David Ruiz

Sevilla FC 1 – 0 Olimpique Lyon – La Champions sí sabe despertarle

Escrito por David Ruiz. Creado en Sevilla FC

Tagged: , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

dn133_1223-vietto-sevilla-lyon-qpv-sep16

El Sevilla consiguió en la noche de hoy su primera victoria en Champions League. Un gol de Ben Yedder en la segunda mitad cambió la cara de un equipo que hoy sí supo reaccionar y mostrar su mejor nivel tras una primera mitad titubeante. Europa sigue sagando su mejor cara.

SEVILLA FC: Sergio Rico; Mariano, Mercado (Kolo min. 87), Pareja, Escudero; Nasri, N’Zonzi, Vázquez (Iborra min 60), Vitolo; Vietto, Ben Yedder (Sarabia min. 81)

O. LYON:  Lopes, Rybus, Mapou (Kalulu min. 70), N’Koulou , Morel, Gaspar (Ghezzal min. 77), Gonalons, Tolisso, Darder, Cornet y Fekir (Valbuena min. 70)

GOLES:.1-0 Ben Yedder (min 53).

ÁRBITRO: Bas Nijhuis (Paises Bajos). Amonestó con amarilla a Pareja (min. 55), Mercado (min. 82)

INCIDENCIAS: Ramón Sánchez Pizjuán ante 36.741 espectadores

NUMBER 1 DEL SEVILLA: Nasri

Parece que Europa quiere al Sevilla. La unión cada vez se antoja más simbiótica. Y es que el Sevilla se transforma con el gen de la Champions. No venía de hacer buenos encuentros, pero solo le bastó una noche mágica en Nervión para resarcirse. Y lo cierto es que le costó. Tuvo que superar una mala primera mitad para despertar en la segunda y mostrar su mejor nivel.

Porque anduvo espeso el Sevilla en los primeros 45 minutos y eso que inició con bastante ritmo el partido. Nasri y Mudo Vázquez ayudaban en la base del centro del campo y Mariano y Escudero daban la amplitud suficiente para ganar profundidad. Sin embargo, volvería a florecer el mal del Sevilla: no conseguía rematar a puerta. Y siendo romo, ayudas a tu rival.

El Lyon avisó desde bien temprano, sabía cuál era su misión. Un remate al larguero de Fekir a los 10 minutos, el más activo de los franceses hoy, servía como declaración de intenciones: la contra sería su arma. El Sevilla dominaba sin dañar y el Lyon esperaba para poder dañar. El resultado fue una primera mitad poco controlada por ambos equipos, pero donde se sentían más cómodos los visitantes.

Quizá tuvo parte de culpa que no estuvieron nada bien sus, a priori, hombres importantes. Vitolo estaba errático con balón, al igual que Vázquez en la toma de decisiones. Nasri comenzó bien, pero se fue apagando con el paso de los minutos. Tan solo sus laterales y N´Zonzi le daban mordiente a un nuevo ataque sin la chispa necesaria para grandes noches como ésta.

El Sevilla se marchó a los vestuarios cabizbajo. No estaba saliendo un buen partido y la afición necesitaba una pronta mejoría de los suyos. Necesitaba dinamismo en la zona de tres cuartos para finalizar y lo iba a conseguir en el inicio de la segunda mitad. Solo le bastó con tres buenas combinaciones al conjunto sevillista para activarse. Y tras tres llegadas con peligro, llegó el gol.

Una buena elaboración sevillista en campo rival lleva el balón de banda a banda para que Vitolo la centre al segundo palo, Vietto la peine y Ben Yedder la empuje solo a la red. La grada por fin podía celebrar un gol de su equipo tras una primera mitad titubeante. Debían seguir con esa inercia en el partido y no desconectar como en otros encuentros anteriores. Y lo consiguió.

El Lyon no bajó los brazos y ganó en intensidad. Sampaoli lo vio y dio entrada a Iborra por un desdibujado Franco Vázquez en la noche de hoy. El cambio dio lugar a un 4-4-2 que le dio mayor orden, pero no mayor tranquilidad. Los franceses apretaban los dientes y hacían sudar a un Sevilla que vio su mejor oportunidad en los espacios que dejaba su rival. La tuvo Vietto en un mano a mano, pero no era su día.

El Sevilla se asentaba bajo las órdenes de Nasri, que recuperó su mejor nivel, para atacar la contra y conseguir un penalti. Pero su lanzador, Vietto, lo iba a errar. El balón lo mandaba el argentino a las nubes y confirmaba que no tenía su mejor noche. Sin embargo, los de Sampaoli iban a digerirlo bastante bien. El Lyon echó el resto por el empate y los locales lo aprovecharon.

Las oportunidades llegaban de todos los colores, especialmente del bando sevillista. El Lyon también lo hacía, pero se encontraba con un muro llamado Mercado, que acabó siendo sustituido entre vítores por la grada del Pizjuán. Ha nacido un nuevo ídolo en Nervión. Pasaban los minutos y el Sevilla ganaba en comodidad. Esperaba a la contra, entraba por ambos costados y se cantaba el gol en cada jugada.

Los blanquirrojos llevaron el partido hasta el final controlando con maestría y calmando los ánimos de un Lyon que acabó arrojando la toalla. La victoria dejó un buen regusto final. No solo por ser la primera en Champions, sino por la buena imagen mostrada tras una mala primera mitad. Coge aire Sampaoli y coge aire un equipo que con más noches como las de hoy, conseguirá lo que se proponga.

Twitter: DAVID RUIZ @DavidRM19

Foto: QUICO PÉREZ VENTANA @perezventana

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn