David Ruiz

Sevilla FC 1 – 0 Zalgiris – Deja la inspiración para Lituania

Escrito por David Ruiz. Creado en Sevilla FC

Tagged: , , , , ,

El Sevilla FC venció por la mínima al Zalgiris en un gris encuentro donde mostró buenos tramos ofensivos, pero también lagunas atrás que le pudo costar algún susto. Lo intentó, pero la falta de brillantez y el meta lituano impidieron mayor renta para Lituania.

SEVILLA FC: Vaclík; Berrocal, Carriço, Gnagnon; Aleix Vidal, Amadou, Banega (Ganso min. 74), Arana; Nolito (Sarabia min. 74), Ben Yedder, Pejiño (Muriel min 58)

ZALGIRIS: Bartkus; Baravykas, Mbodj, Tomic, Slijngard; Mikoliunas (Nyudiadzi min 73), Manzorro (Simkus min. 76), Blagojevic, Simkovic; Antal, Ogana

Goles: 1-0 Banega min. 33

Árbitro: Bojan Pandzic (Suecia). Mostró amarilla a Mbodj min 58, Simkovic min. 60

INCIDENCIAS: Estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante 26.189 espectadores

NUMBER 1: Amadou

El Sevilla entró muy bien en el inicio del partido. Demostró superioridad no solo al dominar con balón, sino al hacer una presión alta intensa que le permitía recuperar rápido y volver a gestar jugadas. Todo parecía encaminado a ser un nuevo trámite europeo, sin embargo, a los jugadores les faltaba siempre esa última chispa necesaria para abrir la lata. Siempre parecía que iba a generar peligro, pero todo moría en la orilla.

Hasta que apareció el mago Banega para sacar de la chistera un soberbio golazo de falta directa que puso en pie a Nervión. El partido pedía una genialidad ante la falta de frescura en la zona de remate y el argentino nunca falla a su cita. El gol generó un nuevo contexto en el partido, con un Sevilla que se había quitado la losa de meter el primero. Pero el Zalgiris no había bajado aún los brazos…

De hecho, cuando moría la primera mitad, el conjunto lituano aprovechó cierta parsimonia defensiva sevillista para dominar y generar tres ocasiones seguidas que no tuvieron mayor repercusión gracias a Vaclik, que paró en un mano a mano el más que posible susto visitante. Todo quedó ahí, en un susto fruto de la relajación y de pensar más en el domingo que en el propio choque europeo.

La segunda mitad no se escribió con distinto guión: el sevilla dominaba, no terminada de rematar el encuentro y seguía dejando algunas lagunas tras la pérdida. Pero el equipo cumplía. Aleix Vidal tuvo en sus botas el segundo tanto en un disparo lejano, al igual que Muriel, que nada más salir al terreno de juego dispuso de un disparo cruzado que se marchó por poco.

Si existía alguien que estaba destacando sobre manera ese era Amadou. El francés dejó detalles no solo de su calidad en salida de balón, sino en la recuperación y posicionamiento sobre el terreno de juego. Estaba en todas. Fue de las notas más positivas de un Sevilla que no anduvo del todo fino en la faceta defensiva, pero que encontró en el corpulento centrocampista una clara pieza equilibradora.

Otro de los protagonistas, y en parte inesperado por la diferencia de nivel que se le presuponía al rival, fue Vaclik. El checo volvió a aparecer para salvar el empate. Antal recortó a Berrocal en el área de forma magistral pero su disparo chocó en un Vaclik que ha empezado con buen pie en Nervión. Falta hacía tras una temporada de muchas dudas en la portería.

Necesitaba respuestas Machín de un Sevilla que dominaba y tenía ocasiones pero entre las numerosas intervenciones de Bartkus y la falta de remate sevillista, no conseguía encarrilar la eliminatoria. Por ello, dio entrada a Ganso y Sarabia para tratar de dar mayor clarividencia al ataque sevillista. Y lo cierto es que el Sevilla no la encontró. Se encerró bien el Zalgiris hasta el final evitando remates claros de los locales.

El resultado es corto, pero el Sevilla dejó latente su clara superioridad. No debería tener problemas en Lituania, donde encontrará la inspiración que en este choque no ha podido encontrar. Tiene mucho trabajo por delante un Pablo Machín que apostó claramente por el encuentro del domingo ante el Barcelona y salió con un resultado algo arriesgado.

Twitter: DAVID RUIZ @David_RuizM

Fotos: SEVILLA FC