO:  Del Cerro Grande (Colegio madrileño). Amonestó con amarilla a N’Zonzi (35′), Sarabia (42′), Tosca (46′), Pezzella (86′), Pareja (89′), Jonas (91′).

INCIDENCIAS: Estadio Benito Villamarín ante 41.000 espectadores

NUMBER 1 DEL SEVILLA FC: Iborra

NUMBER 1 DEL REAL BETIS: Durmisi

Magnifico derbi el que nos brindaron Betis y Sevilla en la tarde de hoy. Tuvo de todo. La primera parte fue claramente verdiblanca, donde los de Heliópolis sometieron a un Sevilla desconocido, pero la segunda mitad fue otra historia. El conjunto de Sampaoli reaccionó como equipo grande. Iborra, que anotó en posición previa de fuera de juego, lideró la remontada blanquirroja, Los nervionenses salieron del vestuario con aires bien distintos a los 45 minutos iniciales.

Porque fue el Real Betis quien entró al partido consciente de la importancia en juego. Obligado a ganar por su mala imagen en Granada, necesitaba rendir cuentas con su afición. No valía cualquier actitud. El Betis debía comerse a su eterno rival y lo cierto es que lo consiguió. El equipo de Víctor detectó desde bien temprano el punto débil del Sevilla. Era una banda derecha inerte que Durmisi superaba con facilidad una y otra vez. Sarabia, que no es lateral al uso, sufría de forma constante.

Primero Sanabria con un cabezazo alto y posteriormente Mandi con otro testarazo al travesaño iban a avisar de lo venidero. El Betis se había hecho paulatinamente con el partido presionando cada balón dividido y superando claramente a un Sevilla incomparecente. Ceballos llevaba la manija, inconmensurable el utreraro en un centro del campo que funcionaba a las mil maravillas.

N´Zonzi y Nasri apenas encontraban opciones de pase y sus recepciones, lentas y parsimoniosas, eran rápidamente encimadas por los béticos. El Sevilla estaba ido y el Betis, que olía sangre, fue a por él. El tanto bético iba a llegar tras un nuevo error de Ramii, que le entrega un mal balón a N´zonzi en una zona peligrosa. El francés cometía una falta que iba a levantar de sus asientos a todo el Benito Villamarín.

Durmisi, con un excelente golpeo que se colaba entre la barrera, batía a Rico y hacía justicia en el marcador. Era el minuto 36 y el Betis conseguía el premio a un excelente encuentro. Sus ganas y su pundonor se anteponían a una desidia sevillista sin precedentes. Solo los de Víctor parecían ser conscientes del partido que se estaba disputando y marcharon al vestuario felices de la tarea bien realizada.

Fue entonces cuando el Sevilla se conjuró. La imagen de los blanquirrojos no se correspondía a la que quieren dar si quieren cumplir sus sueños esta temporada y, ante ello, Sampaoli iba a entrar en escena. Su planteamiento no fue correcto, de hecho, fue totalmente superado por el de Víctor. Algo había que cambiar. Fue en ese momento cuando Iborra sabía que era el elegido para virar las tornas del encuentro.

Con el valenciano en el césped, el partido fue bien distinto. Su posición liberó a Nasri, que comenzó a mostrar su jerarquía de pases para juntar arriba a los blanquirrojos. También entró Ben Yedder cuyos movimientos permiteron al Sevilla desconcertar a la zaga de tres centrales béticos. El Sevilla salió como un vendaval y consiguió empatar rápidamente el partido. Sería Mercado, que de nuevo anotaba en un derbi, quien aprovecharía el rechace de Adán en una jugada a balón parado. El Villamarín enmudecía en el minuto 56.

La afición bética no podía creer cómo su equipo podía cambiar tanto de una mitad a otra. De mostrar un nivel insuperable en la primera parte con todos sus jugadores concentrados y metidos de lleno en el choque a verse en la cara opuesta de la moneda. Ceballos se desconectó y fruto de ello dejó de funcionar su centro del campo. El nerviosismo se apoderó de los de Víctor que, sin capacidad de reacción, veía como el Sevilla no solo empataba, sino que buscaba con determinación el segundo tanto.

Con el Sevilla mucho más cómodo que el Betis, se llegó a un tramo del encuentro de interrupciones. Los de Sampaoli proponían y los de Víctor esperaban. El guión del partido, una vez el Betis frenó la presión y la intensidad del primer periodo, sonreía claramente al Sevilla. Llegaba por ambos costados gracias a Vitolo, que apareció en el encuentro y a un Iborra que transmitía seguridad en todas las acciones que protagonizaba. Se llegaba al 75 y el Betis pedía a gritos un giro en su propuesta. Fue entonces cuando Víctor dio entrada a Alegría y Jonas Martin, pero no esperaba que en la misma jugada se iba a producir la fatalidad bética.

De nuevo a balón parado, el Sevilla iba a adelantarse en el marcador. Sería el líder del equipo sevillista, el capitán Iborra, quién aprovecharía un cabeceo de N´Zonzi para adelantarse a Adán, meter la pierna y hacer el segundo. El gol llegó con polémica. El francés parte de fuera de juego en dicha jugada, pero el colegiado no lo vio. Circunstancias arbitrales a un lado, la justicia volvía a estar presente. El Sevilla tenía el peso y su constancia y la enorme pegada de la que dispone iba a ser premiada.

Los minutos finales fueron un quiero y no puedo del Betis. Víctor dio entrada a Felipe Gutierrez, pero su equipo no iba a conseguir dominar como en el primer periodo. La sensación de una oportunidad perdida estaba latente. El Betis dispuso de 45 minutos excelentes donde, quizá, anotar solo un tanto fue su principal condena. El Sevilla aguantaría bien hasta el final, sin apenas sufrir, haciendo gala de una reacción propia de los equipos grandes, lo que está demostrando más que nunca esta temporada que es.

La derrota echa por tierra el buen hacer del Betis, que hoy sí compitió, pero que no le fue suficiente. La primera buena mitad de hombres como Durmisi, Ceballos, Rubén o Petros contrastó con un segundo periodo donde se amilanó. Y lo hizo, principalmente, gracias a una reacción sevillista incuestionable. Los de Sampaoli consiguen su objetivo y apuntan alto. La presión está ahora en sus rivales directos a los que acortará, sin duda, algún punto. Un nuevo derbi para el recuerdo. Un nuevo derbi de color rojiblanco.

Twitter: DAVID RUIZ (@DavidRM19)

Fotos: JOSÉ EMILIO GÓMEZ @JoseEmilioGomez