Real Madrid 4 Sevilla FC 0 Emery y los nervionenses fieles a su imagen como visitantes

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Sevilla FC

Tagged: , , , , , ,

Real Madrid- Sevilla Foto SFC

Mucho Madrid para tan poco Sevilla. Las bajas y el planteamiento de Unai Emery principales escollos para un equipo sevillista goleado en el Bernabéu y que sigue sin ganar fuera, asignatura pendiente en la presente temporada.

REAL MADRID CF: Keylor Navas, Danilo, Varane, Nacho, Marcelo, Casemiro (James, minuto 75), Kroos, Modric, Bale (Jesé, minuto 70), Benzemá (Isco, minuto 80) y Cristisno Ronaldo.

SEVILLA FC: Sergio Rico, Coke, Rami, Kolodziejczak, Tremoulinas, Krychowiak, Cristóforo (Mariano, minuto 71), Diogo (Reyes, minuto 46), Iborra (Juan Muñoz, minuto 71), Escudero y Gameiro.

GOLES: 1-0, minuto 6: Benzemá. 2-0, minuto 63: Cristiano Ronaldo. 3-0, minuto 66: Bale. 4-0, minuto 85: Jesé..

ARBITRAJE: Estrada Fernández, catalán. Amarillas para Varane, Casemiro, Reyes y Krychowiak.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 30. Estadio Santiago Bernabéu.

NUMBER 1 DEL SEVILLA FC: Sergio Rico.

El Sevilla fue una vez más el Sevilla que nos tiene acostumbrados lejos del Sánchez Pizjuán, es decir, un equipo incapaz de hacer daño y vulnerable, nada que ver con ese Sevilla que en Nervión marca diferencias y enamora. Eso sí, cuando se trata de poner kilómetros de por medio se acaba la magia de ese equipo potente en su campo y sin capacidad de reacción ni mordiente lejos de Nervión.

Y si encima esa falta de argumentos es frente a un Real Madrid en estado de gracia pues… Apaga y vámonos. Aún así, el equipo de Emery dispuso de un par de ocasiones en los primeros minutos del partido, con un disparo que no ofrecía aparente peligro y se estrellaba en la parte superior del larguero, y con un posterior lanzamiento que se iba fuera por poco. En ese instante se acabaría cualquier mínima opción de sacar algo positivo del Santiago Bernabéu.

Apenas unos segundos después, llegaba el impresionante gol de Benzema, que regresaba tras su lesión para batir a Sergio Rico a los cinco minutos de partido. Tranquilidad para la parroquia madridista y vuelta a lis fantasmas de los nervionenses en sus apariciones como visitante en su particular versión de Doctor Jeckyll y Mr. Hyde cuando se trata de jugar como local o forastero.

El tanto del francés ponía en apenas cinco minutos el principio del fin sevillista que se mantuvo mucho tiempo con la respiración asistida gracias, tan solo, al buen momento de Sergio Rico que con sus intervenciones evitó un resultado aún más escandaloso. Pese a todo, el Sevilla seguía subsistiendo en el Bernabéu aunque sin patrón claro y con poca apuesta ofensiva más que un Robison Crusoe llamado Kevin Gameiro.

Pero aún así, el Sevilla tuvo su momento de gloria por un claro derribo en el área madridista que Estrada Fernández castigó con pena máxima. La misma se encargaba de lanzarla Gameiro pero sin la suerte deseada gracias a la gran parada de Keylor Navas que salvaba la igualada. Los minutos transcurrían y el Madrid era muy superior, especialmente porque enfrente tenía un rival que apenas ofrecía oposición.

Los blancos también podían marcar de penalti pero Cristiano Ronaldo repitió la ejecución de La Rosaleda, con la diferencia que en esta ocasión no hizo falta que lo parara el meta rival ya que su penalti se marchaba alto por encima del larguero de la portería de Sergio Rico. Pero entre una cosa y otra, la maquinaria madridista seguía funcionando a buen ritmo, con una apuesta ofensiva clara y continuada.

Era cuestión de tiempo y el mismo pasó rápido. En el 63 Cristano se desquitaba de su penalti errado y hacía el 2-0, para que tres minutos más tarde Bale hiciera el tercero y matara de cuajo cualquier atisbo de la escasa reacción que pudiera ofrecer el equipo hispalense. Pero la fiesta no había terminado y a la misma se sumó Jessé, que un cuarto de hora antes había sustituido al galés Bale.

Cuatro a cero, duro correctivo para un Sevilla FC en su línea habitual como visitante de la presente temporada y muy lejos del equipo que podemos ver cada quince días en el Sánchez Pizjuán. Al Madrid le bastaron cinco minutos para terminar con un equipo con dos versiones muy dispares, gasolina o diésel, dependiendo de si juega como local o visitante y en este último caso, como ocurrió en el Santiago Bernabéu, excesivamente rácano para un equipo con mucho más potencial que el de conformarse, señor Emery, con no perder en el coliseo blanco.

Twitter: JOSÉ MIGUEL MUÑOZ @tara11iker