Se va Kanouté, ¡El dios más terrenal del Sánchez Pizjuán!

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Number1 opina, Sevilla FC

Tagged: , , , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Llegó el momento del adiós, o mejor dicho, del hasta luego. Frederic Kanouté se despide esta noche de su público, su afición, la sevillista, y de un fútbol español en el que ha dejado huella.

Esta noche dice adiós al fútbol español. Se va Kanouté, el dios más terrenal de todos cuantos pasaron por el Ramón Sánchez Pizjuán. Nos deja huérfanos de su fútbol, de su magia, de ese duende trianero heredado durante su estancia en Nervión y en esta Sevilla con la que tiene un idilio de por vida. Se va un grande, pero con mayúsculas. Uno de esos futbolistas que destaca a partes iguales entre su buen hacer en el terreno de juego y fuera de él.

Porque Frederic ha demostrado durante su estancia en la capital andaluza que es persona, humano, identificado al mil por mil de los problemas que azotan a la sociedad y siempre pendiente de los más pequeños, los más necesitados. Ya sea desde UNICEF, con la que colabora, o a título personal. Sabe que el futbolista tiene el mundo en sus manos. Un pequeño paso de cualquiera de las figuras de nuestro fútbol nacional e internacional sirve para arrancar millones de sonrisas y de hacer realidad los sueños más inimaginables.

Hoy Frederic Kanouté nos dice adiós, hasta luego. Hoy el gigante de Malí soltará más de una lágrima en el momento de despedirse de Nervión y a buen seguro que arrancará muchísimas de los que allí acudamos para decirle: adiós, gracias de corazón, hasta siempre, aquí tienes tu casa… Lágrimas de nostalgia por lo vivido. Lágrimas mezcladas, entre la tristeza de saber que ya no volverá a enfundarse la camiseta de su Sevilla FC, y de alegría por lo vivido en este tiempo.

Esa alegría que cuando con el paso de los años su figura no haga más que agrandar, en ese paso que dan las leyendas al decir adiós, poder decir con orgullo: ¡Yo vi jugar a Kanouté! Porque Kanouté es a este Sevilla moderno lo que en su día fue el ‘Niño de Oro’ Juan Arza. Hoy nos dice adiós, y lo hará con esa sonrisa medida que siempre luce, con esa humanidad de 192 centímetros, con esas manos enormes que alzará al Cielo para decir adiós, con un gesto que seguro hace que su mano termine en el corazón: en el suyo y en el de todos los sevillistas.

Se va Frederic Kanouté. Pero nos deja lo mejor de él. Su fútbol, su sencillez, sus títulos, esos que regaló a todo el sevillismo. Incluso a los que dudaron de su valía al llegar a Nervión. Se va Kanouté, y para nosotros se queda lo mejor: esa humanidad de la que siempre ha hecho gala. Ese gigante de ébano, ese futbolista de paso desgarbado, con un balón cosido a sus botas. Se va Frederic Kanouté. Hoy por última vez alzará en el Ramón Sánchez Pizjuán dos dedos hacia el Cielo después de marcar.

Se va Kanouté, pero nos quedamos con su fútbol, su clase… grabado de por vida en nuestras retinas. ¡Gracias Frederic! Siempre en deuda contigo. Hasta siempre, aquí tienes tu casa.

Twitter: @tara11ara

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn