David Ruiz

Sevilla FC 1 – 0 Leganés – Diego Carlos salva un día muy gris

Escrito por David Ruiz. Creado en Sevilla FC

Tagged: , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

 

El Sevilla FC venció en un mal partido ante el Leganés. La segunda parte fue pepinera, incluso llegó a dominar a un equipo hispalense que se dedicó a defender tras el gol. Diego Carlos, que volvió a actuar a gran nivel, desatascó a un Sevilla plano que prefirió guardar la ropa a buscar el gol de la sentencia.

SEVILLA FC: Vaclik; Jesús Navas, Diego Carlos, Koundé, Reguilón; Banega, Joan Jordán, Óliver Torres (Gudelj, m. 57); Franco Vázquez, Nolito (Bryan Gil, m. 61) y De Jong (Sergi Gómez, m. 82).

LEGANÉS: Cuéllar; Rosales, Awaziem, Siovas (Kevin Rodrigues, m. 4), Bustinza, Silva; Óscar (Carrillo, m. 78), Recio (Eraso, m. 78), Rubén Pérez; Braithwaite y En Nesyri.

GOLES:  1-0 Diego Carlos min. 62

Árbitro: De Burgos Bengoetxea (Comité Vasco). Mostró cartulina amarilla a Awaziem, Óliver Torres, Óscar, Rosales y Franco Vázquez.

Incidencias: Estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante 33.000 espectadores

El Number 1 del partido: Diego Carlos

No fue el mejor partido del Sevilla, quizá fue el peor de la temporada. Y es que Nervión no está viviendo la mejor versión de los suyos, que sí se produce fuera de casa. Con todo ello, gana, que es lo que importa, pero esta visión resultadista no va acorde a la idiosincrasia del club. Hoy consiguió tres puntos vitales, pero el camino que eligió para conseguirlo hará enfadar a varios pesos importantes del club.

En la primera parte se revivió la historia que acostumbra a contar este Sevilla, con sus virtudes y sus defectos. Fue capaz de encadenar buenos pases y con una rápida circulación de balón que le permitía llegar a línea de fondo, pero moría en la orilla. Le sigue faltando remate y hoy ante un Leganés que se plantó ordenado y replegado, un punto de regate individual que sí aporta Ocampos.

El Leganés salía rápido a la contra, lo que impedía soltarse a los laterales sevillistas. De Jong tuvo una bastante clara en un centro raso de navas al que no acertó a rematar de forma certera y se le anuló un gol a Franco Vázquez por claro fuera de juego. Lo tenían claro los de Lopetegui, pero faltaba algo más que acumular un 70% de posesión. Había que hincar el diente de verdad.

Y lo peor para la afición hispalense es que la segunda parte iba a deparar una versión aún más pobre de los suyos. El Sevilla salió dormido y el Leganés lo aprovechó para sacudirse el dominio, presionar arriba y poner en aprietos a los locales. Vaclik tuvo que aparecer para salvar un mano a mano de Óscar tras error en la cesión de Jordán, que anduvo muy perdido en el encuentro.

Tendría que ser en una jugada asilada tras un córner donde los de Lopetegui iban a resolver la papeleta. Diego Carlos aprovechaba un mal rechace de Cuéllar tras chilena en el área de Koundé y hacía el tanto de la mañana. Sí, los centrales fueron lo mejor de un partido en el que el Sevilla se dejó poco a poco dominar pese al tanto. Y no se puede acusar a la acumulación de partidos…

Con el tanto a favor, la inercia de ambos equipos no cambió. Es más, el equipo de Aguirre se decidió a ir con todo arriba y Lopetegui respondió con una respuesta conservadora: Gudelj y Sergi Gómez al campo para aguantar los últimos 15 minutos. Antes había salido Bryan Gil, que consiguió agitar más la banda izquierda que Nolito.

La presión parecía poder a un Sevilla empequeñecido, superado por un Leganés muy insistente que mereció llevarse algo más del Sánchez Pizjuán. La afición pitaba, los jugadores, irreconocibles, transmitían desesperación. Por suerte para los nervionenses, el equipo pepinero no supo rematar con certeza a pesar de las numerosas ocasiones de las que dispusieron y los tres puntos se quedaron en Sevilla.

La victoria era necesaria, pero la forma de obtenerla no ha debido gustar ni a Lopetegui ni a la afición, que lo mostró al término del mismo. Un día gris lo puede tener cualquiera, pero la sensación que transmitió el Sevilla hoy fue la de no ser capaz de meterle mano al último de la clasificación. Preocupante, pero corregible. Lo resultadista importa: se coloca tercero una jornada más.

Twitter: DAVID RUIZ @David_ruizm

Foto: QUICO PÉREZ-VENTANA @perezventana

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn